Ciudades del sur global: migraciones transnacionales, desafíos locales - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Ciudades del sur global: migraciones transnacionales, desafíos locales
Las migraciones son historias que podrían mirarse desde tres actores clave: las sociedades de destino, las comunidades de origen y la experiencia cotidiana de las propias personas migrantes.
Por Rubén Guzmán Sánchez
23 de diciembre, 2019
Comparte

En la antesala de una nueva década y frente a casos de retorno a proyectos nacionalistas, como la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), el triunfo de liderazgos conservadores en Estados Unidos (Trump), Europa (Viktor Orban en Hungría, Jaroslaw Kaczynski en Polonia, Salvini en Italia) y América Latina (Jair Bolsonaro en Brasil), los flujos migratorios se siguen produciendo, pese a engrosamientos de fronteras y el afianzamiento de políticas represivas.

Como si fuese una puesta en escena, las migraciones son historias que podrían mirarse desde tres actores clave: las sociedades de destino, las comunidades de origen y la experiencia cotidiana de las propias personas migrantes.

En el primero, presenciamos la emergencia de discursos políticos, cuyo núcleo es la migración de tránsito o destino, en los que se plantean instancias y normativas para enfrentarla o gestionarla; la inclusión o resistencias en las políticas de educación, salud y trabajo; así como las implicaciones en el reacomodo de sectores económicos.

En las sociedades emisoras, las remesas por migración no solo revitalizan economías familiares y locales, sino influyen en equilibrios macroeconómicos. En Ecuador y Perú, la segunda fuente de divisas son los ingresos por migración; en República Dominicana, Jamaica, Guatemala o El Salvador, representan la primera. México es el tercer receptor de remesas del mundo (después de India y China). Pese a ello, las comunidades de origen experimentan procesos de descapitalización a mediano y largo plazo, debido a la fuga de población en edad productiva.

El tercer actor es la persona migrante, quien se enfrenta a situaciones de riesgo como la degradación ocupacional, por ejemplo, el no reconocimiento a las competencias y cualificaciones adquiridas en sus lugares de origen; a condiciones laborales precarias o en el extremo, la violencia xenófoba. Se vive en este sentido, un proceso regularmente dramático, de desarraigo y nuevo arraigo. En resumen, el proceso migratorio trastoca referentes de identidad personal y colectiva, complejiza la interacción cotidiana, modificando incluso la apariencia de barrios y ciudades.

Es justamente a nivel local y descentralizado donde dicha fusión se manifiesta en interacciones que pueden estresar el fortalecimiento de la paz y la convivencia. De acuerdo con cifras de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe CEPAL las ciudades de América Latina captan el 78% de los inmigrantes y al mismo tiempo son el origen del 73% de los emigrantes internos de la región (Rodríguez Vignoli, 2017- Centro Latinoamericano de Demografía CELADE-CEPAL), lo que significa que tres de cada cuatro migrantes internos se movieron entre ciudades, es decir, entre localidades de 20 mil o más habitantes. Las migraciones se han mundializado, no tanto por los números absolutos en los flujos (aún por debajo del 5% de la población mundial), sino por el reducido número de países que aún permanecen al margen de flujos y rutas migratorias.

Así, las ciudades se convierten en los principales escenarios que determinan patrones migratorios, como polos de atracción de muchos talentos, pero también como destino de millones de personas que buscan algún tipo de empleo, que les brinde mínima seguridad a ellos y sus familias. Sin embargo, las grandes urbes globales como Londres, Nueva York o Sidney ya no son más las únicas que atraen flujos constantes de migración. Cada vez más ciudades de países en desarrollo se convierten en lugares de destino. Por ejemplo, el número de residentes extranjeros en Johannesburgo (Sudáfrica) o Seúl (Corea el Sur) se ha duplicado en los últimos diez años.

En Asia y África se prevé que las ciudades pequeñas, absorban un alto porcentaje del futuro crecimiento de la población urbana del mundo (Naciones Unidas, 2014). Estudios demográficos recientes están demostrando que, a medida que las ciudades de mayor tamaño se tornan menos habitables, algunas medianas o pequeñas se convierten en destinos más demandados.  En América Latina, la migración intra-regional está perfilando con mayor frecuencia a ciudades como Santiago, Buenos Aires, Sao Paulo, Monterrey o Tijuana, como polos de atracción creciente.

