close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Aproximaciones a los costos de la violencia y la inseguridad
México y la región latinoamericana, con sólo el 8 % de la población mundial, registra el 36 % de los homicidios en el planeta, donde las y los jóvenes son especialmente vulnerables. Como consecuencia, el nivel de confianza en las instituciones públicas, como la policía y el sistema de justicia, están entre los más bajos; por tanto, además de representar pérdidas para los afectados, la inseguridad también actúa como un impuesto expropiatorio que afecta la asignación de recursos y debilita el estado de derecho.
Por Insyde
26 de noviembre, 2014
Comparte

Por: Sergio Leñero (@Guachachi) y Rubén Guzmán (@GuzmanRun)

La  inseguridad, además de que pone en riesgo la vida, el patrimonio, la libertad y la salud de las personas, tiene repercusiones en diversos ámbitos del desarrollo. Son impactos colectivos relacionados con la manera como las personas construyen sus vínculos sociales: deteriora el espacio público y acentúa la desigualdad y la exclusión. Estos impactos también tienen costos altos en términos del Producto Interno Bruto (PIB), del gasto público, del desarrollo económico local, del desempeño laboral y educativo e incluso de la esperanza de vida.

El grito de “#YaMeCansé” de [email protected] [email protected] [email protected] encuentra sentido porque el Estado mexicano no ha sido capaz de garantizar el derecho a la vida y al desarrollo en medio de la violencia desbordada de los últimos años, que es perpetuada por la corrupción e impunidad en las instituciones; las cuales, hay que decirlo, se encuentran en su punto más bajo de confianza ciudadana.

México y la región latinoamericana, con sólo el 8 % de la población mundial, registra el 36 % de los homicidios en el planeta, donde las y los jóvenes son especialmente vulnerables. Como consecuencia, el nivel de confianza en las instituciones públicas, como la policía y el sistema de justicia, están entre los más bajos; por tanto, además de representar pérdidas para los afectados, la inseguridad también actúa como un impuesto expropiatorio que afecta la asignación de recursos y debilita el estado de derecho.

En México, ciudadanía y comunidades enteras (grupos de población específica, empresarios locales y grandes empresas, entre otros) han tenido que cambiar la cotidianidad y sus actividades de desarrollo o desenvolvimiento para evitar ser víctimas del delito, lo que ha restringido de distintas maneras sus libertades individuales, sociales y económicas.

De acuerdo con el Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en 2009 la región latinoamericana perdió 331 millones de años de vida. Este cálculo se realiza de acuerdo a la pérdida de vidas humanas de cada país en correspondencia con la expectativa de vida y el total de población. De esta manera en 2009, por ejemplo, Colombia perdió 16 meses de expectativa de vida, El Salvador 21, Guatemala 17 y Venezuela 20. En el caso de México, se tuvo una pérdida de seis meses de vida.

De no haber existido tal cantidad de pérdida de vidas humanas por homicidio en 2009 ─de acuerdo al documento citado─, en promedio, los países de América Latina tendrían una ganancia de $51 dólares en el PIB per cápita. Por ejemplo, en países como El Salvador, Guatemala y Venezuela, se habrían superado los $70 dólares en el PIB per cápita ($78, $72 y $110, respectivamente). En el caso de México, por esta misma consecuencia en pérdida de vidas humanas, el país dejó de percibir un promedio de $42 dólares per cápita en ese año.

Todo tipo de violencia y delito acarrea altos costos económicos, institucionales y sociales porque frena el desarrollo. En el plano microeconómico, reduce las oportunidades de formación de capital humano; en el plano macroeconómico, inhibe la inversión extranjera y la nacional, al mismo tiempo que desalienta el ahorro nacional al disminuir la confianza en el crecimiento de la economía. Empero, el problema no es tan sencillo, porque una mayor inyección de recursos del gasto público no necesariamente deriva en mejores condiciones de seguridad.

La violencia dentro del hogar también daña los proyectos para el desarrollo, no sólo las vidas de sus víctimas. El abuso afecta el rendimiento de [email protected] niñ@s en el colegio y, por tanto, su productividad futura y la rentabilidad de la inversión del Estado en educación. Las mujeres que sufren violencia doméstica son menos productivas en sus lugares de trabajo, y esta reducción de la productividad es una pérdida directa para la producción nacional.

Ante el panorama anterior, es necesario que el estado, antes de diseñar programas o reformas institucionales, estudie y comprenda las causas profundas y multifactoriales de la violencia y la inseguridad y cómo éstas afectan al desarrollo. De lo contrario, cualquier programa o reforma institucional serán sólo respuestas reactivas de corto plazo y no estrategias para garantizar el derecho a la vida y el pleno desarrollo.

 

* Sergio Leñero y Rubén Guzmán son director de Comunicación e investigador de la Dirección de Investigación Aplicada en Policía y Justicia Penal de @Insyde, respectivamente.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.