close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Antimafia en Palermo: la sociedad civil contra el crimen organizado
En México la “narcocultura” seduce cada vez más autores y públicos presentando el mundo buchón, el mundo de los narcos, como un marco simbólico legítimo donde los cuernos de chivo y ejecuciones sanguinarias son vistas como un nuevo folklore. Algo como el Centro Cultural No Mafia en Palermo puede activar la memoria social y la participación ciudadana.
Por Insyde
17 de junio, 2019
Comparte

Por: José Carlos G. Aguiar (@jcgaguiar)

En la Via Vittorio Emanuele en el centro de la ciudad italiana de Palermo, justo a unos pasos de la catedral consagrada a Santa María Assunta, se encuentra el Centro Cultural No Mafia que abrió sus puertas en julio 2018. En la entrada del edificio se puede leer el letrero: “ayúdanos a construir el no a la mafia más fuerte que nunca. No a la mafia”. Esta es una iniciativa ciudadana donde participan diferentes organizaciones civiles bajo la dirección de Umberto Santino, activista y autoridad en el estudio de la mafia en Sicilia. El espacio es un centro de documentación, exposiciones y conferencias sobre la violencia del crimen organizado contra la sociedad siciliana.

A fin de recordar a los muertos a manos de la mafia, se ha fundado un memorial con los nombres de cada una de las víctimas. El memorial es parte del centro de documentación Giuseppe Impastato, que preserva videos, documentales, testimonios y pertenencias de víctimas y sobrevivientes. Por ejemplo, el gorro de un policía asesinado por un mafioso fue donado por su familia.

Memorial No Mafia en Palermo

Ingreso al memorial No Mafia en Palermo. Foto: Aguiar 2017.

Luego de años de búsqueda de una locación, finalmente el gobierno municipal de Palermo otorgó un edificio en 2018 para el Centro Cultural No Mafia. El Centro tiene una doble función: es, por un lado, un monumento que recuerda a las personas que han sido asesinadas por la mafia siciliana en la historia reciente de Palermo. Por otro lado, el museo tiene como objetivo concientizar y dialogar sobre el impacto social del crimen organizado desde un punto de vista global.

El fenómeno de la mafia está hilvanado con la historia e identidad cultural de Sicilia, tanto en el campo como en la ciudades. De hecho, la mafia siciliana es la forma de organización civil más antigua en la historia de la humanidad que aún se encuentra activa. Desde la Edad Media, grupos de personas armadas y organizadas en familias defendían los intereses de los grandes señores feudales y la iglesia católica en Sicilia. Desde entonces, la mafia amenazaba, extorsionaba y asesinaba. Con el tiempo, estos grupos o clanes de familias comenzaron a funcionar como milicias con el fin de controlar o desaparecer a enemigos, disidentes políticos, minorías sexuales y religiosas tanto como a campesinos rebeldes. Como la bibliografía sobre el tema lo demuestra, la mafia fue el brazo armado de la iglesia católica en Sicilia en el siglo XVI durante la Inquisición.

Santa María Assunta

Santa María Assunta es también venerada como una protectora de la cosa nostra. Foto: Aguiar 2017.

Tiempo después, ya en el siglo XIX los sicilianos hablaban de la “cosa nostra” (nuestra cosa) para referirse a los contactos e intereses entre instituciones y actores armados, a las redes de poder que funcionan al margen de la ley y son posibilitadas por la corrupción. De hecho, el rol de los mafiosos fue primordial para la consolidación del poder político en la isla de Sicilia. Favores, préstamos, seguridad o represión, son algunos de los “servicios” que los mafiosos otorgaban y siguen dando a políticos y elites hasta el día de hoy.

Comercio ambulante en Palermo

La mafia tiene una influencia sobre el comercio ambulante en el centro de Palermo. Foto: Aguiar 2017.

Durante la primera mitad del siglo XX, la mafia jugó un papel esencial en contra del comunismo en Sicilia, persiguiendo a sus líderes y la movilización marxista. En 1978, luego del asesinato del periodista y activista Giuseppe Impastato, se hace evidente que la mafia es una amenaza real y constante para la sociedad siciliana, y que la primera víctima de la mafia es la sociedad civil. Líderes comunitarios, periodistas, jueces, policías y políticos asesinando a éstos por su oposición a la mafia. Más de 800 víctimas han muerto en Palermo a manos de la mafia desde la década de 1970. En 1992 la cosa nostra asesinó al juez Giovanni Falcone y a otras 4 personas con una bomba en una autopista; meses después, también fue asesinado el juez antimafia Paolo Borsellino. La sociedad civil siciliana respondió entonces a los ataques funestos y a la opresión de la mafia como nunca antes, consolidándose de esta forma un amplio movimiento civil antimafia, formado por ciudadanos contra la violencia, corrupción y el poder expansivo de cosa nostra. La justicia italiana comenzó el llamado “maxi proceso” con el que se enjuiciaron y encarcelaron redes enteras de mafiosos y sus aliados en el gobierno y la iniciativa privada.

La mafia no ha desaparecido de Sicilia. Sigue viva y con profundas raíces. La cosa nostra se nutre de la institución de la familia como estructura central de la vida social en Italia, donde se genera la intimidad más poderosa, la complicidad incondicional, y se guardan secretos al interior de la sociedad italiana.

Fiestas patronales de Palermo

Las fiestas patronales en Palermo son patrocinadas por benefactores de la cosa nostra. Foto: Aguiar 2017.

Al mirar a México, el narco pudiera parecerse a cosa nostra. El crimen organizado y su simbiosis con el poder y las élites. Instituciones que se benefician de mafiosos “benefactores” que compran el silencio y perdón. Una relación ambigua con la ley. La familia organizando el crimen. La victimización de la sociedad civil. Pero la escala de violencia es incomparable. A diferencia de Italia, México tiene un estado disfuncional y un aparato de justicia paralizado. Hay más de 200 mil muertos desde 2006, y un número aún desconocido de desaparecidos y otros tantos miles de cuerpos que se encuentran en fosas ilegales por todo el país. Las “narco cocinas” y ranchos donde se destruyen restos de víctimas, son verdaderos campos de exterminio. Luego de más de diez años de crisis del Estado de Derecho e impartición de justicia, hay en México un cúmulo de crímenes de lesa humanidad.

Sin embargo, una gran parte de la sociedad mexicana aún intenta “normalizar” la violencia, o se resiste a conocer la verdad y responder ante el desastre humanitario, hasta que tristemente la violencia la toca personalmente. Mientras el resto del mundo observa horrorizado la espiral de violencia que se expande cada día en México.

Exposición Bandidos Sicilianos

Preparación de la exposición ‘Bandidos Sicilianos’ en el memorial No Mafia. Foto: Aguiar 2018.

El Centro Cultural No Mafia en Palermo estimula la memoria y vinculación de la sociedad civil contra el crimen organizado. En México la “narcocultura” seduce cada vez más autores y públicos, presentando el mundo buchón, el mundo de los narcos, como un marco simbólico legítimo, donde los cuernos de chivo y ejecuciones sanguinarias son vistas como un nuevo folklore. Un memorial puede servir justo para activar la memoria social y la participación ciudadana.

* José Carlos G. Aguiar es profesor titular en la Universidad de Leiden, Países Bajos. Es investigador Nacional (nivel 1) del Sistema Nacional de Investigadores, Consejo Nacional para la Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.