Agenda universitaria para la vía civil de la seguridad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ruta Crítica
Por Ernesto López Portillo
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigi... Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto para la Seguridad y la Democracia -Insyde- (2003-2016). Ashoka Fellow.+Derechos+Seguridad+Derechos. (Leer más)
Agenda universitaria para la vía civil de la seguridad
En el Programa de Seguridad Ciudadana de la Ibero desarrollamos 10 propuestas concretas y alternas a la vía militar de la seguridad, que van desde investigación aplicada para la incidencia hasta la justicia transicional. Hay propuestas y las estamos impulsando.
Por Ernesto López Portillo
22 de septiembre, 2022
Comparte

Uno de los motores de la vía militar de la seguridad es la debilidad o ausencia de propuestas y experiencias creíbles de seguridad en vía civil. Mucha gente jamás ha pasado por una vivencia positiva en seguridad con las autoridades civiles y justo por eso cree en el mito militarista de la recuperación de la paz, aceptando ceder el liderazgo a las instituciones castrenses. Desde la Universidad Iberoamericana Ciudad de México tenemos propuestas en vía civil y las estamos impulsando.

Todos los días trabajamos para ayudar a construir la seguridad ciudadana en México. Nuestra oposición a la vía militar se funda principalmente en la convicción de que la seguridad solo funcionará en verdad para proteger y servir a la gente si ésta participa en todo el ciclo de política pública; eso es la seguridad ciudadana: las personas van al centro. Las Fuerzas Armadas tienen un perfil doctrinal y profesional que las aleja e incluso confronta con esa orientación.

En el Programa de Seguridad Ciudadana acabamos de actualizar nuestra definición: La seguridad ciudadana es un bien público coproducido con la participación de la sociedad civil y la responsabilización de actores estatales, que habilita modos de convivencia democráticos para reducir los riesgos, los temores y los daños de manera efectiva y sostenible, aplicando de manera transversal los enfoques de derechos humanos, género e interculturalidad.

Recientemente el Programa fue convocado a participar en una nueva coalición a favor de la paz y entregamos 10 propuestas concretas en las que ya trabajamos desde hace años con diferentes grados de implementación:

  1. Agenda política sobre plataforma de incidencia. Proponemos consolidar coaliciones sociales a favor de la seguridad ciudadana con agenda de mínimos y estrategias políticas de incidencia, conducidas por mesas permanentes de coordinación. No habrá incidencia sin innovación en las metodologías para lograrla.
  2. Pedagogía y comunicación (la disputa de narrativas). La más importante vía de reemplazo del paradigma autoritario de la seguridad enfocado en el uso de la fuerza, la intervención militar y el castigo penal, por el paradigma de la seguridad ciudadana, es la pedagogía política y social enfocada a favor de ésta. La propuesta es construir narrativas basadas en plataformas pedagógicas y de comunicación acordes a los formatos actuales de disputa de narrativas. No habrá seguridad ciudadana si ésta no es significada desde los territorios como una promesa convincente.
  3. Investigación aplicada para la incidencia. Habiéndose negado en 1995 la inclusión del Centro Nacional de Investigaciones en el anteproyecto original de la ley que creó el Sistema Nacional de Seguridad Pública, no se ha acumulado ahí en 27 años una plataforma de prácticas promisorias y buenas prácticas basadas en evidencia. La propuesta es construir en las instituciones de educación superior centros especializados vinculados a la toma de decisiones. Hemos documentado decenas de centros de pensamiento que lo hacen a lo largo del mundo y tenemos una propuesta concreta de Centro de Investigación Aplicada para la Seguridad Ciudadana.
  4. Programas escolarizados de alta especialidad. La agenda de los centros de investigación aplicada o de departamentos y facultades de las universidades debe vincularse, a su vez, al diseño de programas innovadores en seguridad ciudadana orientados a la incidencia, desarrollando cuadros expertos vinculados a la vez a la investigación y a la formación (buena práctica formativa).
  5. Programas no escolarizados para el aprendizaje acelerado por parte de operadores de gobierno. Proponemos multiplicar la oferta de programas de formación en aspectos técnicos útiles para su aplicación práctica por parte de operadores de gobiernos que no cuentan con referentes de mejora. La agenda de contenidos debe ser construida con las propias instituciones, dialogando con gobiernos ubicados en desarrollo nulo, medio y avanzado en políticas de seguridad ciudadana.
  6. Laboratorios sociales de innovación. La sociedad civil organizada y la academia ya cuentan con experiencias y saberes que muchas veces incluyen la mejor evidencia disponible para responder qué funciona y qué no funciona para reducir las violencias. Las metodologías de laboratorios sociales de innovación instalan espacios de auténtico diálogo y escucha profunda y activa y fuerzan la construcción de “prototipos” para resolver problemas concretos. Su instalación debe aprovechar las metodologías de diálogo que ya usan las organizaciones y los colectivos, enfatizando el compromiso de construir propuestas concretas de aplicación práctica.
  7. Centro Nacional de Evaluación y Certificación de Servicios de Seguridad Pública. Proponemos reemplazar el Sistema Nacional de Seguridad Pública con esta entidad. Este órgano aprendería de entidades oficiales y académicas que ya hacen evaluación de políticas públicas y de experiencias de certificación en los ámbitos público y privado. Diseñado como un órgano de Estado autónomo y sujeto a un órgano de gobierno ciudadanizado, el Centro estaría facultado para reconocer con validez el cumplimiento de estándares de servicio homologados para la prevención de las violencias y el delito, la función policial, la investigación de los delitos y la reinserción social.
  8. Unidades modelo de liderazgo para la seguridad ciudadana. Los gobiernos necesitan construir el saber para redirigir su política de seguridad hacia el paradigma de la seguridad ciudadana. Proponemos inducir en ellos el diseño de marcos de referencia que orienten hacia el objetivo, el plan estratégico, el diseño orgánico y los estándares de operación de unidades coordinadoras que aseguren el liderazgo a favor de la seguridad ciudadana, respaldadas por los poderes ejecutivos estatales y municipales.
  9. Reforma policial democrática. Ya cuenta México con experiencia práctica de mejora policial en algunos municipios, entidades y en la Ciudad de México. Su documentación sin embargo es exigua o nula. La reforma policial democrática necesita referentes de conocimiento creíbles; las universidades deben participar publicando muestrarios de mejoras documentadas con los métodos aceptados, tarea a ser implementada por las entidades de investigación aplicada para la incidencia. Esta propuesta ha sido validada por muchos años en entrevistas con operadores policiales de los tres órdenes de gobierno.
  10. Justicia transicional. Nos postulamos a favor de avanzar en la activación de auténticos mecanismos de Justicia Transicional, trazando una pedagogía que vincule las atrocidades y su repetición con la reproducción del paradigma fallido hegemónico de seguridad.

Hay propuestas y las estamos impulsando. El reto desde nuestra mirada es fundamentalmente pedagógico. Estamos en ello.

@ErnestoLPV

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.