¿Abatidos, asesinadas o muertas? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
¿Abatidos, asesinadas o muertas?
La frase “abatido en enfrentamiento” se ha convertido en lugar común del periodismo de seguridad. Analizar esta terminología −promovida por las autoridades− en el marco del nuevo sistema penal acusatorio permite develar las implicaciones latentes hacia la vulneración de los derechos humanos de las personas implicadas.
Por Insyde
2 de junio, 2014
Comparte

Por: Proyecto Violencia y Medios

Así como en términos marciales no es lo mismo una estrategia que una táctica, en términos discursivos las palabras “abatido/a”, “asesinado/a” y “muerto/a” no son sinónimos. El lenguaje adoptado por la Estrategia Nacional de Seguridad Pública del gobierno federal a partir de 2006 −sin importar quién ocupe la silla presidencial− ha tenido la intención de equipararlos. Para ello, ha utilizado a la repetición mediática para fijar estas ideas al objeto simbólico. En el contexto actual, en donde el discurso periodístico impulsado por las tecnologías de la comunicación se ha convertido en una herramienta imprescindible para construir la idea de justicia que concebimos como sociedad, la repetición ha vuelto a ocupar un espacio preponderante en el discurso del poder.

Un ejemplo nos permitirá argumentar. El pasado 31 de marzo a las 21:06 en la cuenta de Twitter de la Secretaría de Gobernación (@SEGOB_mx) se publicó:

 

 

El trascendido lanzado por la Secretaría de Gobernación se difundió ampliamente en redes sociales y medios de comunicación con un amplio espacio en el que se reafirmaba lo divulgado en la cuenta de Twitter de la dependencia.

La información permaneció sin confirmar desde el 31 de marzo a las 21:06 hasta el 1° de abril pasadas las 14:00hs, cuando el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García, en mensaje a los medios de comunicación anunció:

“Se hicieron pruebas de dactiloscopia en ambas manos, así como comparaciones de imágenes fotográficas para el cruce de sus rasgos fisonómicos, lo que permite confirmar que la identidad de la persona abatida es la de Enrique Plancarte Solís, presunto integrante y líder financiero del grupo delincuencial que opera principalmente en el estado de Michoacán”.

Se confirmaba 12 horas después del trascendido en redes sociales que Plancarte Solís, señalado como uno de los principales líderes del cártel de Los Caballeros Templarios en Michoacán había caído muerto a manos de integrantes de la Secretaría de Marina en una población cercana a la capital del estado de Querétaro.

En este sentido, la frase “abatido en enfrentamiento”es utilizada en el discurso político como referente al uso legítimo de la violencia (el asesinato) por parte de la marina y el ejército en respuesta a los ataques o agresiones recibidos por personas del crimen organizado.

De acuerdo con la ley federal contra la delincuencia organizada de 2006 y con la reforma penal de 2008 (reforma constitucional en materia de seguridad pública y justicia penal), cuando a una persona se le investiga o acusa por delincuencia organizada prácticamente se le suprimen sus derechos humanos, en lo que los criminólogos denominan el ‘derecho de excepción’. Esto quedó plasmado en el artículo 16 constitucional, con respecto a que se les ‘aparta’en el sistema penal acusatorio un espacio ‘excepcional’ para juzgarlo, como la utilización de medidas cautelares inconstitucionales como el arraigo, donde se llega a aplicar la tortura como ‘método de investigación’ o, como en el caso de Enrique Plancarte (junto con los miles de personas asesinadas y desaparecidas en los últimos seis años), la muerte antes de la investigación.

El presente análisis no consta en saber si el concepto “abatido en enfrentamiento” carga el significado exacto del fenómeno social que refiere o, en otras palabras, si su definición es la que encontramos en los diccionarios bélicos o militares. Lo que buscamos no es el significado sino los modos de significación que configuran la forma en que las y los lectores conciben el fenómeno social.

El cuadro 1 refleja la utilización de “abatido en enfrentamiento”en el caso particular de Enrique Plancarte durante los días en que la noticia surgióen los medios de comunicación. El monitoreo permite afirmar que del total de 39 noticias que aparecieron en los siete días, la palabra “abatido”ocupó el 87% de las presencias (34 menciones) como tema principal.

 

cuadro 1. Resultados del monitoreo de la unidad discursiva “abatido en
enfrentamiento”en el caso de Enrique Plancarte.
PALABRAS DÍAS
TEMA PRINCIPAL 31-03 1-04 2-04 3-04 4-04 5-04 6-04 TOTAL %
1 Abatido 7 8 5 2 9 2 1 34 87
Muerto 1 1 2 1 0 0 0 5 13
TOTAL 8 9 7 3 9 2 1 39 100
COMPLEMENTO 31-03 1-04 2-04 3-04 4-04 5-04 6-04 TOTAL %
2 En enfrentamiento 7 8 3 2 4 0 1 25 64
Otro contexto 1 1 4 1 5 2 0 14 37
TOTAL 8 9 7 3 9 2 1 39 100
Fuente: elaboración propia a partir del monitoreo del equipo de investigación, que corresponde al seguimiento de los periódicos y agencias de noticias nacionales y digitales del 31 de marzo al 6 de abril de 2014.

