En mi calle no multaron a nadie - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Riguroso Remix
Por Antonio Martínez
Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de De... Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de Derechos Humanos, cronista de su época aunque la época se equivoque. Hace todo al mismo tiempo. (Leer más)
En mi calle no multaron a nadie
Algunas opiniones en contra del nuevo ordenamiento están empeñadas en señalar que ciclistas y peatones somos el estorbo y que se pagará más en mordidas que en multas --como normalizando que son ellos quienes están más dispuestos a dar una mordida que a cumplir una sanción.
Por Antonio Martínez
16 de diciembre, 2015
Comparte

Llegué temprano a mi casa, bajé a preguntarle a dos de mis vecinas, la de la tienda de abarrotes y la de la tienda de marcos, si no habían multado a nadie por el nuevo reglamento de tránsito. A nadie. La noticia me puso un tanto triste, en mi calle hay una ciclovía no confinada que es constantemente invadida por los automovilistas y el nuevo reglamento contempla multas por varios miles de pesos a los conductores a los que la ciclovía se les borra de la vista como por arte de magia.

La entrada en vigor del nuevo reglamento de tránsito es una buena noticia para peatones y ciclistas. Es la traducción de la ley de movilidad que modifica la pirámide de prioridades en las calles: en primer lugar el peatón, en segundo lugar el ciclista, en tercer lugar el transporte público y por último el automóvil. La secuencia tiene lógica, las calles en las ciudades son un natural igualador social en lo público, de ahí que el hecho de que los automovilistas gozaran de todos los privilegios, hizo creer que las calles eran suyas.

Aunque parece una obviedad, cuando se habla de movilidad urbana, se están hablando de personas. Más movilidad no quiere decir que haya más coches o carriles sino que más personas se puedan mover dentro de la masa urbana de la mejor manera (eficiente si se puede) posible. El Estado debe usar todas las herramientas posibles para garantizar el derecho al tránsito. El nuevo reglamento va en este sentido. Las que parecen ir en sentido contrario son algunas de las opiniones en contra del nuevo ordenamiento; están empeñados en señalar que somos ciclistas y peatones el estorbo y que se pagará más en mordidas que en multas –como normalizando que son ellos quienes están más dispuestos a dar una mordida que a cumplir una sanción.

Aunque el reglamento es un avance, el gobierno de Miguel Mancera ha demostrado que es capaz de impulsar políticas contradictorias sin pudor alguno. Más ecobicis pero deprimido en Mixcoac, Fondo para ciclistas pero Shopultepec, supuesta rehabilitación del metro pero el desastre de Oasis en Coyoacán. La esquizofrenia de las políticas del GDF aunada con su gusto por el lucro privado de bienes públicos, no es una buena noticia. En mi calle hoy no multaron a nadie, si los automovilistas fueran suficientemente conscientes de que las calles NO les pertenecen, no tendrían que multar a nadie.

 

@antoniomarvel

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.