¿Por qué está en riesgo la atención y financiamiento de enfermedades de alto costo en el INSABI? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
¿Por qué está en riesgo la atención y financiamiento de enfermedades de alto costo en el INSABI?
Los recursos erogados por el FONSABI para financiar enfermedades de gastos catastróficos han disminuido 32% entre 2018 y 2020. Esto significa que, en los últimos años, el INSABI ha estado financiando menos tratamientos para enfermedades de alto costo, sin que se conozcan las razones para ello.
Por Janet Oropeza Eng
14 de enero, 2022
Comparte

Hace 11 años, en el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, Reyna Sánchez recibió una noticia que cambió su vida: su hijo René fue diagnosticado con una enfermedad lisosomal, una afección de baja prevalencia, crónico y de muy alto costo. En ese entonces, en el año 2010, la enfermedad no era cubierta por el Seguro Popular, por lo que a Reyna y a René no les ofrecieron tratamiento.  

A partir de 2017, el Seguro Popular -ahora Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI)- comenzó a financiar este padecimiento, pero solo para niños y niñas menores de 10 años. René, quien es ya un joven de 18 años, sigue sin poder acceder a un tratamiento que, por su costo, es imposible de pagar para su familia y que le ayudaría a detener el progreso de la enfermedad, que ha causado ya daños a algunos de sus órganos.  

El caso de René no es aislado. Actualmente, el diagnóstico y la atención de enfermedades de alto costo 1 dentro del INSABI sigue siendo un reto, que afecta sistemáticamente el derecho a la salud de sus pacientes. 

Retos del INSABI para garantizar la salud  

En 2019, el gobierno reformó la Ley General de Salud para crear al INSABI, que sustituiría al Seguro Popular, y brindaría servicios de salud a los 66 millones de personas sin seguridad social en nuestro país. El Programa Sectorial de Salud 2020-2024 señaló que la creación del INSABI permitiría ampliar la cobertura de padecimientos para que sus pacientes tuvieran su derecho a la salud garantizado. Para financiar la atención de las enfermedades de alto costo, el INSABI conservó e hizo cambios a un fideicomiso que ya existía. El ahora Fondo de Salud para el Bienestar (FONSABI) es un fideicomiso al que se le transfiere anualmente el 11% del presupuesto del INSABI. 2 

Si bien dicho Fondo tiene tres fines diversos, 3 por ley el 73% de sus recursos se destinan al financiamiento de 66 intervenciones médicas de 9 tipos de enfermedades de alto costo. 4 Una investigación realizada por Fundar sobre el FONSABI, como instrumento financiero del INSABI, nos permitió identificar algunos retos que actualmente ponen en riesgo la atención de enfermedades de alto costo en este sistema de salud. Entre los más importantes están:  

1) Limitado número de enfermedades de alto costo cubiertas 

Si bien el INSABI prometió que atendería y cubriría todos los padecimientos existentes para evitar que las familias incurran en gastos de su propio bolsillo, que pudieran llevarlos a una situación de pobreza, el FONSABI sigue costeando las mismas 66 intervenciones que están vigentes desde 2018. Además, varias establecen barreras de edad para el acceso. Por ejemplo, para la hemofilia o las enfermedades lisosomales se establece que solo se financian para menores de 10 años. En el caso de los infartos al miocardio hay cobertura sólo para personas menores de 65 años. Otro obstáculo importante es que esta lista de 66 intervenciones es muy acotada y no incluye otras enfermedades de alto costo que padecen pacientes del INSABI y que no son cubiertas hoy en día, por ejemplo, el lupus eritematoso, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa crónica, la enfermedad renal crónica, la esclerosis múltiple, o algunos otros tipos de cáncer.  

2) Disminución de los recursos del FONSABI 

En el periodo 2019-2021 se realizaron varias reformas legales que impactaron el funcionamiento financiero del Fondo.  Se estableció un tope de gasto anual al FONSABI de 32 mil millones de pesos para el cumplimiento de sus tres objetivos, 5 permitiendo que el excedente de ese monto sea usado por el gobierno o el INSABI para otros fines de salud que se determinen. Estas reformas permitieron, por ejemplo, que el gobierno financiara del FONSABI las vacunas contra la COVID-19, así como otras acciones de la pandemia.  

