Las hiperneovanguardias, inventada V.1 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Riguroso Remix
Por Antonio Martínez
Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de De... Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de Derechos Humanos, cronista de su época aunque la época se equivoque. Hace todo al mismo tiempo. (Leer más)
Las hiperneovanguardias, inventada V.1
De las primaveras en cualquier parte del mundo a Snowden y sus filtraciones, las nuevas formas de acercarse a lo público desde un lugar de pleno reconocimiento de la realidad están teniendo efectos en el arte, la música, la arquitectura y el cine. Estas nuevas disputas hacen que los liberales clásicos y los izquierdistas de cepa se escuchen cada vez más caducos.
Por Antonio Martínez
22 de agosto, 2013
Comparte

Quizá el título suene exagerado, pero cuando uno graba mixtapes tenemos que nombrarlos de tal manera que sean inconfundibles entre sí. Si todos se llamaran “para ti, mi amor” con el tiempo sería una tarea complicada saber qué canción colocamos en cuál y sobre todo a qué “amor” nos referimos. Como parte del manual de instrucciones de este espacio (adelantado en la carta inaugural), les advierto que los títulos siempre serán estruendosos y a veces incomprensibles, esto tendrá la utilidad de poder identificarlos posteriormente. Los textos van acompañados con videos musicales.

El origen de este mixtape se encuentra en una visita al Moderna Museet en Estocolmo. Además de asistir al foro de Internet organizado por el gobierno sueco, pasaba esos días en compañía de Genaro, quien -casi a rastras- me llevó al museo cuya colección permanente está compuesta por grandes piezas de las vanguardias.

Hace unos días alguien me cuestionaba el uso de la palabra ‘vanguardia’ en el siglo XXI, me sentí en medio de la conversación más hipster de mi existencia. Las vanguardias culturales definieron el siglo XX: de los futuristas liderados por Marinetti a los yippies de Abbie Hoffman, pasando por Duchamp y Cage y la influencia del Black Mountain College, para terminar con Warhol haciendo trizas los postulados situacionistas. Los locos de su tiempo se coronaron socialmente hasta que el fin de siglo y la irrupción de Internet brindaron una nueva dimensión que explorar a los seres humanos. En la actualidad, no considero descabellado referirse a las nuevas vanguardias como tal; no obstante, si en el siglo pasado fueron de índole cultural y desembocaron en concepciones políticas (el futurismo devino en fascismo), en éste las vanguardias son políticas y derivan en definiciones de patrones culturales (probablemente Ai Wei Wei sea el ejemplo perfecto).

A continuación los tracks de este mixtape:

Track 1, Criptopunks: movimiento nacido a mediados de los años noventa del siglo XX cuyo mayor representante es Julian Assange. Los criptopunks valoran la disputa por el poder (formal y factual) como una batalla crucial. El Estado es una conspiración contra las personas, el contrato social cada vez es menos vigente, el individuo tiene sus libertades reales coartadas. Para desmantelar estas conspiraciones, los criptopunks proponen como ruta recuperar las libertades perdidas: comunicación, tránsito y transacción económica.  Su mayor preocupación es la privacidad y por ello la bala de plata es la criptografía: cifrar la información es el arma más poderosa del siglo XXI.

Track 2, Kopimistas: formados como si fueran una religión, los kopimistas entienden la disputa por el poder en la batalla de la propiedad intelectual, descreen del sistema de monopolios intelectuales y culturales. Internet es el centro de la acción política y su configuración jurídica se basa en el código. Sus dogmas cada vez influyen más en el discurso público o mainstream, por ejemplo, algunos de ellos: copiar información es éticamente correcto, difundir información es éticamente correcto, la copia digital es sagrada porque se expande y aumenta la cantidad de información, remezclar información de otros es visto como un acto de respeto y expresión de la fe kopimística. Esta neovanguardia parece usar una fuente de las originales: actualiza al entorno digital lo que Gabriel Tarde escribió a principios del siglo XX en Las leyes de la imitación y la sociología.

Track 3, Aceleracionistas: recientemente Alex Williams y Nick Srnicek lanzaron el manifiesto aceleracionista, con mucha potencia los autores conciben las relaciones de poder desde la izquierda. En un texto cuya estructura recuerda a los manifiestos de Debord (el emblemático vanguardista del siglo pasado), los autores hacen un diagnóstico del mundo actual, de la política a la economía para después plantear la solución aceleracionista: una visión que construya el futuro desde el post-capitalismo, una izquierda que apueste por la tecnología y una modernidad que el sistema actuales incapaz de crear, en sus propias palabras, generar “Un bucle de feedback sobre la transformación ideológica, social, económica y de infraestructuras que genere una nueva hegemonía compleja, una nueva plataforma tecnosocial postcapitalista”. Al plantear su batalla desde un espectro ideológico conocido, los aceleracionistas están ganando rápidamente adeptos.

Track 4, los “sin estado”: esta categoría es propia,  me he dado cuenta que en los medios cada vez más proliferan notas de personas que se sienten “sin estado”, se repite y se reproduce; de asumir que el lenguaje es la tecnología más vanguardista, tendríamos que prestar atención a esos personajes. Estos individuos entienden sus relaciones de poder y creatividad entre sus pares, descreen o critican ferozmente las estructuras y superestructuras hegemónicas de poder y su acción política consiste en retarlas sistemáticamente, incluso a costa de su libertad. Ellos replantean el contrato social y lo horizontalizan de manera que pueden funcionar a pesar del Estado.

El remix: Si las vanguardias culturales lograron transformar el siglo XX en todos sus aspectos, las hiper neovanguardias políticas del XXI tienen un efecto similar y más acelerado. De las primaveras en cualquier parte del mundo a Snowden y sus filtraciones, estas nuevas formas de acercarse a lo público desde un lugar de pleno reconocimiento de la realidad están teniendo efectos en el arte, la música, la arquitectura y el cine (justo el ciclo contrario de las exvanguardias). Estas nuevas disputas hacen que los liberales clásicos y los izquierdistas de cepa se escuchen cada vez más caducos. Las vanguardias tecnológicos-políticas quizá son un megamix de lo previo pero con productos que se alejan de lo conocido; sobretodo, reposicionan el combate al vapuleado “fin de la historia” de Fukuyama y traen desde los bordes nuevas discusiones al centro del pensamiento político actual.

 

Selección musical por: @tipographo y @curiousflux

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.