¿Por qué las personas más ricas no pagan suficientes impuestos?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
¿Por qué las personas más ricas no pagan suficientes impuestos?
En México encontramos 3 problemáticas específicas que nos alejan de un sistema tributario progresivo y que contribuyen a perpetuar la desigualdad. 
Por Emmanuel Ramírez e Iván Benumea
8 de julio, 2021
Comparte

La progresividad tributaria se refiere a que las personas de mayores recursos paguen más impuestos. Este principio es el fundamento de los sistemas tributarios alrededor del mundo, pero en la práctica no es totalmente cumplido. En México encontramos 3 problemáticas específicas que nos alejan de un sistema tributario progresivo y que contribuyen a perpetuar la desigualdad.

1. Los privilegios fiscales al capital

Un sistema tributario progresivo debería cobrar la misma cantidad de impuestos a las personas, independientemente de donde provengan sus ingresos. Por ejemplo, si una persona vende una propiedad, las acciones de una empresa o un inmueble en 1 millón de pesos, entonces debería pagar la misma cantidad de impuestos que una persona con un salario anual del mismo monto. Sin embargo, en nuestro país este no es el caso, quienes venden acciones de una empresa enlistada en el mercado de valores, tienen la oportunidad de pagar solo el 10% del Impuesto sobre la Renta (ISR), mientras que las personas asalariadas pueden llegar a pagar hasta un 35%.

Este tipo de privilegios no se limitan a la venta de acciones, quienes venden una casa-habitación solo deben pagar ISR si sus ganancias son mayores a 4.6 millones de pesos, y además existen otras disposiciones legales que permiten calcular el ISR en distintas formas y elegir aquella opción que implique pagar menos impuestos.

2. Los pocos impuestos al patrimonio

Otro ejemplo es la baja recaudación de impuestos sobre la posesión de la riqueza. En nuestro país, los únicos impuestos de este tipo son el predial y la tenencia, dos impuestos locales que deberían ser mejor aprovechados. En el caso del predial, nuestro país recauda prácticamente lo mismo que Hong Kong (0.3% del PIB), una jurisdicción considerada un paraíso fiscal, mientras que la tenencia, a pesar de su importancia como herramienta progresiva, se encuentra en pleno proceso de extinción.

La inexistencia de otros impuestos sobre el patrimonio también favorece a las personas de mayores recursos. Por ejemplo, a diferencia de otros países, México no recauda impuestos a las herencias multimillonarias, y las donaciones de bienes entre las familias de mayor riqueza también están exentas. Sumado a esto, nuestro país no cuenta con un impuesto a la riqueza neta, un impuesto que el propio Secretario General de las Organización de las Naciones Unidas ha recomendado implementar para que las personas más ricas de la sociedad contribuyan a financiar las medidas de recuperación para superar esta crisis.

3. Los subsidios para las personas más ricas

A nivel federal, existen muchos subsidios tributarios en favor de quienes no lo necesitan. La regulación sobre este tipo de subsidios —técnicamente conocidos como gastos fiscales— prácticamente es inexistente, y sus beneficios no son evaluados por las autoridades. Gracias a este tipo de políticas económicas, el Estado mexicano financia el acceso a la educación, salud, vivienda y la acumulación de propiedades de las personas más ricas de la sociedad.

Las autoridades hacendarias han advertido que la Reforma Fiscal anunciada para este año tratará, sobre todo, con cuestiones administrativas que aumentarán, marginalmente, la recaudación. A pesar de este posicionamiento tan firme, desde Fundar insistimos en que evitar crear nuevos impuestos o hacer más progresivos los ya existentes solo aumentará el problema de la baja recaudación y, por lo tanto, la desigualdad.

* Emmanuel Ramírez e Iván Benumea son parte del equipo de Justicia Fiscal de @FundarMexico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.