¿Y después de la pandemia? Otras formas de desarrollo son posibles - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Res Pública
Por Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin... Fundar es un Centro de Análisis e Investigación, es una institución plural, independiente, sin afiliación partidista y horizontal que busca avanzar hacia la democracia sustantiva. Fundar se dedica a la incidencia y monitoreo de políticas e instituciones públicas por medio de la investigación aplicada, la reflexión crítica y propositiva, la experimentación y la vinculación con actores civiles, sociales y gubernamentales. Síguelo en Twitter: @FundarMexico (Leer más)
¿Y después de la pandemia? Otras formas de desarrollo son posibles
¿Qué pasaría si el Presidente, en lugar de revivir a Pemex, revive al campo mexicano y a la pequeña agricultura campesina?
Por Beatriz Olivera
7 de mayo, 2020
Comparte

Durante varios sexenios, al amparo de políticas neoliberales, tuvo lugar en América Latina una extracción desmedida de recursos, particularmente de hidrocarburos y minerales. En México, durante el gobierno salinista y con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con América del Norte en la década de los noventa, se impulsaron actividades como la extracción minera. A la par que se abría el mercado, se flexibilizaban leyes y mecanismos para favorecer a estas grandes empresas, por ejemplo, Grupo México, beneficiada en buena medida por dichas políticas y causante de varias tragedias como Pasta de Conchos en 2006 y el derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi en 2014.

También durante décadas, los diferentes gobiernos continuaron impulsando la industria petrolera como una palanca de desarrollo nacional ¡y vaya que lo fue!, durante años el petróleo le dio mucho a este país; la industria llegó a aportar poco más de una tercera parte del presupuesto nacional. Sin embargo, jamás se contabilizó la enorme degradación ambiental que el petróleo provocó en comunidades, mucho menos se reconoce aún su contribución al calentamiento global del planeta.

Desde entonces y hasta ahora, sin importar el color del partido que gobernara en México, el impulso al extractivismo se intensificó al grado de propiciar un saqueo desmedido y descarado, esto, en detrimento del campo mexicano que durante décadas ha sufrido un abandono paulatino, así como el debilitamiento de la pequeña agricultura campesina. Nos entramparon en un modelo para producir petróleo, para sacar minerales y nos vendieron eso como un “modelo de desarrollo”. No obstante, la pandemia actual ha puesto las cosas en su justa medida: las minas están paradas porque simplemente no son actividades esenciales. Y ahora, como nunca lo imaginamos, pagamos para que se lleven nuestro petróleo porque no hay manera de sortear las dificultades y costos que conlleva el almacenamiento de miles de barriles de crudo. La semana pasada, además, Pemex reportó pérdidas millonarias, más de 526 mil millones de pesos en el primer trimestre del año, esto es alrededor de 15 veces más que las pérdidas de todo 2019. Es así como el sueño de revivir a la paraestatal y regresarla a sus tiempos de gloria se ve cada vez más difícil de alcanzar.

Mientras tanto, otras actividades económicas están demostrando ser verdaderamente esenciales para la población, tales como la agricultura. Hoy, el hecho de poder consumir alimentos sanos y dejar de lado la comida chatarra es más necesario e importante que nunca, dado el hecho fundamental de preservar la vida y la salud. Además, es necesario que estos alimentos se encuentren disponibles para toda la población y esto sólo es posible gracias al trabajo de campesinas y campesinos que desde el mundo rural siguen trabajando. La agricultura sí que es una actividad esencial. Sin embargo, alrededor del 60% de campesinas y campesinos viven en pobreza, marginación y exclusión social.

Es un hecho que siguen haciendo falta políticas y apoyos para incentivar la producción en el campo, falta promover la inversión en agricultura a pequeña escala, gestionada por mujeres, que ha demostrado ser un éxito en muchos países. Además, falta financiamiento, asistencia técnica, innovación tecnológica y acompañamiento para pequeños y pequeñas productoras. Pero la agricultura también es posible en el mundo urbano, por lo que resulta necesario también incentivar la creación de huertos urbanos en escuelas, parques, condominios y áreas comunes de la ciudad e incluso incorporar su creación -¿por qué no?- como parte de las políticas de vivienda del Infonavit y Fovissste.

Esta pandemia que vivimos ha dejado cosas muy claras: necesitamos un modelo de desarrollo compatible con la vida y que respete la naturaleza, un modelo que sirva a las personas en su vida cotidiana y que sostenga a la economía incluso en crisis como esta. Esta pandemia debería ser un parteaguas para el gobierno actual que promueve una cuarta transformación: ¿Qué pasaría si el Presidente, en lugar de revivir a Pemex, revive al campo mexicano y a la pequeña agricultura campesina? ¿Y si el dinero destinado para la construcción de la nueva refinería Dos Bocas mejor se usa para hacer una fuerte inyección de recursos al campo, que propicie empleo, alimentos sanos y de paso fortalezca nuestra cada vez más endeble soberanía alimentaria? ¿Y si en lugar de fomentar la extracción de oro y plata, cuyas ganancias se llevan las grandes empresas mineras, mejor se fomentan proyectos productivos rurales en estas zonas? Ojalá esta pandemia nos sirva al menos para pensar en otras formas de desarrollo posible.

* Beatriz Olivera es investigadora en el programa de Territorio, Derechos y Desarrollo de @FundarMexico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.