Cienfuegos y la seguridad nacional; nada sabemos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ruta Crítica
Por Ernesto López Portillo
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigi... Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto para la Seguridad y la Democracia -Insyde- (2003-2016). Ashoka Fellow.+Derechos+Seguridad+Derechos. (Leer más)
Cienfuegos y la seguridad nacional; nada sabemos
Así como no sabemos por qué se retiraron los cargos en Estados Unidos y se mandó de vuelta a México a Cienfuegos, tampoco sabemos por qué se saca a tal velocidad esta delicada reforma a la ley de seguridad nacional.
Por Ernesto López Portillo
14 de diciembre, 2020
Comparte

“Como representante electa del pueblo de Alemania, es mi trabajo asegurar que las ambiciones personales de quienes sirven a ese pueblo se mantienen bajo control”. Recojo la frase de la película War Machine, que enseña el momento en que una legisladora de ese país de Europa cuestiona a profundidad al general de los Estados Unidos a cargo de las operaciones en Afganistán, quien viaja por ese continente buscando apoyo para incrementar las tropas. La funcionaria electa de un poder somete a control democrático al funcionario designado de otro poder.

¿Qué tanto es ficción esa secuencia? Para México, mucho. Sería interesante hacer una investigación para enlistar las personas en el poder legislativo federal que alguna vez han cuestionado a profundidad decisión alguna en seguridad nacional. El ejemplo a mi parecer excepcional y paradigmático fue Adolfo Aguilar Zínser, senador con quien coincidí a finales del siglo pasado, yo en el cargo de secretario técnico de la entonces comisión especial de seguridad pública. Él representó lo que jamás he vuelto a ver, una propuesta legislativa auténticamente independiente, especializada y democrática en seguridad nacional que, como tal, coloca en el eje del diseño institucional el sistema de pesos y contrapesos.

Toda mi carrera profesional he confirmado que la seguridad nacional en México es una caja negra donde la rendición de cuentas, en estricto sentido, no entra. Lo recordé recientemente en múltiples entrevistas asociadas al caso Salvador Cienfuegos (sugiero mirar este espléndido texto de Ximena Medellín al respecto). Ahora lo enfatizo de nuevo, luego de las reformas a la ley en la materia aprobadas hace unos días en el Senado y que previsiblemente pasarán hoy mismo en la Cámara de Diputados.

De la seguridad nacional sabemos poco o nada y los mecanismos de pesos y contrapesos están apagados, comenzando por la comisión bicameral del Congreso y siguiendo por el poder judicial. No se diga el control social informal, apenas activado con esfuerzos de investigación académica y periodística que, al final, no han tenido impacto estructural en la opacidad crónica y en la disfuncionalidad de la rendición de cuentas.

La reforma busca principalmente regular la actividad de agentes extranjeros en México. Los méritos de la propuesta pueden en efecto ser muchos, lo mismo sus problemas. Solo que no hay manera de analizar y discutir ni unos ni otros porque la orden fue aprobar sin deliberar. El miércoles 9 de diciembre se presentó al pleno del Senado, el texto se fue a comisiones y en un rato regresó con dispensa de todos los trámites (primera y segunda lectura) y se votó. La presentación y aprobación llevó unas horas.

Lo que estuvo en juego en esas horas, según testimonios que recogí desde el Senado, fue la disputa entre el senador Ricardo Monreal y el secretario Marcelo Ebrard, dada la concentración de atribuciones de control sobre los agentes extranjeros en la Secretaría de Relaciones Exteriores. No se discutió si la propuesta mejorará o debilitará la cooperación binacional en tareas de investigación y persecución de la delincuencia transnacional organizada.

Pero solo dos días después, el viernes 11, William P. Barr, fiscal general de los Estados Unidos, criticó severamente la reforma, primero apuntando que gracias a la voluntad de cooperación fue que se entregó a Salvador Cienfuegos a la justicia mexicana y luego asegurando que la regulación por aprobarse dificultará la cooperación, pondrá en mayor inseguridad a los habitantes de ambos países y “solo beneficiará a las violentas organizaciones criminales transnacionales”.

Así como no sabemos por qué se retiraron los cargos en Estados Unidos y se mandó de vuelta a México a Cienfuegos, tampoco sabemos por qué se saca a tal velocidad esta delicada reforma. Lo que sí sabemos es que mientras acá se habla de una reforma que fortalece el respeto a la soberanía, en el vecino del norte se habla de una reforma que beneficia a la delincuencia.

Hace apenas unos días los países eran grandes socios y por eso Cienfuegos regresaba; ahora el fiscal Barr le tiene que recordar públicamente esa sociedad al presidente de México. ¿Qué está pasando realmente? No sabemos y quizá nunca sabremos porque no hay quién ejerza poderes de fiscalización. Lo que sí sabemos es que la reforma que seguramente se estará aprobando hoy es la adecuada para el gobierno de México, pero no lo es para el de los Estados Unidos.

Dos cosas tengo claras; primero, cuando dos países tienen diferencias públicas en seguridad es síntoma de que los canales de diálogo y cooperación no públicos están en crisis; segundo, los agentes extranjeros bajo ninguna hipótesis informarán sus hallazgos al país en el que están acreditados, sino bajo las condiciones impuestas por su país de origen, lo cual hace inoperante la reforma en los términos que sería aprobada (los he visto operar por treinta años).

¿Qué está pasando en realidad? No hay manera de saber.

@ErnestoLPV

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.