El 2020 en Insyde, un año de lejos, pero de cerca - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
El 2020 en Insyde, un año de lejos, pero de cerca
En Insyde nuestros proyectos están ahí, en donde se necesitan: directamente escuchando las voces de  las y los operadores del sistema de justicia, conociendo sus caras, sus miradas y amplificando su voz. Ahí en donde se conoce el problema más real, platicando desde el lugar de la implementación.
Por Insyde
28 de diciembre, 2020
Comparte

Estamos terminando uno de los años más duros para la humanidad en la historia reciente. Al igual que en todos los sectores productivos, las organizaciones de sociedad civil tuvimos que modificar nuestra forma de trabajo. Con las medidas de confinamiento, en Insyde -que usualmente trabajamos de forma cercana y directa con las instituciones y personas- tuvimos que modificar la planeación original e inventar nuevas alternativas de implementación.

El quehacer de Insyde se concentra en trabajar por el respeto a la dignidad humana, a través del fortalecimiento de las instituciones de seguridad y justicia con una visión democrática y de rendición de cuentas, desarrollando y aplicando depuradas herramientas nacionales e internacionales enfatizando en adaptarlas al ámbito local, además de incorporar la experiencia de quienes forman parte de las instituciones.

Durante 2020 trabajamos con la metodología de Certificación Policial Ciudadana (CERTIPOL) en cinco ciudades del país: Ciudad Juárez, Chihuahua; San Pedro Garza García y  Guadalupe, Nuevo León; Irapuato, Guanajuato y Puebla, Puebla. La intención de CERTIPOL es desarrollar estándares profesionales en las instituciones policiales con intención de disminuir la discrecionalidad en el proceso de recepción y sanción de quejas contra la policía; impulsar la competencia justa por ascensos y por estímulos; así como desarrollar manuales de procedimientos operativos para el uso de la fuerza, de detención, de traslado de personas detenidas, de patrullaje preventivo y de patrullaje en emergencia entre otros. En las instituciones policiales mexicanas es difícil encontrar un mecanismo de apoyo terapéutico para las y los agentes, y no todas las instituciones proporcionan defensa legal en caso de requerirlo derivado de una intervención. En este sentido, CERTIPOL establece un par de estándares que permiten a la policía crear un marco normativo para asegurar que dicha situación no ocurra más.

Una tercera característica de CERTIPOL es que propone la creación de un paquete de lineamientos que aseguran la documentación del uso de la fuerza con el objetivo de que la policía incursione en un sistema de aprendizaje institucional. La captura de un reporte exclusivo del uso de la fuerza en cada intervención policial, su sistematización y análisis permite conocer a fondo las circunstancias en las que los y las agentes toman decisiones en relación con el nivel de fuerza que deben utilizar en una determinada situación. Asimismo, el sistema logra que exista una retroalimentación con la academia y con el área operativa en relación con la factibilidad del protocolo que usan, el equipamiento que portan, el estilo del mando y la discrecionalidad con la que realizan algunas de sus funciones. En este momento, las cinco instituciones policiales que mencionamos con anterioridad son las únicas que, actualmente, cuentan con un sistema formal para documentar y aprender sobre el uso de la fuerza.

En este año que termina en Insyde también tuvieron lugar dos importantes proyectos impulsados por el Fideicomiso para la Seguridad y la Competitividad del Estado de Chihuahua, FICOSEC, uno en Ciudad Juárez y el otro en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua. Las dos iniciativas se refieren al acompañamiento que hicimos de las puestas a disposición ante el Ministerio Público con detenciones de la Policía Municipal, en el caso de Juárez, y en el caso de Cuauhtémoc, con detenciones de personas realizadas por la Policía Estatal y la Policía de Investigación. En ambos casos realizamos un amplio diagnóstico con trabajo de campo, entrevistas, grupos de enfoque, revisión de carpetas de investigación y observación directa.

