Medios tradicionales vs medios digitales - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Riguroso Remix
Por Antonio Martínez
Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de De... Bloguero. Estudió derecho pero quería ser cocinero, soñaba con ser artista y es defensor de Derechos Humanos, cronista de su época aunque la época se equivoque. Hace todo al mismo tiempo. (Leer más)
Medios tradicionales vs medios digitales
El ecosistema en que coexisten los medios impresos y los digitales es diferente, y a veces alejada de los intereses del lector.
Por Antonio Martínez
18 de octubre, 2016
Comparte

El día de ayer apareció una nota en El Universal que se titula “Robo de contenido pone en riesgo viabilidad de medios”, la “noticia” se dio en el marco de la reunión anual de la asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa. El panel donde se originó estaba compuesto por los siguientes personajes: Carlos Marín, Francisco Santiago, Luciano Pascoe Rippey, Jorge Islas, Javier Tejado y Mario Tascón. La cantidad de equívocos vertidos en la conversación supera el ego de los ponentes.

En términos generales se construyó un argumento en contra de los medios digitales. Carlos Marín no hizo distinción entre Animal Político o SDP Noticias, para él, esos y otros medios actúan como crimen organizado al robar las noticias que los medios tradicionales “producen”. Luciano Pascoe, pese a la violencia creciente contra la prensa, aseguró que “no debemos darle respiro ni tregua a los que están robando nuestros contenidos” porque “si el negocio del cual los periodistas vivimos queda mancillado, evidentemente nuestra profesión va a estar en riesgo”.

Primera pregunta, ¿por qué usar la reunión de la SIP para atacar a los medios digitales? Desconozco las razones políticas para hacerlo. Lo cierto es que estos mismos personajes se han creído dos ficciones de la prensa escrita mexicana: 1) que lo que hacen es periodismo y 2) que las audiencias siguen cautivas de sus medios. Además son los mismos que han minimizado el estado actual de la prensa: financiada por una publicidad oficial descontrolada, silenciada por la violencia en vastas regiones del país y alejada de los intereses del lector.

Segunda cuestión, ¿es correcta la lectura que hacen sobre el funcionamiento del ecosistema de medios impresos vs. digitales? No. Explico:

  1. “El contenido es publicidad”. Uno de las creencias más internalizadas de los periódicos mexicanos es que creen que hacen periodismo. Lo cierto es que el contenido lo miran como un anuncio, el contenido es un simple pretexto para vender algo. Los periódicos, durante el siglo XX gozaron de no tener competencia y el sistema de anuncios ayudó a generar los emporios mediáticos que languidecen en la actualidad. Desafortunadamente para los periódicos la ecuación ha cambiado drásticamente: la audiencia cautiva se esfumó y con tantas opciones para informarse, copiar boletines gubernamentales, reproducir despachos internacionales y hacer una débil cobertura local ya no es suficiente. En todo caso “el robo de contenido” ha exhibido la pobreza del mismo. Ningún contenido vale un anuncio, los medios digitales han entendido que la dinámica es dialógica y comunitaria, que el contenido debe servir a su comunidad y esto le agregará valor. No es que el supuesto robo de contenido reste valor al trabajo periodístico es que el contenido-como-anuncio ya no le sirve al lector actual.
  2. Compartir contenido aumenta el valor del mismo, no al revés. El negocio que ven amenazado solo lo está si se piensa que la única razón por la que se tiene un medio es para hacer dinero. En cualquier caso, los medios internacionales han batallado para reorganizar su vida en la era digital. Los sistemas de pago en general han sido un fracaso; es verdad que medios como el New York Times o el Financial Times tienen métodos de suscripción funcionales, pero seamos realistas: Milenio o Proyecto 40 no son el New York Times (y están a años luz). La única razón por la que funciona en estas plataformas y no en otras es porque el contenido que se obtiene es original y de gran calidad, no la copia de los boletines de presidencia. Según Ken Doctor, consultor de Newsconomics, las paywalls establecidas entre 2012 y 2014 tuvieron un buen comienzo para después estancarse; además, dice Doctor, parte de su fracaso se debe a la barrera que establecen entre el medio y el lector. La propiedad intelectual de las noticias es, por decir lo menos, una locura que no entiende cómo funciona internet. En 2014, los medios alemanes decidieron que el hecho de que Google indexara las noticias era dañino para ellos, que de hecho debería pagarles, el VG Media group quería el revenue equivalente al 10% del tráfico total mundial que llegara a sus periódicos. Evidentemente perdieron. Unos años antes, un consorcio de medios belgas demandaron a Google por incluirlos en el buscador (pese a que esto les genera tráfico) y le exigieron una remuneración económica, la compañía les pagó al tiempo que los eliminó de sus índices; acto seguido los mismos periódicos demandaron a Google porque al no aparecer en el buscador, estaban perdiendo dinero. Moraleja: no es que nadie les robe nada, es que son malos monetizando el tráfico que les llega.
  3. Carlos Marín asegura que sus medios sostienen una sólida estructura de información de reporteros, editores, fotógrafos, etc. Sin embargo cuando uno revisa sus primeras planas no encontramos investigaciones originales sino declaraciones de algún secretario o el presidente. Encontramos también boletines gubernamentales revolcados. Todo esto a cambio de una jugosa partida de publicidad oficial, la infraestructura se sostiene no tanto por los lectores sino por su trato con el gobierno. En ese caso si la información copiada es un boletín o una declaración no debería tener propiedad intelectual al ser pagada con dinero público. Atendiendo a las tratos estratosféricos de publicidad gubernamental vale la pena preguntar si todo ese andamiaje que presume se refleja en: seguridad social y protección para periodistas, un salario digno, tiempo y capacitación para investigar, equipamiento y tantas otras prestaciones que medios con los que sueñan sí tienen.

En el verano de este año, en Marruecos, un grupo parecido al reunido en la SIP (y con el mismo tono) propuso este disparate: como los periódicos pierden tanto por compartir noticias el gobierno debería prohibir compartir periódicos. La Federación Marroquí de periódicos pretende que se multe al ciudadano que en un café comparte la copia de un periódico impreso. El ridículo caso ilustra bien la psique de nuestros inflamados periodistas. La falla no es la falta de cobro o el cargo por distribución de boletines. La falla se encuentra en la falta de innovación y en la necesidad de construir comunidades más fuertes. No solo eso, sino que deberían dejar de ser hipócritas y reconocer que no hacen periodismo sino anuncios, copiar boletines no es reportear. Los medios digitales como Horizontal o Animal Político somos buen ejemplo de lo que se puede hacer si nos salimos del imperio del click y la publicidad y construimos comunidad en lugar de audiencias.

 @antoniomarvel

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.