 

A esas 34 menciones de “abatido”se corresponden 25 menciones de “en enfrentamiento”; es decir, en más del 73% de las notas en donde se afirmó que la Semar había ‘abatido’ a Plancarte, se dio como un hecho que había ocurrido “en enfrentamiento”. Un ejemplo:

Reportan muerte de ‘Kike’ Plancarte; abatido en enfrentamiento en Querétaro”. Excélsior

Sin embargo, observamos que este porcentaje decrece conforme los días avanzan: en los primeros dos días el 88% de las notas incluyó el “en enfrentamiento”, pero de los días 2 al 5 de abril las notas que hablaron de un contexto “en enfrentamiento” bajaron hasta ocupar el 43% del total. Un ejemplo:

El operativo que tomó por sorpresa a ‘Kike’ Plancarte y a Colón, Querétaro”. cnn méxico

Es claro que para el día 2 de abril a la Semar se le hizo insostenible mantener en el periodismo la versión de que Plancarte había caído “abatido en enfrentamiento”(sin ampliar los hechos), por lo que tuvo que dar más información del contexto y, a partir de esa fecha, sólo el 18% de las notas volvieron a afirmar que el hecho aconteció bajo dichas circunstancias. Otro ejemplo:

Lo reconocieron y le pidieron que se entregara, pero él respondió con disparos, cayó herido en el lugar y después murió cuando iba a ser trasladado a un hospital”. cnn méxico

Que para el día 6 de abril el contexto de “abatido en enfrentamiento” haya dejado de tener relevancia en el periodismo no representa un peligro para la estrategia de comunicación del gobierno federal, ya que en términos discursivos lo que se busca es el impacto inmediato de la frase que legitima las acciones; si después ésta es desmontada, poco importa, porque su fuerza es emotiva, no racional. Una vez que en los días 31 de marzo y 1 de abril en el periodismo se repitió la frase “abatido en enfrentamiento” en un 88% en las notas, el discurso ya cumplió su misión.

Al generar la unidad discursiva a través de la unión de “abatido” con “en enfrentamiento”, le permitió a la Semar justificar sus acciones; ambas, el tema principal (abatido) como el complemento (en enfrentamiento) son necesarias para cumplir dicha función. Abatido, como verbo aislado, es más sencillo relacionarlo con asesinato, a pesar del lenguaje marcial de la palabra. Y como Plancarte murió, es imposible corroborar la afirmación de la Semar de que “respondió con disparos” y por ello lo “abatieron”.

A pesar de que el Estado puede y debe ejercer legítimamente la violencia, es políticamente correcto y discursivamente útil esgrimir el vocablo “abatir” y otorgarle una connotación heroica a la acción de asesinar. Es aquí donde adquiere importancia el aspecto militar. Se trata de enaltecer las acciones violentas por parte del ejército y la marina; “abatir en enfrentamientoen el contexto militar significa profesionalismo, cumplir con el deber de enfrentar el peligro para restablecer la paz. No es casualidad que el lenguaje utilizado para referirse a asesinatos de miembros de distintos cárteles o las muertes de la población general por parte de éstos, sea utilizado en su sentido más peyorativo.

El cambio en el uso de la palabra asesinar o muerte por la frase “abatido en enfrentamiento” lleva la intención de generar la percepción de que la violencia ejercida por parte del Estado en contextos en donde la información es escasa o confidencial, se hace necesaria, adecuada y debe ser socialmente aceptada.

En síntesis, el ejemplo de Plancarte permite agregar un tercer elemento a la conocida frase “primero se dispara y luego se investiga”, que tanto rechazo ha generado hacia la Estrategia Nacional de Seguridad Pública (rechazo que hizo necesaria la modificación del discurso político del gobierno federal sobre los actos de violencia). Así, ahora se puede afirmar que en la investigación de casos de delincuencia organizada en México primero se dispara, luego se investiga y, de forma paralela, se legitima con el lenguaje en los medios de comunicación.

 

* Proyecto Violencia y Medios de Insyde, COORDINADOR: Sergio Leñero Reveles, INVESTIGADOR: Emilio Carranza Gallardo, VOLUNTARIOS: Verónica del Pino y Mauricio Alarcón. Contacto: [email protected]

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts