Corredor Seguro para Mujeres de Ciudad Juárez - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Corredor Seguro para Mujeres de Ciudad Juárez
En Ciudad Juárez, al diseño ambiental para la prevención del delito se sumó el enfoque de género, que permitió enfocar los esfuerzos en acciones que buscan integrar elementos físicos o simbólicos dentro del espacio público para que la ciudadanía se sienta con mayor confianza de habitarlo y esto a su vez cambie aún más las dinámicas de estos espacios. Esto dio lugar a la creación del Corredor Seguro para Mujeres.
Por Brissa Maltos
22 de marzo, 2021
Comparte

“Alejandra, ¿qué haces aquí?”, gritó un hombre desconocido que jaló a Abigail de la muñeca cuando bajó del transporte público e intentó subirla a un automóvil sin placas. Abigail tiene 17 años, es originaria de Oaxaca y estudia enfermería en una escuela ubicada en el centro histórico de Ciudad Juárez, cursa sexto semestre y como muchas mujeres en la frontera se traslada en el transporte público. Como parte de su rutina cotidiana utiliza algunas estrategias para sentirse más segura durante sus trayectos, como caminar en grupo o estar alerta por si “algo” sucede “saber reaccionar”. Sin embargo, un intento de levantón a plena luz del día es algo para lo que difícilmente se puede estar preparada. Abigail afortunadamente lo estuvo, logró zafarse con una maniobra que aprendió de la maestra Ana García, cita negra Dan de Taekwondo. Abigail contó esta historia a todas las asistentes del taller de defensa personal que tomaba todos los sábados. Al igual que otras mujeres buscaba herramientas y estrategias de autodefensa y este taller es justo una iniciativa que forma parte de la larga cadena de procesos sociales e institucionales que buscan cambiar las dinámicas en el espacio público, a través de la prevención situacional de la violencia y el enfoque de género.

Ciudad Juárez es una de las fronteras más importantes de México debido a su gran relevancia económica y ubicación geográfica. Sin embargo, nuestra ciudad ha sido reconocida por una de las problemáticas más preocupantes a nivel local e internacional: la violencia contra las mujeres. Según Julia Monárrez, académica del COLEF, el centro de Ciudad Juárez es un hot spot (un punto caliente) debido a los altos índices de desaparición y feminicidio en la zona. Tratados, recomendaciones, sanciones y acuerdos internacionales han señalado diversas acciones para contrarrestar esta problemática. Una de ellas es la creación de mecanismos de adelanto de las mujeres, que en el marco de su mandato está la obligación de generar políticas de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

Como parte de estos esfuerzos, el Instituto Municipal de las Mujeres de Ciudad Juárez realizó una línea base de investigación para conocer la percepción de las mujeres sobre la inseguridad en la zona centro del municipio y emprender acciones de prevención situacional de la violencia contra las mujeres i. Entre los hallazgos principales se puede destacar que el 40% de la población encuestada consideró que el alumbrado público se encontraba en muy mal estado; el 30% señaló que las banquetas estaban en mal estado y el 66% de las y los comerciantes y vecinos consideraron que las áreas verdes también estaban en muy mal estado. En contraparte, al preguntarles las zonas en donde se sentían más seguras y seguros, destacaron avenidas emblemáticas y reconocidas por su accesibilidad peatonal, por sus actividades culturales y por la continua inversión que se ha realizado en estos espacios en particular.

Por un lado, la percepción compartida de un espacio urbano deterioriado e inseguro  -especialmente de los servicios públicos-, indicaba una atención prioritaria. Así pues, el primer eje de intervención se enfocó en la infraestructura urbana con enfoque de género. Por otro lado, la distancia espacial entre los puntos altamente considerados seguros y los espacios considerados inseguros era de algunos pocos metros. ¿En dónde radicaba la diferencia? En cómo se daban las interacciones dentro de esos espacios: las personas se sienten más seguras en calles que reciben mantenimiento e inversión continua y donde transitan más personas. Por ello, el segundo eje de intervención se enfocó en estrategias de activación sociocultural.

Como parte del equipo de investigación, nos tocó definir el área de intervención y cuáles zonas concretas deberían priorizarse. Esto nos permitió hacer un mapeo inicial de intervención que fue tomando forma a partir del desarrollo de diversas mesas de trabajo con vecinas, vecinos y comerciantes de la zona. Como resultado de este esfuerzo colaborativo se obtuvo un diagnóstico situado que permitió establecer prioridades y planes de acción basados en información relevante del contexto.

