close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Riguroso Remix
Por Antonio Martínez
Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de De... Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de Derechos Humanos, cronista de su época aunque la época se equivoque. Hace todo al mismo tiempo. (Leer más)
Estado de censura
Por un lado tenemos al Estado Mexicano demostrando su compromiso para terminar con la violencia contra la prensa. Por el otro, los efectos de la impunidad en esa violencia han generado grandes zonas de silencio por autocensura o por falta de garantías para ejercer el derecho a la libertad de expresión.
Por Antonio Martínez
30 de julio, 2015
Comparte

México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. A diferencia de países que se encuentran abiertamente en guerra, México se denomina como un país con vida democrática. Esta vocación institucionalizadora ha hecho que cientos de millones del presupuesto público engrosen las instituciones para defender a los periodistas. En la última década se han creado fiscalías especiales y mecanismos de protección para acabar con la impunidad de la violencia contra la prensa. Sin embargo la violencia no ha disminuido, por el contrario, parece que el aparato estatal ha servido como parapeto de más (y más sofisticada en sus métodos) violencia contra la prensa.

El último informe de la organización ARTICLE 19 es contundente: en México se agrede a un periodista cada 26 horas y más de 90% de los casos permanecen en impunidad. ¿De qué ha servido la persecución institucionalizada de la violencia contra la prensa? Aparentemente de poco. De acuerdo al informe presentado por SERAPAZ, ARTICLE 19, Propuesta Cívica y la Red Todos los Derechos para Todas y Todos, el mecanismo de protección financiado por el gobierno federal es una simulación que cuesta mucho y ayuda en poco.

Hay una trampa en esta hélice contradictoria. Por un lado tenemos al Estado Mexicano demostrando su compromiso para terminar con la violencia contra la prensa. Por el otro, los efectos de la impunidad en esa violencia han generado grandes zonas de silencio por autocensura o por falta de garantías para ejercer el derecho a la libertad de expresión. La apuesta del Estado ha sido que, al presentarse como una democracia comprometida, se pase de largo el problema de la violencia contra la prensa en México; quizá la situación de los periodistas aquí se trate de una de las más graves en el mundo.

Las ONG’s han hecho un trabajo enorme al especializarse en una comunicación distinta para sensibilizar al gran público de esta problemática. La adopción de nuevas narrativas digitales hoy se encuentra en muchas de las organizaciones internacionales y locales de Derechos Humanos en el país. Más allá de los retos que implica la vigilancia masiva gubernamental, internet hoy se presenta como el campo más fértil traducir narrativas complejas en mensajes claros e interactivos. El interesado en esta información ha dejado de ser mero espectador para convertirse también en productor y protagonista de los llamados de acción frente a las violaciones de derechos humanos.

Este jueves 30 de julio, ARTICLE 19 presenta “Estado de censura”, un documental interactivo que incorpora la vanguardia digital para contar historias. El documental presenta casos emblemáticos como el de Anabel Hernández o los hermanos Canché en Yucatán. Quien navegue el documental se encontrará con escenas de la vida íntima de cada periodista al tiempo que verá en una sola toma el tipo de violencia del que fueron parte, los perpetradores, sus responsabilidades y una línea del tiempo de cada caso. Vale la pena recorrer este documental para dimensionar el problema cotidiano de la violencia contra la prensa, para humanizar en términos concretos cifras y logros de un gobierno que prefiere simular a actuar.

El documental puede ser consultado aquí.

 

@antoniomarvel

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.