Sin embargo, preocupa que este tope anual sea insuficiente para lograr los fines del FONSABI, especialmente el de financiar los padecimientos de alto costo. Por ejemplo, una investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) ha calculado que, con la población objetivo actual del INSABI, se necesitarían 27 mil millones de pesos anuales solo para cubrir las 66 intervenciones que actualmente se financian. 6 El tope de 32 mil millones es insuficiente, entonces, si se decidiera ampliar la cobertura de padecimientos del Fondo.  

3) Gasto en decremento para gastos catastróficos 

Los recursos erogados por el FONSABI para financiar enfermedades de gastos catastróficos han disminuido 32% entre 2018 y 2020, pasando de 8,310 millones de pesos a 5,642 millones de pesos. 7 Esto significa que, en los últimos años, el INSABI ha estado financiando menos tratamientos para enfermedades de alto costo, sin que se conozcan las razones para ello. Esta disminución es contraria al objetivo plasmado en el Plan Sectorial de Salud de mejorar la cobertura y efectividad del INSABI y el derecho a la salud.  

4) Infraestructura insuficiente y desigual entre regiones 

El FONSABI permite financiar infraestructura y equipo médico especializado donde el INSABI determine qué es más necesaria para la atención de enfermedades de alto costo. Sin embargo, en 2019, la Auditoría Superior de la Federación, detectó que solo 17 de los 27 proyectos que fueron financiados en ese año estaban incluidos en el Plan Maestro de Infraestructura, que es el instrumento donde se determinaba su prioridad y necesidad.  

Por ello, es importante que el INSABI se asegure que los proyectos financiados se destinen a entidades, municipios o localidades donde son más necesarias para que, progresivamente, se disminuyan las brechas de desigualdad en salud. Esto es relevante porque en varios estados no hay aún hospitales que puedan atender enfermedades de alto costo. Baste un ejemplo, para la atención de las enfermedades lisosomales como la que padece René, sólo 17 estados (53%) cuentan con hospitales acreditados para realizar terapias de reemplazo enzimático, mientras que 15 (46%) no tienen ni siquiera un hospital donde puedan realizarlas.  

Los retos descritos antes son preocupantes y muestran que la atención efectiva y el financiamiento de padecimientos de alto costo dentro del INSABI sigue enfrentando desafíos importantes. El INSABI debe emprender acciones decididas como ampliar la cobertura de padecimientos de alto costo, financiar infraestructura y equipo médico donde es más necesario, así como fortalecer la rendición de cuentas y transparencia sobre el gasto y destino de los recursos del FONSABI. Solo así se logrará asegurar que pacientes como René puedan acceder a los tratamientos que requieren para garantizar su salud y su vida. 

Para más información, te invitamos a consultar la investigación Fondo de Salud para el Bienestar: ¿una herramienta estratégica del INSABI para garantizar el derecho a la salud? 

* Janet Oropeza Eng es investigadora en el programa de Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción de @FundarMexico. 

 

 

1 Las enfermedades de alto costo o de gasto catastrófico son padecimientos que tienden a presentar una baja prevalencia en la población, pero cuyo diagnóstico y tratamiento médico implican altos costos. Dado lo anterior, si no son cubiertas por los sistemas de salud pública, terminan destruyendo el patrimonio de las familias y dejándolas en una crisis financiera temporal o en la pobreza. En la mayoría de los casos, estas enfermedades son progresivas y ocasionan graves daños en la salud de quienes las padecen, si no se tratan de forma oportuna y, sobre todo, sostenida.

2 Ley General de Salud (LGS), 2021, artículo 77 bis 17.

3 Los tres fines del Fondo son: 1) la atención de algunas enfermedades que provocan gastos catastróficos o de alto costo; 2) la atención de necesidades de infraestructura preferentemente en las entidades federativas con mayor marginación social; y 3) complementar los recursos destinados al abasto y distribución de medicamentos y demás insumos, así como del acceso a exámenes clínicos, asociados a personas sin seguridad social” (Ley General de Salud, 2021, artículo 77 bis 29).

4 Ley General de Salud, 2021, artículo 77 bis 17.

5  Esto se estableció mediante una adición de un párrafo segundo al artículo 77 bis 17, modificación de párrafo segundo del artículo 77 bis 29, transitorio de la LGS.

6 CIEP, 2020, Fondo de Salud para el Bienestar (FSB): cobertura y costos, 2020, p. 32.

7 Cifras en pesos constantes de 2020, obtenidas de CNPSS, Informe de resultados del SPSS enero-diciembre 2019, p. 68 e Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), 2021, 1er Informe anual de actividades INSABI 2020, pp. 88-89.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.