close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
Tres escenas contra la desesperanza
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
31 de julio, 2012
Comparte

 

Por: Ximena Antillón, investigadora del área de Derechos Humanos y Seguridad Ciudadana de Fundar.

 

“Al parecer, la sociedad civil ya se levantó para no quedarse dormida en este siglo; afortunadamente hoy se levantó con buena gana, con ganas democráticas. Casi tan de improviso como un temblor, la gente sale a la calle y se organiza, se vuelve respondona ante los noticieros y en los parlamentos, con mejores argumentos que los locutores y los funcionarios; las masas acaudalan avenidas y se cuajan en las plazas cada vez que se les antoja; y mientras, todo el mundo habla, platica, demanda y critica todo lo que quiere en los camiones y parques y cantinas aunque no conozca al de al lado, porque hay por fin un tema común que unifica: un reclamo colectivo sólido pero paciente, con boca pero con oídos, a tal grado de solidez y con boca que, a partir de este siglo y hasta nuevo aviso, cualquier gobierno, discurso, decisión, programa, telenovela, salida decorosa y truco publicitario tendrá que tomar en cuenta los pensamientos y sentimientos de la sociedad civil, porque ya la gente se enteró de que puede juntarse, sobrevivir, mandar y divertirse sobre o sin los poderes políticos o económicos, pero no viceversa.”

 

Pablo Fernández Christlieb, El espíritu de la calle.

Cuando mi colega de Fundar me llamó para pedirme que “ahora-sí-entregue-a-tiempo-el-artículo-de-Animal-Político” hice un recorrido mental sobre los temas que ocupan la agenda de los derechos humanos. Sin embargo, y sin demeritar su relevancia, quise escribir sobre algunas escenas recientes de la irrupción de la sociedad civil que desde mi punto de vista nutren la esperanza en su poder transformador, en estos tiempos que parecen de desesperanza.

En mayo de este año, diferentes organizaciones de familiares de desaparecidos y desaparecidas de México y Centro América organizaron una marcha hacia la Ciudad de México que llamaron “Marcha de la Dignidad Nacional. Madres buscando a sus hijos e hijas y buscando justicia”. Madres y familiares de desaparecidos realizaron un recorrido por diversos estados del norte del país que concluyó con una marcha del Monumento a la Revolución al Ángel de la Independencia. Los testimonios de las madres de personas desaparecidas que decidieron dejar de llorar en sus casas por la ausencia de sus hijos e hijas, su dolor en el día de las madres, contrastaba con la tradicional celebración del 10 de mayo, el ambiente festivo y los alegres mariachis. Con el mismo dolor que siempre las acompaña, salieron al espacio público a denunciar las desapariciones forzadas y la impunidad. En el mismo acto, representantes de H.I.J.O.S. México (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), hijos e hijas de desaparecidos durante el período conocido como la Guerra Sucia, se solidarizaron con la lucha de estas madres que 30 ó 40 años después se enfrentan a la impunidad y al estigma.

Poco después, el movimiento #Yosoy132 ocupó el espacio público para indignarse colectivamente frente a la manipulación de la información y a la democracia simulada. En las marchas convocadas por este movimiento confluían jóvenes, estudiantes y excluidos de la educación superior, militantes, activistas, y se leían pancartas que aludían tanto a la represión contra el movimiento estudiantil del 68, 71 y Atenco, así como contra los monopolios mediáticos.

Por último, recientemente, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, en conjunto con diferentes organizaciones de víctimas y de derechos humanos, impulsaron la Ley General de Víctimas. Se trata de una legislación que pretende atender las necesidades de las víctimas de la reciente guerra contra la delincuencia organizada y garantizar sus derechos. Durante este ejercicio, las víctimas se plantaron por primera vez en el Senado y la Cámara de Diputados para compartir su testimonio y traducir su experiencia en propuestas de políticas públicas que no sólo beneficien a otras víctimas sino que generen cambios estructurales para que otras personas no tengan que pasar por la misma experiencia. Estos espacios de diálogo generaron aprendizajes invaluables para las víctimas en cuanto a su fortalecimiento para la participación e incidencia, pero también son una lección de desprivatización del daño de esta guerra y de democracia.

Estos tres casos son ejemplos de cómo la sociedad civil —desde organizaciones de víctimas y familiares de desaparecidos hasta movimientos sociales y estudiantiles— abre espacios públicos para hablar y ser escuchados a la vez —cosas que, como señala el mismo Fernández Christlieb, no siempre coinciden— primero entre sí, desprivatizando el daño y construyendo una agenda propia, y luego por la sociedad y el gobierno. Estos espacios, una vez creados, son habitados por la indignación y la memoria que permanecía fragmentada e invisible hasta entonces. Es ahí donde se abre el espacio no de la repetición —aunque es verdad que pareciera que la historia se repite—, sino de la transformación y la creación, a través de la organización y la reconstrucción del tejido social, de lo que llaman utopía.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.