Una premisa básica del enfoque de género es visibilizar la percepción y vivencia diferenciada de la inseguridad que suelen tener mujeres y hombres. Una cifra que llamó nuestra atención es que 7 de cada 10 mujeres se sentían muy inseguras en el centro histórico en el 2017; en contraste, cuando le preguntamos a los hombres su percepción de inseguridad la cifra bajó a 4 de cada 10. Este dato nos permitió identificar las zonas en donde las mujeres se percibían más inseguras, seleccionar los puntos estratégicos para intervenir, ubicar herramientas o cambios en la infraestructura.

Una de las metodologías que utilizamos fue el Crime Prevention Through Environmental Design (CPTED), que podría traducirse como la Prevención del Delito a través del Diseño Ambiental.  Esta metodología le da sentido y orientación a la prevención situacional, la cual, según los hallazgos teóricos realizados por criminólogos ii a inicios de la década de los setenta en el Reino Unido y continuados en otros países, se sostiene en los siguientes objetivos:

  • Reducir las oportunidades para cometer delitos, aumentando el esfuerzo y la percepción de riesgo para el potencial delincuente.
  • Disminuir la percepción de inseguridad por parte de la población en espacios públicos concretos.
  • Promover el control social de la comunidad sobre los espacios urbanos comunes.

Así pues, al diseño ambiental para la prevención del delito le sumamos el enfoque de género, lo que nos permitió enfocar nuestros esfuerzos en acciones que buscan integrar elementos físicos o simbólicos dentro del espacio público para que la ciudadanía se sienta con mayor confianza de habitarlo y esto a su vez cambie aún más las dinámicas de estos espacios.

De este análisis surgieron tres variables que se articularían en uno de los principales proyectos impulsamos para la prevención situacional de la violencia de género en el espacio público: el Corredor Seguro para Mujeres. El eje de infraestructura busca recuperar espacios públicos en deterioro ubicados en el Centro Histórico de Ciudad Juárez para transformarlos en infraestructura útil para la prevención de la violencia de género. El eje de reconstrucción del tejido social y los lazos comunitarios busca fomentar el encuentro y desarrollo de las familias que habitan, transitan y laboran en el Centro Histórico, a través de programas de prevención de la violencia, capacitación y la activación de espacios públicos para el posicionamiento de agendas culturales.  El eje de tecnología busca consolidar el uso de la aplicación “No Estoy Sola” y fomentar la utilización de las tecnologías para la prevención de la violencia. A continuación se aporta información sobre las diversas iniciativas que desde estos tres ejes fueron dándole carácter y sentido al Corredor.

Infraestructura para la prevención del delito

Carmen es una mujer de 55 años que diariamente acude al Centro Histórico de nuestra ciudad para trabajar en uno de los baños públicos que forman parte de la red de infraestructura urbana con perspectiva de género que conforman el Corredor Seguro Para Mujeres.

“A veces llegan y me cuentan que tienen una tía que su esposo la golpea y que sus hijos están chiquitos. Yo les digo: ‘mira, puedes acercarte al Instituto, yo misma te llevo de aquí o hablo para que venga por ti. Ellas te canalizan y te ayudan’. Todo es gratuito para ayudar a las mujeres en situación de crisis que se sienten solas, que piensan que deben de estar ahí donde están. Aguantando todo porque se sienten solas. Entonces aquí en los baños públicos se hace el vínculo para que ellas puedan ser mejor tratadas, que se defiendan y luchen por salir de donde están. Esa es la ayuda que se les da aquí, que aparte de dar un servicio, se les da la orientación para que salgan de donde están y que sepan que no están solas. Siempre hay alguien que las ayude, solo es cuestión de que se acerquen”, platica Carmen, mientras atiende a la gente.

La construcción del edificio para las instalaciones del Instituto Municipal de las Mujeres, la instalación de 5 baños públicos, 7 casetas de vigilancia climatizadas con sistema de cámaras de vigilancia de la zona en donde se encuentra personal de la Policía Municipal durante las 24 horas, circuito de ciclovía de 5 kilómetros, señalética de identidad que orienta las herramientas y elementos del Corredor Seguro para Mujeres, así como recuperación de espacios públicos y cruces peatonales, son algunos de los avances que se han hecho en esta materia durante los últimos cuatro años.

Los 5 baños públicos habilitados para personas con discapacidad y con cambiadores para niñas/os y bebedero, se gestionan de manera coordinada para su funcionamiento con la organización Sin Violencia A.C.; el costo simbólico del sanitario es para su autosustentabilidad y el excedente se dona a un refugio para mujeres en situación de violencia extrema. Las mujeres que atienden estos espacios además están capacitadas en perspectiva de género, primeros auxilios emocionales y canalizaciones, por lo que cuenta no solamente con material informativo, sino con un directorio para poder orientar a la ciudadanía sobre diversos temas.

