La Comunidad Terapéutica: el cambio en el tratamiento a las adicciones - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
La Comunidad Terapéutica: el cambio en el tratamiento a las adicciones
Las prevalencias en el consumo de los diferentes tipos de drogas han aumentado, las edades de inicio son cada vez menores y la diferencia en el consumo por género tiende a disminuir.
Por Simón Tavera Romero
17 de agosto, 2020
Comparte

El fenómeno social del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas es uno de los grandes acontecimientos epidemiológicos de nuestro tiempo y uno de los principales problemas de salud pública que padece la sociedad mexicana. Los resultados de las últimas investigaciones muestran, de manera general, que las prevalencias en el consumo de los diferentes tipos de drogas han aumentado, que las edades de inicio son cada vez menores y que la diferencia en el consumo por género tiende a disminuir. En particular, el grupo de edad de mayor vulnerabilidad, son los adolescentes de 12 a 17 años, quienes se encuentran en mayor nivel de exposición e inicio en el consumo de drogas.

En este sentido, una Estrategia Nacional de Prevención y Tratamiento a las Adicciones deben orientarse a revertir estos factores y proteger a las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en situación de riesgo; evitar que quienes se encuentren con un consumo experimental deriven en situaciones de abuso o dependencia, y brindar servicios especializados de tratamiento a quienes lo requieran, así como programas de reinserción social y reducción del daño.

Por otro lado, el consumo ha adquirido proporciones alarmantes en las últimas décadas, principalmente por los niveles extremos de violencia y muertes ocasionadas por el conflicto entre los diferentes cárteles de la droga. Estos fenómenos de violencia impactan en forma dramática toda la dinámica del consumo y configuran entornos excepcionales de inseguridad, de tal forma que obliga a desarrollar programas innovadores de prevención y atención integral de las adicciones, necesariamente vinculados a la política pública de seguridad ciudadana.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 (ENCODAT), las líneas base de personas sin consumo, en riesgo sin consumo, con consumo sin dependencia y dependencia, para personas entre 12 y 65 años, son las siguientes:

Tabla 1. Índices de consumo. Fuente Encodat 2016-2017.

Como se puede observar, dependiendo del nivel de riesgo, severidad del consumo y características del entorno, es posible implementar intervenciones focalizadas con metodologías adecuadas para cada nivel de atención. Es importante resaltar que para el sector de la población en donde no hay consumo, se requiere fortalecer los factores de protección como son la pertenencia y permanencia escolar, el acompañamiento de padres/madres o cuidadores/as a hijos/as y acceso a espacios de participación en actividades de arte, cultura y deportes, en el marco de un programa amplio de prevención comunitaria. Con respecto al sector de la población que se encuentra en riesgo o con un consumo inicial, sin dependencia, es necesario implementar programas de detección temprana e intervención oportuna, tanto en las comunidades de mayor vulnerabilidad, como en las escuelas de educación básica, instalando en la malla curricular la asignatura de prevención para lograr una amplia cobertura de atención con baja inversión económica. Finalmente, respecto al sector de la población que cumple con los criterios de dependencia, el estado debe proporcionar una infraestructura de tratamiento con modelos profesionales, con base en evidencia y sustentados en buenas prácticas.

Gráfico 1. Distribución de frecuencia de riesgo. Elaboración propia.

Sobre el último nivel de atención es fundamental tener presente un dato que determina las necesidades de atención existentes en el país. Este dato, pocas veces considerado en las políticas públicas, nos señala que del 100% de las personas que cumplen los criterios de dependencia (544,870), solo el 20% recurre a un servicio de tratamiento para su rehabilitación, con resultados menores al 25% de éxito. Por otro lado, el 80% que no busca ayuda, permanece en sus comunidades manteniendo sus hábitos de consumo y estableciendo mecanismos de reproducción cultural de las adicciones y manteniendo intactas las tendencias de aumento de las prevalencias.

A partir de esta información, se derivan dos acciones imprescindibles para fortalecer las políticas públicas de tratamiento a las adicciones, como un tercer nivel de atención.

Por un lado, es necesario aumentar la eficacia de los modelos de tratamiento que atienden al 15% del total de las personas con dependencia. De acuerdo al Diagnóstico Nacional de los Servicios de Residenciales en el Tratamiento de las Adicciones 1, estos servicios los proporciona de manera predominante las organizaciones de la sociedad civil. En general, se trata de centros de tratamiento con infraestructura precaria, modelos de ayuda mutua y con una oferta única de internamiento de tres meses; las personas que proporcionan el tratamiento tuvieron una dependencia y se rehabilitaron en los últimos tres años, la mayoría con estudios hasta la secundaria o preparatoria y sin una formación especializada para poder proporcionar este servicio.

