La delincuencia organizada y el Estado, un vínculo íntimo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ruta Crítica
Por Ernesto López Portillo
Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigi... Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana. Fundó y dirigió el Instituto para la Seguridad y la Democracia -Insyde- (2003-2016). Ashoka Fellow.+Derechos+Seguridad+Derechos. (Leer más)
La delincuencia organizada y el Estado, un vínculo íntimo
“Cada nuevo ciclo electoral puede convertirse en una amenaza mayor para el reacomodo del poder criminal y el brote de nuevos ciclos de violencia criminal. El reacomodo periódico del poder, las alianzas y las políticas afectan la zona gris de la criminalidad porque los grupos criminales solo pueden existir y prosperar cuando desarrollan acuerdos de colusión informal con los agentes del Estado”.
Por Ernesto López Portillo
22 de marzo, 2021
Comparte

Fue publicado el libro Votes, Drugs and Violence (Trejo y Ley, 2020). Estamos ante un nuevo material de investigación que escudriña a profundidad en la “relación íntima” entre la delincuencia organizada y el Estado. Los autores no ven un juego de suma cero entre ambas partes, donde una pierde y la otra gana; estamos más bien ante una intersección que ellos llaman “zona gris de la criminalidad”. La describen como “el hábitat de la delincuencia organizada, el ecosistema donde los grupos criminales respiran, crecen, se reproducen y triunfan”.

Nos proponen que cualquier cambio mayor en la esfera del poder del Estado, que distorsiona la relación entre ésta y los grupos criminales, puede desestabilizar esa zona gris introduciendo incertidumbre y generando incentivos para la violencia de gran escala. Dado que los regímenes y sus instituciones definen cómo el poder del Estado es distribuido, entonces las políticas son constitutivas de la delincuencia organizada, exponen.

Sugieren que la zona gris de la criminalidad emerge comúnmente en regímenes autoritarios y está asociada de manera íntima con el aparato represivo del Estado. En la mayoría de los regímenes autoritarios, para permanecer en el poder, los autócratas se apoyan en especialistas del Estado en el ejercicio de la violencia, cuyo principal mandato es reunir información de la disidencia política y castigarla cuando se convierte en una amenaza para la sobrevivencia del régimen.

Los especialistas en ejercer la violencia de los Estados autoritarios son miembros de las unidades especiales de los ejércitos y las policías, de los servicios secretos y de contratistas privados que mantienen acorralada a la disidencia. Para hacer su trabajo de manera efectiva, explican Trejo y Ley, ellos portan una licencia del Estado para matar, torturar y desaparecer a sus enemigos. El libro explora la manera como en varios países, incluyendo México en el régimen de partido de Estado, los autócratas han dado a esos especialistas el acceso al submundo criminal. “Mientras los regímenes autoritarios permanecen estables, el submundo criminal es regulado en paz por los especialistas del Estado en el ejercicio de la violencia”. De hecho, en ese contexto los líderes criminales no necesitan milicias propias para defender su territorio, porque la seguridad les es provista de manera informal por agentes de seguridad del Estado mismo.

Sin embargo, cuando las estructuras autoritarias comienzan a colapsar, la incertidumbre respecto a la protección del Estado puede desestabilizar el submundo criminal y los grupos delictivos tienen poderosos incentivos para militarizar, desarrollar y entrenar sus ejércitos privados, y prepararse para un mundo de competencia y conflicto. Son las elecciones precisamente un factor de turbulencia mayor en la zona gris de la criminalidad, dado que la democracia multipartidista fragmenta el poder del Estado y así rompe la estabilidad de las complicidades propia del régimen autoritario.

“Cada nuevo ciclo electoral puede convertirse en una amenaza mayor para el reacomodo del poder criminal y el brote de nuevos ciclos de violencia criminal. El reacomodo periódico del poder, las alianzas y las políticas afectan la zona gris de la criminalidad porque los grupos criminales solo pueden existir y prosperar cuando desarrollan acuerdos de colusión informal con los agentes del Estado”.

¿Quieren saber más? Nos vemos este miércoles 24 de marzo, donde los autores, invitados por el Programa de Seguridad Ciudadana de la Ibero CDMX, estarán presentado este material soportado en abundante evidencia empírica. Conéctate por esta vía.

@ErnestoLPV

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.