close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Minería y petróleo. ¿Dónde está la información?
Porque es necesario contrarrestar la opacidad y la discrecionalidad con la que operan las industrias extractivas en detrimento del interés público, Fundar lanza este martes 22 su sitio web "Minería y Petróleo en México", herramienta virtual para transparentar las actividades del sector.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
22 de abril, 2014
Comparte

Por: Aroa de la Fuente López

Alrededor de 16% del territorio mexicano se encuentra concesionado para la realización de actividad minera. La industria petrolera, por su parte, ha sido históricamente la principal fuente de ingresos del Estado y financia el 35% del presupuesto público. Además, en los últimos meses, el gobierno ha llevado a cabo diversas reformas que han afectado la política pública referente a la explotación de los recursos minerales y petroleros. Por un lado, la reforma fiscal creó el derecho especial sobre minería, que graba 7.5% las utilidades que las empresas mineras obtengan por la venta de minerales en el conjunto de sus concesiones. Por otro, en diciembre pasado se aprobó una reforma energética que abrió las puertas al sector privado para llevar a cabo la explotación de los hidrocarburos, actividad reservada desde 1938 a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Todos estos datos indican que la actividad extractiva juega un rol central en el país, ya sea por los recursos que genera para el sostenimiento del sector público (como es el caso de los hidrocarburos) o por su presencia a lo largo y ancho del país (la cual compite con otras actividades socioeconómicas, al suponer el uso extensivo y contaminación del territorio y de sus recursos naturales, como es el agua). Esto, en un país como México —con una gran parte de la población viviendo en la pobreza y con una diversidad cultural tan amplia—, implica que el desarrollo de la minería y de la industria petrolera se acompañe de violaciones a los derechos humanos, entre los que destacan los derechos de los pueblos indígenas.

Unos de los principales derechos que violan las autoridades, en el caso de los proyectos mineros y petroleros, es el de acceso a la información (DAI). Un claro ejemplo de ello es que gran parte de la población que habita en las zonas concesionadas para minería desconoce que vive ahí justamente. Pero no sólo esto: las comunidades generalmente no son informadas sobre la aprobación de los proyectos extractivos por parte de la autoridad ambiental. En este sentido, las deficiencias en el acceso a la información en los Procedimientos de Evaluación de Impacto Ambiental (PEIA) suponen un obstáculo para que la población afectada por dichos proyectos pueda participar en la toma de decisiones sobre los mismos. Esto es especialmente grave en el caso de los pueblos indígenas, ya que la información —únicamente accesible a través de Internet— no es siquiera traducida a sus propias lenguas.

Existen también otros casos que muestran los efectos negativos de la opacidad en estos sectores, como es el mal uso que se le da a los ingresos excedentes de la extracción de hidrocarburos. Recursos que podrían ser usados en acciones dirigidas a la garantía de los derechos, como asegurar el acceso a servicios públicos de calidad en toda la República. Otro ejemplo es el de la Ley Minera y el Código Fiscal de la Federación, leyes que ponen candados a la información sobre la contribución de las empresas mineras al fisco. De esta manera, desconocemos si dichas empresas están cumpliendo sus obligaciones fiscales por la explotación de los minerales —bienes que pertenecen al pueblo mexicano—. Otro caso es el de la opacidad en los procesos de licitación y contratación de Pemex, los cuales ponen los cimientos para que escándalos como el de Ocenografía puedan ocurrir. Es decir, el dispendio de dinero público en detrimento de todas y todos.

Ante este contexto, surge la necesidad de generar mecanismos que permitan una mayor transparencia en el sector extractivo. Razón por la cual nos hemos dado a la tarea de proveer una herramienta virtual que permita contrarrestar la opacidad y la discrecionalidad con la que operan las industrias extractivas en detrimento del interés público. El sitio web denominado “Minería y Petróleo en México” se presentará este martes 22 de abril por destacados expertos en el tema. Les invitamos a participar en este encuentro y especialmente a usar la página, que estará disponible en la siguiente dirección: www.mineriaypetroleo.org. Acceder a información sobre el destino de los recursos naturales de la nación es nuestro derecho.

Print

 

 @FundarMexico

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.