close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Porque tenemos derecho a elegir
El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) señala que desde 2005 ha habido 44 asesinatos de defensores. Estas muertes ni son gratuitas ni se deben a conflictos entre comunidades, como muchas veces nos quieren hacer creer.
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
8 de agosto, 2013
Comparte

Día Mundial del Medio AmbientePor: Aroa de la Fuente López 

El 1 y 2 de agosto pasados, en dos puntos distantes de la República, tuvieron lugar dos hechos que, a primera vista, podría parecer que no guardan relación alguna. El primero es la muerte del pescador Héctor Regalado Jiménez, como resultado de los seis impactos de bala que recibió el 21 de julio en el estado de Oaxaca. El segundo caso se trata del asesinato en Veracruz, a pedradas, de Noé Vázquez Ortiz. Pero si indagamos un poco más y vamos más allá de lo evidente —es decir, de que se trata de muertes violentas—, podemos encontrar muchas más coincidencias entre estos dos sucesos.

Una de ellas es que tanto Héctor como Noé eran habitantes de zonas donde diversas empresas, con el apoyo del gobierno, están impulsando el desarrollo de diversos megaproyectos energéticos. En el primer caso se trata de la construcción del parque eólico Bií Hioxo de la empresa Gas Natural Fenosa, en tierras pertenecientes al pueblo juchiteco en el Istmo de Tehuantepec. Por su parte, Noé vivía en una zona amenazada por el proyecto hidroeléctrico El Naranjal de la empresa Agroetanol de Veracruz, que afecta a diversos municipios del centro del este estado.

Por otro lado, ambas personas tenían relación con organizaciones que se oponen a la realización de dichos proyectos y que exigen el respeto de los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades afectadas a tomar decisiones sobre sus tierras, territorios y recursos naturales. Héctor apoyaba a la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ) y Noé era parte del Colectivo de Defensa Verde Naturaleza para Siempre, donde colaboraba con el Movimiento Mexicano de Afectados y Afectadas por la Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER). Ambos casos también coinciden en la existencia de amenazas de diverso tipo, hechas a estas organizaciones antes de los ataques.

Héctor y Noé habían decidido luchar por sus derechos y los de su gente, por el medio ambiente en el que viven y por nuestro futuro; ya que este tipo de proyectos destructivos terminarán afectándonos a todas y todos. Con sus acciones le dijeron al gobierno, a las empresas y a todas y todos nosotros que existen otros modelos de desarrollo, otras formas de vivir y relacionarse con la naturaleza, y que tienen el derecho de decidir cuál elegir y actuar en consecuencia.

Todas estas similitudes entre Noé y Héctor guardan relación con las causas de su muerte, al igual que con la de tantas y tantos opositores de megaproyectos y defensores de derechos humanos en el país. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) señala que desde 2005 ha habido 44 asesinatos de defensores. Estas muertes ni son gratuitas ni se deben a conflictos entre comunidades, como muchas veces nos quieren hacer creer. Se trata de asesinatos en nombre del mal llamado progreso y de los intereses económicos. Se trata de la incapacidad (¿o falta de voluntad?) del Estado mexicano de cumplir su obligación de garantizar la seguridad y los derechos humanos de la población. Se trata de un intento deliberado de acallar las voces de aquellas personas y organizaciones que piensan que otro mundo no es sólo posible, sino imprescindible.

De lo que no se dan cuentan es que en sus intentos de generar miedo lo que logran es acrecentar la indignación que muchos y muchas sentimos. No podemos quedarnos callados, debemos actuar para exigirle al gobierno que garantice nuestro derecho a disentir y a plantear otras opciones de desarrollo y de vida; nuestro derecho a opinar y a decidir sobre el mundo que queremos.

Un paso en este sentido es exigir al Estado mexicano que ponga en marcha las acciones necesarias para asegurar que se esclarezcan las causas de los asesinatos de Héctor y Noé, que se juzgue a los culpables y que se establezcan los mecanismos pertinentes para evitar que este tipo de hechos se repita. Para ello, no duden en firmar esta Acción Urgente en relación al caso de Noé, la cual representa un esfuerzo en esta dirección. Hagámoslo por él y por nuestro derecho a elegir nuestro futuro.

*Aroa de la Fuente es investigadora del área de Presupuestos y Políticas Públicas de Fundar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.