close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Crisis climática y migración en México
La crisis climática ya está afectando a Centroamérica y a México, sobre todo a las regiones más pobres y agrícolas. Si los gobiernos no implementan cambios radicales pronto, esta región será una de las más golpeadas por la catástrofe.
Por Alejandra Díaz de León
28 de octubre, 2019
Comparte

En Guatemala ya casi no llueve en el altiplano. En El Salvador no hay agua en los ríos. En Guerrero ya no crece el maíz. La crisis climática ya está afectando a México y a Centroamérica y su efecto en los flujos migratorios son obvios. La degradación ambiental empeora la violencia y la inestabilidad de las regiones más pobres y fuerza a las personas a migrar. 

“La temporada de lluvias ya no llega cuando la esperamos. Y si no llueve, la milpa no crece y no se puede cultivar” me dijo Rino, un migrante indígena del altiplano de Guatemala, cuando platicamos en una casa del migrante en Tijuana¹. El primer año que no llovió a tiempo, Rino pidió un préstamo para poder aguantar hasta la siguiente temporada. También buscó trabajo de ayudante en el campo, pero nadie estaba contratando. El siguiente año, cuando cosechó, no le alcanzaba para pagar la deuda y mantener a su familia así que pidió otro préstamo. El tercer año decidió salir. “Lo que hice fue cultivar lo que pude y dejárselo a mi esposa para que de eso vivan hasta el próximo año que vuelva. Yo lo que espero es conseguir un trabajo en Estados Unidos y mandar para pagar la deuda y luego regresarme. Yo nunca pensé que iba a salir, aunque estuviera muy pobre… Uno no quiere morirse lejos de su tierra.” 

En la frontera norte, 2019. Foto: Alejandra Díaz de León. 

El planeta se está enfrentando a una catástrofe climática. Los últimos cuatro años han sido los más calientes de los que se tiene registro. Los glaciares están desapareciendo y cada vez hay menos nieve. El nivel del mar está subiendo y los océanos se están calentando; en unos años, muchas islas y áreas costeras van a desaparecer bajo el agua. Los huracanes, ciclones, tormentas, e incendios son cada vez más erráticos y violentos. Hay miles de desplazados climáticos en el mundo. 

La crisis climática ya está afectando a Centroamérica y a México, sobre todo a las regiones más pobres y agrícolas. Si los gobiernos no implementan cambios radicales pronto, esta región va a ser una de las más golpeadas por la catástrofe climática de acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. La temperatura en Centroamérica y México ha aumentado 0.5 grados centígrados desde 1950 y los científicos predicen que va a aumentar entre 1-2 grados antes de 2050. Estos 0.5 grados ya están afectando el clima, la lluvia, la calidad de la tierra y han empeorado la resistencia de las plantaciones a las plagas y las enfermedades. Si todo sigue igual va a haber cada vez más sequías y e inundaciones. Las cosechas van a ser cada vez más pequeñas y menos variadas y nutritivas. Campesinos como Rino ya lo están sintiendo.  Regiones que antes eran fértiles se están volviendo desérticas. Hay cada vez menos agua en los ríos y en el subsuelo. El Salvador podría perder hasta el 28% de su costa para 2050. No hay agua, no hay comida, no hay trabajos, no hay esperanza.

A pesar de estos riesgos, por décadas, los gobiernos mexicanos han impulsado modelos económicos y de desarrollo que han empeorado la crisis climática. Hoy, con evidencia contundente de la crisis climática, el gobierno de López Obrador sigue invirtiendo en refinerías y en petróleo. Pemex es una de las 20 empresas más contaminantes del mundo. En México se sigue impulsando la minería a cielo abierto y no hay controles ambientales efectivos. Las minas siguen envenenando el agua del subsuelo y destruyendo la delicada ecología local. El país pierde 60,000 hectáreas de bosque al año debido a la tala ilegal. Mitigar el cambio climático, la amenaza más importante a la estabilidad de México, evidentemente no es una prioridad del gobierno.  

La furia de Dorian en Tenosique,Tabasco, México, 2017. Foto: Joaquín Urrutia Partida.

Aquellos que viven en una tierra agotada, seca y pobre no tienen otra alternativa más que salir y buscar nuevas formas de sobrevivir. “Me muero de hambre en mi pueblo si me quedo, si salgo podría ayudar a mi familia”, me decían la mayoría de las personas que con las que platicaba en la frontera norte de México. Estudios académicos muestran un vínculo directo entre el aumento de temperatura en los lugares de origen y la decisión de migrar de sus habitantes. Algunas de estas personas se desplazan a ciudades mientras que otras migran a México o a Estados Unidos. Los flujos van a seguir aumentando. El Banco Mundial prevé que para el 2050, alrededor de cuatro millones de personas en México y Centroamérica se verán forzadas a migrar dentro de sus países a consecuencia de la crisis climática

México ya tiene desplazados y refugiados climáticos. Pueblos enteros de la sierra de Guerrero están saliendo porque ya no hay agua ni comida en sus regiones de origen. Este mayo pasé unos días en una casa del migrante en Nogales y vi familias de campesinos que habían decidido que ya no podían más. Una familia, los López, habían salido con el padre, la madre, cinco hijos y tres cuñados para intentar empezar una vida nueva en Estados Unidos. Esperaban ser campesinos de nuevo pero en un lugar donde sí creciera lo que uno sembrara y donde les pagaran por trabajar. No pudieron vender su pedacito de tierra cuando se fueron, “pero ya ni crece nada, no sé si a alguien le va a interesar” decían. Estos migrantes ecológicos son los primeros de millones que se desplazarán dentro del país o hacia Estados Unidos cuando sobrevivir en sus regiones sea imposible. La migración es un derecho fundamental, pero es importante que la gente migre porque quiere, no porque no tiene alternativa.

Buscaban leña para calentar agua y bañarse,Tenosique, Tabasco, México. 2017  Foto: Joaquín Urrutia Partida. 

Si el gobierno de México quiere evitar que el número de desplazados climáticos aumente, la solución no es incrementar los controles migratorios violentos en la frontera sur ni colaborar con Estados Unidos para evitar que solicitantes de asilo ejerzan sus derechos en la frontera norte. Una estrategia más benéfica para el país es volverse un líder en la lucha contra el calentamiento global. Para mitigar esta catástrofe climática antes de que se vuelva irreversible, el gobierno de México debe enfocarse en disminuir sus emisiones de dióxido de carbono, en implementar planes medioambientales que protejan los recursos naturales que le quedan al país e invertir en proyectos que aumenten la resiliencia de las comunidades en México y en Centroamérica frente a la catástrofe climática. Apenas estamos a tiempo. Este es el momento de combatir la crisis climática reorientando toda la energía que el gobierno pone a políticas de control migratorio ineficientes, inefectivas y violatorias a derechos humanos.

¹ Recabé los testimonios entre el 2015 y el 2019 durante mi investigación académica sobre migración centroamericana, redes sociales y solidaridad. Por seguridad de los entrevistados, los nombres son ficticios.

 

* Alejandra Díaz de León es oficial de investigación en el Departamento de eSociología de la London School of Economics and Political Science.

@InsydeMx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.