close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
¿Por qué necesitamos la prohibición legal del fracking?
Impulsar el fracking en México repercute en los derechos humanos pues impacta de manera negativa las condiciones de vida de las personas y las comunidades en aspectos como el agua, la salud, la tierra, la alimentación, la vivienda, el hábitat y la seguridad.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
8 de agosto, 2019
Comparte

Por: Beatriz Olivera (@beoliverav)

Desde el inicio de la actual administración y pese a los anuncios del presidente Andrés Manuel López Obrador de no permitir la fractura hidráulica o fracking, la realidad es que esta práctica sigue avanzando en el país. Algunas instancias de la administración pública, como la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) han autorizado planes para realizar fracking; otras como la cámara de diputados le han asignado presupuesto -alrededor de 6500 millones de pesos- y otras, como Pemex, han integrado a la fracturación hidráulica dentro de sus planes de negocio. Claramente dichas entidades no están obedeciendo el mandato presidencial.

Impulsar el fracking en México repercute en los derechos humanos pues impacta de manera negativa las condiciones de vida de las personas y las comunidades en aspectos como el agua, la salud, la tierra, la alimentación, la vivienda, el hábitat y la seguridad.

Daños a la salud y medio ambiente

La evidencia internacional sugiere que el fracking no debe emplearse. Basta echar un vistazo al compendio de hallazgos científicos, médicos y de medios de comunicación que demuestran los riesgos y daños del fracking o revisar los impactos que tiene este método de extracción de hidrocarburos en la vida y salud de las mujeres.

No por nada es una práctica prohibida legalmente en varias partes del mundo. En Francia, por ejemplo, su prohibición se basó en el principio de acción de prevención y de corrección de los daños al ambiente. En Bulgaria, la prohibición se funda en la precaución, la prudencia y en la obligación estatal de proteger la salud pública y el ambiente. En Estados Unidos, se ha frenado su uso en el condado de Monterey, California; en Pittsburg, Pensilvania; los estados de Vermont, Nueva York y Maryland; en el pueblo indígena Chippewa de Turtle Mountain, así como en Banda oriental de los Cherokee.

En México es contradictorio que se impulse la fractura hidráulica ya que requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua por pozo, cantidades que resultan preocupantes sobre todo en regiones que no tienen acceso a este recurso, por ejemplo, en los municipios veracruzanos de Papantla, Tihuatlán, Tantoyuca y Álamo Temapache, donde se ha realizado o se planea usar el fracking.

El fracking en los hechos

En febrero de este año, la CNH aprobó realizar exploración mediante fracking en cuatro asignaciones presentadas por Pemex, Exploración y Producción: AE-0381-2M-Pitepec, AE-0382-2M-Amatitlán, AE-0385-2M-Soledad y AE-0386-2M-Miahuapán en la Cuenca Tampico Misantla. Posteriormente, en junio, la CNH autorizó el uso de fractura hidráulica en la asignación AE-0387-2M-Humapa en los estados de Puebla y Veracruz. Sólo esta última asignación fue cancelada por el presidente inmediatamente después de hacerse pública.

Por su parte, el Plan de Negocios de Pemex presentado en julio de 2019 contempla la exploración de hidrocarburos en la frontera norte del país. También señala que el uso de fracking será clave para Pemex y México, una vez que las condiciones económicas, regulatorias, ambientales y sociales sean las propicias para continuar la exploración y pasar a la etapa de aprovechamiento de recursos no convencionales. Claramente Pemex está pasando por alto la instrucción presidencial de no continuar con esta práctica.

Aunado a ello, la cada vez más debilitada ASEA cuenta en su sitio web con formatos de aviso de inicio de operaciones para realizar fracking en yacimientos no convencionales, muestra de que la práctica es común en México y que las entidades del gobierno están muy lejos de obedecer y alinearse a lo dicho por el presidente acerca de no utilizar este método.

Actualmente existen seis iniciativas en el poder legislativo, entre ellas la del senador Martí Batres, que tienen como objetivo lograr la prohibición del fracking. Sin embargo, hasta ahora ninguna ha sido discutida. Es urgente que el gobierno mexicano asuma el compromiso que ha hecho el presidente en reiteradas ocasiones e impulse tal como lo han hecho otras regiones del mundo la prohibición legal de esta práctica.

@FundarMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.