Luego de 12 meses de trabajo muy de cerca con la Fiscalía General del Estado de Chihuahua en ambos proyectos, se obtuvieron hallazgos relevantes que, en las próximas semanas, daremos a conocer. Mientras tanto, podemos compartir que uno de los resultados que destaca es la elaboración del informe policial homologado el cual, sin duda, impacta de forma determinante en las etapas posteriores del proceso penal. También comprobamos la importancia de la comunicación y de la necesidad de contar con ejercicios de retroalimentación entre las instituciones policiales y la Fiscalía. Durante el proyecto encontramos evidencia empírica suficiente para sostener que es cada vez más necesaria la realización de operaciones estratégicas conjuntas Fiscalía – Policías, pero también es indispensable dotar de mayores facultades para la investigación criminal a las instituciones policiales del país. La cantidad de información que recopilan las policías locales todos los días por el sólo hecho de estar desplegadas en los barrios, permitiría aumentar la resolución de delitos del fuero común que, por cierto, son los que más impactan en las comunidades.

Este año, además, con el apoyo de la Agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ) y de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, a través de su Proyecto para el Fortalecimiento de las Organizaciones de la Sociedad Civil (PROFOSC),  acompañamos en conjunto con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública el Fortalecimiento de los indicadores del Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica. Con esta iniciativa se llevaron a cabo visitas a 37 instituciones policiales municipales, en 20 estados del país. En algunos casos pudimos viajar y en otros tuvimos que modificar la dinámica para realizar el ejercicio por medio de un sistema de videollamada, pero en todos los casos logramos platicar directamente con las y los integrantes de las instituciones policiales del norte al sur del país y un poco de lo que encontramos fue: servicio de odontología gratuito para policías, seguro de vida de más de 500 mil pesos en caso de fallecimiento, solo en una institución policial horario laboral de 8 horas, salarios que van desde los casi 28 mil a los 9 mil pesos mensuales, reportes por armas de fuego perdidas, entrega de uniformes dos veces al año, algunas instituciones que entregan una beca durante la formación inicial, ejecución de programas de atención a mujeres víctimas de violencia, policías que han dado los primeros pasos para desarrollar la función de investigación y algunas que realmente han logrado grandes avances en la implementación de la justicia cívica. En todas las visitas lo que coincide es la necesidad que tienen de ser escuchadas.

Durante el año también colaboramos en la creación del Protocolo de Actuación Policial para la Detención de Adolescentes del Municipio de Ciudad Juárez, Chihuahua, en conjunto con la organización “Tira Paro” y con el apoyo financiero de FICOSEC. Este proyecto, sin duda, nos dejó grandes experiencias sobre la criminalización de las juventudes, pero también sobre las dudas que tienen las y los agentes de policía al momento de decidir su actuación en casos en que se ven involucrados adolescentes. Para su desarrollo escuchamos a ambas partes, tanto policías como adolescentes. El protocolo será pronto aprobado por cabildo.

Finalmente, el esquema virtual que nos vimos obligadas y obligados a tomar nos permitió acercarnos como nunca a un gran número de expertas y expertos en seguridad a través de los foros virtuales que organizamos, principalmente con el apoyo de la Universidad Autónoma de Querétaro y el Public Safety Research Center, en Colombia.  A todas las personas que siguieron de cerca los conversatorios, muchas gracias.

En Insyde nuestros proyectos están ahí, en donde se necesitan: directamente escuchando las voces de  las y los operadores del sistema de justicia, conociendo sus caras, sus miradas y amplificando su voz también. Ahí en donde se conoce el problema más real, platicando desde el lugar de la implementación.

A pesar de la distancia y de que muchas actividades tuvieron que ser de lejos, pero de cerca, queremos agradecer profundamente a todas las personas que de alguna manera apoyaron al Instituto para la realización de este gran resultado, sin ustedes, nada de esto habría sido posible.

A todas y todos muchas gracias, de lejos, pero de cerca.

@InsydeMx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.