Flores Magón y la prensa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Riguroso Remix
Por Antonio Martínez
Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de De... Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de Derechos Humanos, cronista de su época aunque la época se equivoque. Hace todo al mismo tiempo. (Leer más)
Flores Magón y la prensa
En 1901, Ricardo Flores Magón denunció el acoso sistemático de la prensa en el país y el auge de la prensa gobiernista, esa prensa-sombra que adula por paga y bajo la cual "el pueblo mexicano ha vivido en la ignorancia y se ha nutrido de errores”. Una denuncia aterradoramente actual.
Por Antonio Martínez
19 de septiembre, 2014
Comparte

Las fiestas patrias siempre son un buen recordatorio de lo mal que nos hemos contado nuestra propia historia. El grito y el desfile militar cada vez parecen más inútiles y deslavados, sacamos a pasear un patrioterismo que lejos de cohesionarnos, parece que espanta. Quizá, como se plantea en la última película de Guita Schyfter sobre Melchor Ocampo, somos una nación huérfana. Nuestros dos mitos fundacionales, la Independencia y la Revolución Mexicana, a estas alturas parecen una caricatura inventada por el régimen hegemónico del PRI.

La importancia de un nuevo relato es urgente, de allí que la contribución de Claudio Lomnitz —probablemente uno de los más potentes pensadores mexicanos de la actualidad— con The return of comra de Ricardo Flores Magón sea fundamental para replantearnos el significado mismo de la Revolución y su trazo ideológico. Al seguir las vidas de John Kenneth Turner, Ethel Duffy, Elizabeth Trowbridge, Lázaro Gutiérrez de Lara y el propio Ricardo Flores Magón, Lomnitz revela el mapa de una red transnacional de cooperación que pone la acción revolucionaria en una nueva perspectiva.

Pero ¿quién y cómo se crean estos nuevos relatos de nuestra configuración social? Unos apostarían todo a que intelectuales como Lomnitz lo hicieran, otros, yo incluido, pensamos que es una construcción más cotidiana y fluida: la prensa y las redes sociales (virtuales o no); mientras las segundas son más orgánicas, la prensa tiene una relación más estructural con el resto de las instituciones.

Ricardo Flores Magón, además de ser el fundador de periódicos como Regeneración, escribió reflexiones sobre la misma prensa. En un artículo titulado “La prensa y el Estado”, publicado en Regeneración el 7 de septiembre de 1900, Flores Magón advierte la importancia de una prensa libre para la revolución, ya que: “La revolución futura será la de la palabra, ya sea que se emplee como aplauso o como ariete. Y para prepararnos a esa revolución científica, necesitaremos ir conociendo la amplitud de nuestras miras y las del bagaje que llevamos a la lucha”.

No menos importante es para Magón el papel de los periodistas, en el número 22 de Regeneración de enero de 1901, explica “Es un error creer que el periódico es el reflejo de la opinión pública; si así fuera, no tendría misión alguna que desempeñar, porque no educaría, ni instruiría reduciéndose al papel de cronista más o menos fiel y más o menos ameno, de los derechos vulgares de la vida social. Las ideas reinantes harían entonces al periodista, siendo que el periodista tiene que hacer reinar a las ideas. Lo primero sería monstruoso, porque sería inmoral. Con efecto, las preocupaciones arraigadas, los vicios sociales, el estado anárquico, los atropellos brutales del poder, consentidos por el público por la fuerza de la costumbre, harían que el periodista hiciera propaganda de esas preocupaciones, la apología de esos vicios y aplaudiera el estado anárquico y los brutales atropellos del poder”.

Ese año (1901) Ricardo Flores Magón denunció el acoso sistemático de la prensa en el país, tal fue el caso de los periodistas campechanos Salvador Martínez Alomia y Manuel Gutiérrez Zamora. Para mayo, en Regeneración, Flores Magón reflexionaba sobre las persecuciones a la prensa; afirma que “En todos los países regidos por instituciones libres, dondequiera que la ley es señora, la prensa es fuerza directiva, en cierto modo, de los actos gubernativos; ejemplo de ello lo que sucede en Inglaterra, en Estados Unidos y aun en la misma España; ¿pero entre nosotros? Aun cuando se afirma que nuestras instituciones son las de un pueblo civilizado, y aun cuando nuestras leyes estén en concordancia con esa afirmación, se menosprecia la ley, se prescinde de la opinión y se las sustituye con el más férreo y brutal de los absolutismos”.

Las denuncias de Magón por los periodistas perseguidos continuaron, en julio de 1901. En un artículo titulado “El calvario de la prensa”, fustiga al gobierno de Díaz al decir que “El ‘hay que tener fe en la justicia’ y el ‘de hoy en adelante consideraré a los periodistas como amigos y seguiré sus consejos’, dos rebuscadas y huecas frases del Gral. Díaz son la peor burla que pueda hacerse a un periodista. Las frases magnánimas de los poderosos, son el oropel que ocultan la Dictadura”.

En 1906, en El Colmillo Público y bajo el seudónimo de Anakréon, Flores Magón publica un ensayo simplemente titulado “La prensa” donde distingue entre la prensa-luz: “La prensa es luz, cuando se enciende en plena orgía de despotismo para sorprender a los opresores y mostrarlos al pueblo tal cual son: débiles y vulgares, sin esa aureola de divinidad que las turbas ignaras pretenden encontrar en cada tirano”. Y lo que llama la prensa sombra, aquella que sirve a los intereses del gobierno. Crítico, la describe como “La prensa gobiernista, esa prensa-sombra que adula por paga, ha reinado soberana, y bajo sus alas membranosas el pueblo mexicano ha vivido en la ignorancia y se ha nutrido de errores”, y continúa fulminante al decir que “El programa de esa prensa que se nutre del tesoro nacional puede resumirse en estas palabras: guerra a la honra de los ciudadanos, alabanzas de las torpezas o delitos de los funcionarios. Y ese programa desastroso, conjunto de venalidad y de cinismo agresivo, flota como una bandera negra solapando crímenes, amenazando virtudes, propagando la maldad y la barbarie”.

Hay algo incómodo en las palabras de Flores Magón: son aterradoramente actuales. La persecución desde el gobierno contra los periodistas no ha cesado, como ejemplo la impunidad de los asesinatos contra periodistas los últimos catorce años. Tampoco ha desaparecido esa “prensa-sombra”, por el contrario, sigue reinando, basta con abrir un periódico nacional o local para ver reproducida la propaganda del gobierno; basta escuchar a los periodistas hablar de sus colegas, ninguno toma en serio esa misión de la que hablaba Magón. Con esta prensa, la de las tinieblas, difícilmente nos contaremos otro relato de nuestra historia.

 

@antoniomarvel

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.