Frente a ello, se torna necesario el mayor intercambio de conocimientos y experiencias entre las ciudades, no sólo del norte global (las desarrolladas y tradicionalmente receptoras) sino entre los nuevos polos de migración del sur en países en desarrollo. En América Latina, las políticas migratorias deben ir más allá de la gestión de fronteras y de las competencias exclusivas de gobiernos nacionales o federales -muchas veces sólo enfocadas en el control policial y militar-, para fortalecer iniciativas de cooperación descentralizada en formulación de programas y líneas de acción municipales/metropolitanas, que contribuyan a una mayor gobernabilidad migratoria, en:

  • El reconocimiento de la diversidad étnica-cultural en los procesos de planeación municipal y metropolitanos.
  • La incorporación de variables étnicas para la planificación y desarrollo de vecindarios, enclaves y barrios en transición.
  • La gestión de la seguridad ciudadana con una perspectiva multi e intercultural.
  • La participación de comunidades minoritarias en comités de programación y toma de decisiones.
  • La proyección de un desarrollo territorial urbano, que permitan espacios para la socialización de expresiones culturales, ferias e incluso lugares de expresión religiosa.
  • El fortalecimiento de programas y sistemas de gestión de servicios básicos, desde una perspectiva de inclusión y adaptabilidad.
  • La preservación del patrimonio cultural-étnico y su aprovechamiento para el desarrollo económico local.
  • En una mayor representación en los debates nacionales de política migratoria.

En este marco, la cooperación internacional debe trabajar en plataformas y esquemas para aportar al conocimiento de experiencias sobre colaboración entre gobiernos nacionales y locales; prácticas de asentamiento e integración; participación de interlocutores no gubernamentales, incluidas las comunidades empresariales y las organizaciones de la sociedad civil.

Iniciativas regionales de cooperación han fortalecido líneas de trabajo sobre el tema de migración y ciudades. Por ejemplo el Banco Interamericano de Desarrollo, ha creado la División de Vivienda y Desarrollo Urbano con una agenda vinculada al Objetivo 11 de Desarrollo Sostenible. Ciudades y Comunidades Resilientes.

En esa plataforma se comparten experiencias de programas en áreas urbanas degradadas o irregulares con importante proporción de migrantes. Por ejemplo, el caso del Barrio 31 en Buenos Aires (50% de sus 40 mil habitantes son migrantes), donde se desarrolla una estrategia encaminada a integrar el barrio a la ciudad. Invito a que miren De asentamiento informal a barrio: integración social y urbana de la Villa 31 en Buenos Aires donde podrán conocer con mayor precisión esta experiencia.

A los retos que afrontan las ciudades del sur global -donde se insertan las ciudades latinoamericana-, se debe adherir la variable migración, fenómeno que puede complejizar el sistema de distribución de recursos y generación de oportunidades; la distribución/niveles de segregación territorial; así como los contextos de convivencia/violencia y en términos más amplios, trastocar el ejercicio de derechos.

El reconocimiento de la migración puede conducir a un mayor grado de democracia, y su negación, por el contrario tiende a debilitarla. Por ello, en la tercera llamada de un nuevo decenio, las redes de cooperación metropolitana/municipal en la gestión migratoria, se proyectan como un cuarto actor en la escena regional latinoamericana, que deberá vincularse a los esfuerzos nacionales, para adaptarnos a una trama social que nos ha alcanzado y que hace de la construcción de paz, una alternativa para un desenlace desde el ámbito local.

* Rubén Guzmán Sánchez (@GuzmanRun) es Internacionalista. Consultor en temas de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Referencias:

Rodríguez Vignoli Jorge (2017) “Efectos de la migración interna sobre el sistema de asentamientos humanos de América Latina y el Caribe”, en Revista CEPAL –Centro Latinoamericano de Demografía, No. 123, diciembre de 2017, pp. 9-34.

Organización de las Naciones Unidas (2014). Departamento de Asuntos Económicos y Sociales DAES.

Maldonado Valera, Carlos; Jorge Martínez Pizarro y Rodrigo Martínez (2018) Protección social y migración. Una mirada desde las vulnerabilidades a lo largo del ciclo de la migración y de la vida de las personas, en Documentos de Proyectos, Comisión Económica para América Latina CEPAL, Santiago.

Martínez Guzmán, Vincent, Eduardo Andrés Sandoval Forero (2009) (Editores) Migraciones, Conflictos y Cultura de Paz.  Cátedra UNESCO de Filosofía para la Paz Programa Oficial de Postgrado en Estudios Internacionales de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universidad Jaume I-Universidad Autónoma del Estado de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.