close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
¡Tenemos derecho a saber!
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
23 de marzo, 2011
Comparte

Por: Ana Joaquina Ruiz Guerra, investigadora del área de Transparencia y Rendición de Cuentas.

¿Por qué es importante ejercer nuestro derecho a saber? ¿Por qué tenemos que repetirnos, una y otra vez esta pregunta? ¿Por qué sigue sin permear la cultura de la transparencia?

El fortalecimiento de las instituciones democráticas implica el derecho a tomar parte en las decisiones del todo y privilegiar los derechos de los individuos. Como decía Guillermo O’Donnell “una de las características de las democracias débiles, como la nuestra, es la excesiva personalización del mandato, en el que se confunden los intereses privados con los públicos”. Aunado a esta división de intereses, la consolidación democrática implica que los ciudadanos estemos representados al ser parte de la cosa pública. Para que ambas condiciones existan se requiere de una condición fundamental: la transparencia.

Sin transparencia los ciudadanos no podemos formar parte de la colectividad, ni de la toma de decisiones, o de la defensa de los bienes públicos. Tampoco podemos hacer cumplir otros derechos para los cuales requerimos de conocimiento sobre la acción gubernamental. ¿Cómo podemos participar ampliamente como ciudadanos, si no tenemos conocimiento de la forma en que el gobierno acata nuestro mandato?

Existen razones de sobra por las cuales los ciudadanos tenemos derecho a saber: desde la participación ciudadana, la búsqueda del cumplimiento de nuestros derechos, hasta la consolidación de la democracia. Tenemos derecho a preguntar y a que nuestras preguntas sean respondidas.

Y sin embargo…

Cada día nos enfrentamos a la dificultad de romper la cultura del secreto, o bien, de saber por qué se toman ciertas decisiones, quién las toma, bajo qué criterios y cuál es su responsabilidad por dichas decisiones.
Por ejemplo, sigue pendiente la aprobación de las reformas a la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados; mismas que debían haber sido realizadas por el Congreso, según mandato constitucional tras la modificación al artículo 6º constitucional, a más tardar en julio de 2008.

Estas modificaciones aún siguen detenidas por la reserva de 4 artículos que causaban revuelo para romper con la opacidad. Entre ellos, la oposición de ciertas instituciones gubernamentales a develar datos sobre asuntos que son públicos, por ejemplo, los fideicomisos y créditos fiscales. O bien, quienes no creen que el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (IFAI) deba ser la última instancia en esta materia, queriendo imponerle un tribunal por encima.

Cabe señalar que este dictamen es una revisión a la propuesta del Senado y que representa un avance respecto a éste que, entre otras joyas de la opacidad, daba el poder a las instituciones gubernamentales de no contestar las solicitudes ciudadanas si les ocasionaban cargas excesivas de trabajo, o bien, al IFAI de desechar recursos de revisión al considerarlos frívolos; aún no es la reforma ideal.

A pesar de ello, hemos considerado apoyar la reforma a la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública desde la Sociedad Civil debido a que contiene aspectos positivos y elimina los retrocesos aprobados en la propuesta del Senado. Así pues, resulta prioritario que ésta salga de la Comisión de Gobernación para continuar con su proceso legislativo; y que además salga sin los artículos reservados. Sin embargo, parece que algunas personas desean que nos olvidemos de nuestros objetivos, retrasando lo más posible la consolidación del marco legal.

No quitaremos el dedo del renglón, pues nuestros derechos están en juego y estamos convencidos de que la transparencia nos ayudará en la consecución de los mismos. Esta batalla vale la pena, para que como ciudadanos ejerzamos nuestro derecho de acceso a la información, derecho a saber sobre nuestra clínica de salud, por qué se pavimentan o no nuestras calles, qué políticas públicas están siendo dirigidas a los sectores vulnerables, y, entre otros, cómo se ejerce el dinero público.

Así pues, no cesaremos en la batalla contra la cultura de la opacidad y por la consolidación democrática. Esperamos que los actores políticos se sumen a esta lucha y que cada día dejemos atrás el “¿por qué pregunta?”, y lograr que digan “aunque no pregunte, yo rindo cuentas.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.