Mapa del Corredor Seguro para las Mujeres, Instituto Municipal de las Mujeres-Ciudad Juárez, 2018.

Elia Orrantia, directora de la organización Sin Violencia A.C., menciona al respecto: “Aspiramos a que los baños marquen una diferencia. Todos sabemos que los baños de las mujeres deben de tener ciertas necesidades como encontrar una toalla femenina, medicamentos, es decir, proveyendo algunos de los servicios más allá de los baños públicos. Que verdaderamente sea un espacio de protección y que sean también una fuente de ingresos que ayude a la organización a solventar aquellos recursos que no están etiquetados en ninguno de los proyectos, como los seguros del inmueble, de los vehículos, estacionamientos del equipo que sale a trabajo de campo y los mismos servicios de la organización que en algunos proyectos no tenemos cómo financiar”.

Uso de la tecnología para la prevención del delito

Anteriormente ya existían  botones de pánico, sin embargo las autoridades no siempre alcanzaban a llegar a tiempo, por lo cual no era una medida que ayudara a la ciudadanía y que muchas veces por el contexto era archivada como una “falsa alarma” por la policía municipal, ya que solo se contaba con la alerta pero no con información sobre quienes reportaban. Por ello, además del botón de pánico, diseñamos una estación digital con enlace directo al centro de Respuesta Inmediata de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Estas estaciones digitales cuentan con cámara frontal para saber las características de la persona que hace el reporte, cuentan con cámara panorámica que ayuda a saber qué existe alrededor de quien hace el reporte, micrófono para comunicarse, bocina para alertar la emergencia a quienes se encuentra alrededor. En la práctica también son puntos de conectividad, cuentan con conexión Wifi gratuita  y en las bocinas además de sonar la alarma del reporte, creamos el proyecto de la “Radio del Corredor Seguro para Mujeres” donde se ofrecen contenidos musicales e informativos para la ciudadanía.

Participación comunitaria

Por otra parte, la recuperación de espacios públicos a través de la coparticipación comunitaria busca del uso del espacio público como punto de intercambio cultural, de esparcimiento y seguridad para todas las personas, así como el fomento del encuentro intercultural a partir de agendas y eventos culturales en la zona centro por medio del proyecto “Entre nosotras. Vivamos el Centro”, que se coordina con Salud y Bienestar Comunitario A.C. y FECHAC, y cuyo objetivo es la activación de espacios públicos en conjunto con artistas locales y organizaciones de la sociedad civil por medio de murales, recorridos en bicicleta, recorridos turísticos para el rescate de la memoria histórica, entre otras actividades de animación sociocultural iii.

Un dato que mostró la consolidación del Corredor Seguro para Mujeres fue la mejoría en la percepción de seguridad en la zona centro. La línea base identificó que, en 2018, el 81% de las mujeres que transitaban la zona centro se sentían muy inseguras, este porcentaje se redujo al 53% en 2019, lo cual representa una mejora en la percepción de seguridad de las mujeres en la zona centro del 28%.

Abigail a pesar de todo recuerda el incidente del transporte público con una pequeña sonrisa: “Me sentí asustada porque jamás me había pasado algo así, pero a la vez aliviada porque supe cómo reaccionar. Literal, fue dos días después de haber aprendido la maniobra. La maestra nos dijo: ‘¡Actúa rápido! ¡En segundos!’. Sentí el jalón y batallé poquito, pero me logré zafar del señor más alto que yo. Me enteré del taller de defensa personal por mi mamá que estudia aquí en los talleres que hacen. Lamentablemente lo necesitamos, aquí aprendes muchas cosas y te vuelves más segura de ti misma”.

La aspiración del Instituto Municipal de las Mujeres de Ciudad Juárez es que todas las mujeres tengamos acceso a todos nuestros derechos, sabemos que no podemos acompañar a cada mujer en la calle, pero podemos acompañar sus procesos y darles herramientas que las acompañen en su camino.

* Brissa Maltos es Coordinadora del Corredor Seguro para las Mujeres del Instituto Municipal de las Mujeres de Ciudad Juárez.

 

 

i Instituto Municipal de las Mujeres-FICOSEC (2017). Encuesta de percepción de seguridad. Línea Base Corredor Seguro para Mujeres. Ciudad Juárez. IMM y FICOSEC.

ii Véase Jeffery, R. (1971). Crime prevention through environmental design. California: Sage Publications, California y Clarke, R. (1997). Situational Crime Prevention. Successful Case Studies. Nueva York: Harrow and Heston.

iii Instituto Municipal de las Mujeres-SABIC, A.C. (2019).  Sistematización de Entre nosotras.Vivamos el Centro. Ciudad Juárez. IMM-SABIC A.C.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.