De Fox a AMLO, siete veces más militares en las calles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ruta Crítica
Por Ernesto López Portillo
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigi... Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto para la Seguridad y la Democracia -Insyde- (2003-2016). Ashoka Fellow.+Derechos+Seguridad+Derechos. (Leer más)
De Fox a AMLO, siete veces más militares en las calles
Con la evidencia disponible sabemos que la militarización ha venido caminando por encima de las diferencias entre los partidos políticos y que no se ven afectados los niveles superiores de confianza en el espectro nacional, sean cuales sean las violencias, la delincuencia, la inseguridad y las violaciones a los derechos humanos.
Por Ernesto López Portillo
13 de junio, 2022
Comparte

Tuvimos 35,500 militares desplegados en promedio anual en tareas de seguridad pública en el sexenio de Vicente Fox y para mayo de 2022 el número llegó a 239,865, según el monitoreo permanente que hacemos en el Programa de Seguridad Ciudadana de la Ibero Ciudad de México. Se multiplicó la cantidad en poco más de siete veces. Pero en esta historia el saldo civil y el militar son muy distintos.

A casi un cuarto de siglo de haber sacado masivamente a los militares a la calle, la Sedena y la Semar duplican la percepción social de efectividad “para prevenir y combatir la delincuencia”, en comparación con la policía preventiva municipal. Es más, a tres años de operaciones de la Guardia Nacional y sin evidencia que compruebe con los métodos aceptados su eficacia para las tareas policiales, merece más de 70 por ciento de percepción de confianza, esto es 20 puntos más que la policía estatal.

Ya podemos afirmar sin la menor duda que la militarización de la seguridad jamás fue un proyecto de uno u otro gobierno, de una u otra ideología, representando más bien una tendencia histórica de raíces estructurales que alinea a las fuerzas políticas y a la sociedad misma. Dice Wolf Grabendorff que más que hablar de militarización, debemos hablar de escasez de autoridades civiles. La hipótesis nos hace pensar también en el militarismo, la etapa actual en la que la Presidencia de la República pone a las Fuerzas Armadas por encima de las autoridades civiles, decisión que igual es apoyada o tolerada mayoritariamente por las fuerzas políticas y la sociedad.

Lo otro que podemos aseverar es que la militarización de la seguridad está disociada de sus resultados. Vamos reconfigurando nuestras hipótesis porque la evidencia acumulada confirma que los militares no reducen las violencias (hay investigación con base empírica que muestra lo contrario), al tiempo que las Fuerzas Armadas permanecen entre los primeros lugares por quejas asociadas a las violaciones más graves a los derechos humanos. Las aplicaciones 2016 y 2021 de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad confirman que los militares superan a los civiles en señalamientos por tortura.

Apenas en una conferencia que impartía hace unos días me enfatizaban que faltan las mediciones empíricas locales para identificar y diferenciar los niveles de confianza hacia las instituciones castrenses, sugiriendo que serían encontradas percepciones negativas ahí donde más tiempo han sido desplegadas. Puede ser, necesitamos esas mediciones y nuestras hipótesis pueden alterarse.

Pero con la evidencia disponible sabemos que la militarización ha venido caminando por encima de las diferencias o aparentes diferencias entre los partidos políticos y que no se ven afectados los niveles superiores de confianza en el espectro nacional, sean cuales sean las violencias, la delincuencia, la inseguridad y las violaciones a los derechos humanos.

La hipótesis más relevante que pongo a discusión, habida cuenta de lo anterior, es que la militarización de la seguridad no es, en estricto sentido, un proyecto de seguridad; es más, el militarismo así lo confirma. La escasez de instituciones civiles de la que habla Grabendorff representa una crisis de gobernabilidad precisamente civil, de manera que los gobiernos electos, como lo explica ese autor en la obra citada introduciendo los ensayos de más de 10 países de América Latina, recurren a los militares ante su propia incapacidad de resolver los grandes problemas; solo que, como dice el especialista Ignacio Cano para el caso Brasil, los militares son llamados para resolver y, sin lograrlo, de todas maneras ya no se van.

El militarismo acaso desnuda y refuerza el mito que envuelve la militarización de la seguridad porque, aún sin rendir cuentas exitosas luego de haber prometido una y mil veces la recuperación de la paz, a los militares ahora se les entregan tareas civiles por centenas y se abulta sin parar su presupuesto. El militarismo es la confesión de la incapacidad civil y la transferencia de poder y recursos hacia los militares, aunque estos tampoco sean la salida. Como si a un alumno que no hizo bien la tarea se le pasara al pizarrón a dar la clase.

Tres alternancias, 22 años y cada día más gobiernos ponen de su parte para confirmar la escasez de autoridades civiles. Tal vez si estudiamos más a fondo los incentivos políticos y sociales de la militarización de la seguridad y del militarismo, entenderíamos que de lo que se trata es de caminar rápidamente hacia una gobernabilidad atravesada por el poder de veto militar que, también siguiendo las palabras Grabendorff, avanza en las democracias frágiles.

@ErnestoLPV

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.