La bofetada de México a las víctimas de tortura sexual - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ruta Crítica
Por Ernesto López Portillo
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigi... Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto para la Seguridad y la Democracia -Insyde- (2003-2016). Ashoka Fellow.+Derechos+Seguridad+Derechos. (Leer más)
La bofetada de México a las víctimas de tortura sexual
Cuando el gobierno de López Obrador dice NO al observatorio de la sentencia del caso Atenco, sigue la misma tendencia de Felipe Calderón y de Peña Nieto, uno tras otro negando la supervisión policial externa en el ámbito federal.
Por Ernesto López Portillo
6 de mayo, 2021
Comparte

México decidió incumplir la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del llamado caso Atenco, donde, entre otras medidas, se ordena la creación de un observatorio externo de rendición de cuentas de la anterior Policía Federal, hoy Guardia Nacional.

Este ejemplo es la más reciente confirmación de que el Estado mexicano decide quedarse atrás en la historia de la reforma policial democrática. Como bien lo explica el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, el argumento es que “los órganos de control interno con los que se cuenta cumplen ya con el propósito del observatorio”.

Falso. El observatorio debe tener participación ciudadana, como ordena la sentencia, y el control interno y control externo son diferentes y deben ser complementarios.

La ONU enseña muy bien el modelo integral de rendición de cuentas de la policía. Incluye controles internos y externos. Y entre los externos hay de muchos tipos. He explicado a detalle este modelo pensando en su aplicación a la Guardia Nacional.

¿Por qué debe haber varios controles externos simultáneos, además de los internos? Porque la policía y los gobiernos de los que dependen muestran una y otra vez que los internos siempre son insuficientes. La policía no se controla bien a sí misma y no llegan reformas de fondo.

Justamente en las audiencias del caso Atenco lo expliqué ampliamente ante la Corte. La y los jueces insistieron en el siguiente cuestionamiento de fondo: ¿por qué la policía repite los mismos problemas? Precisamente porque no tiene un contrapeso que abra paso al cambio real, expliqué.

La supervisión externa especializada tiene centenas de ejemplos en el mundo y nació porque ningún otro control externo (fiscalías, poderes legislativos, organismos públicos de derechos humanos), tienen competencias jurídicas y técnicas para revisar en clave sistémica cómo trabaja la policía, y para acompañarla en la mejora estructural.

Hay muchas entidades de supervisión policial externa en otros países. Algunas de estas entidades incluso investigan a la policía y ella ya no se puede auto investigar. Por ejemplo, la Comisión Independiente de Investigación de Jamaica.

Otras entidades, ya bien consolidadas, son famosas por hacer muchas recomendaciones de mejora a la policía, que ésta acepta. Es el caso del Auditor Independiente de San José, California. Trajimos varios casos a México en una conferencia que pueden ver aquí.

Cuando el gobierno de López Obrador dice NO al observatorio de la sentencia del caso Atenco, sigue la misma tendencia de Felipe Calderón y de Peña Nieto, uno tras otro negando la supervisión policial externa en el ámbito federal.

En el 2012 en el Senado Mexicano congelaron la propuesta del Instituto por la Seguridad y la Democracia y del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, de crear el Auditor Especial Independiente de las Policías Federales, dependiente de la Auditoría Superior de la Federación. Todos los líderes parlamentarios firmaron el proyecto y luego lo tiraron a la basura.

La decisión de incumplir la sentencia se da bajo la influencia predominante sobre la Guardia Nacional a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional. La militarización de la función policial federal y de la seguridad está bien documentada por el Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana CDMX.

Antes dijo NO el poder civil y la policía a la supervisión policial externa, ahora dicen NO el poder civil y el militar. Así, México se rezaga más y más en la historia de la reforma policial democrática. Y las víctimas del caso Atenco, sin justicia aquí, accedieron a la justicia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, solo para regresar a México a recibir esta bofetada del gobierno federal.

¿Peor imposible?

@ErnestoLPV

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.