Para elevar la calidad de los servicios y la competencia de estos centros de tratamiento se requiere instalar procedimientos estandarizados para las buenas prácticas y que consisten en realizar diagnósticos integrales, planes de tratamiento, juntas clínicas de evaluación de proceso, tiempos de tratamiento de acuerdo a la severidad de la dependencia, programas de tratamiento en diferentes modalidades (residencial, de día y ambulatorio), programas de tratamiento para las familias y programas de reinserción social, así como un proceso de formación continua y supervisión para los operadores de los servicios. Sin duda, una teoría de cambio del modelo de atención permitiría visualizar un mapa causal detallado del proceso desde la identificación de los problemas, las acciones, resultados intermedios y finales del tratamiento.

El modelo de atención que cuenta con estas características es el de comunidad terapéutica y se encuentra ampliamente documentado, con investigaciones, publicaciones y reconocimientos por parte de la Organización Mundial de la Salud. Las precondiciones para que funcione este modelo son que las personas con dependencia, ingresen de manera voluntaria y con un genuino compromiso de cambio, que se traduce en intensos procesos participativos tanto en la toma de decisiones como en la conducción del programa.

Los objetivos de este modelo trascienden el propósito de la abstinencia como resultado final del tratamiento y buscan el cambio psicológico y estilo de vida, lo que implica atender los problemas emocionales y de personalidad subyacentes al estado de dependencia. Existe evidencia de que el 80% de las personas que asisten a tratamiento poseen un Trastorno Límite de Personalidad, TLP 2. Estos objetivos determinan una técnica para el tratamiento que incluye un conjunto de acciones psicoterapéuticas (grupo terapéutico, psicodrama y grupos de confrontación) y reeducativas (inserción escolar, capacitación laboral y actividades de arte, cultura y deporte) que sobrepasan con mucho el modelo de ayuda mutua.

Por otro lado, es necesario diseñar modelos de Tratamiento de Base Comunitaria (TBC) para incidir en el 80% de personas que no acuden a un centro de rehabilitación. Como se mencionó previamente, el grupo mayoritario de personas que cumplen los criterios de dependencia, no asisten nunca a un servicio de tratamiento. Esta situación, hace necesario diseñar dispositivos de atención desde las mismas comunidades, sin desarraigar a la persona de su grupo familiar y contexto comunitario. El punto de partida para el TBC es transferir la técnica de la comunidad terapéutica a los contextos comunitarios, es decir, crear un encuadre de tratamiento a partir de los recursos locales (personas, programas sociales y servicios públicos), sobre los cuales pueda transcurrir el proceso de cambio de las personas en tratamiento, bajo un enfoque de salud mental comunitaria. En México estos modelos han sido poco ensayados y solo conocemos la experiencia de Hogar Integral de Juventud, I.A.P. quien desarrolló un modelo denominado ECO2 y que en la actualidad es replicado en Latinoamérica, principalmente en Uruguay y Brasil. Sin duda, este modelo representa una de las alternativas para incidir con este amplio sector de usuarios/as y una posibilidad de revertir las tendencias en el aumento en el consumo de drogas y las adicciones.

A manera de conclusión, podemos subrayar que es urgente fortalecer la infraestructura de tratamiento existente en el país, conformada por 2157 centros de tratamiento y operada por organizaciones de la sociedad civil, así como diseñar e implementar modelos de Tratamiento de Base Comunitaria que vayan a los territorios y construyan procesos participativos en donde el principal protagonista es el mismo usuario y la comunidad. Además, es urgente incluir los servicios médicos y psiquiátricos como parte de esta estrategia territorial y con una nueva visión de la salud mental, menos asilar y más comunitaria. Las universidades y centros de investigación tampoco pueden estar al margen y deben incluirse para crear un sistema de información y evaluar las políticas públicas con base en evidencia. Alrededor de este modelo territorial, sin duda se debe contar con el acceso a servicios públicos como son la escuela, capacitación laboral, centros comunitarios, espacios de arte, cultura y deporte. Entonces, tejiendo poco a poco, bajo un liderazgo informado e institucional, conformar el capital social para la prevención y tratamiento a las adicciones en cada localidad del país, dando prioridad a las comunidades de mayor vulnerabilidad.

La violencia y las adicciones están en correlación directa con el deterioro del tejido social de una comunidad y con los sujetos con consumos problemáticos de droga, muchas de las veces desconectados, excluidos y anómicos. Prevenirlas depende del capital social para su reconstrucción, de los bienes culturales que viajan por las redes sociales y conectan con los excluidos y vulnerables, restituyendo sus derechos humanos y construyendo procesos de salud mental, inclusión social y desarrollo sostenido.

* Simón Tavera Romero es presidente de la Federación Mexicana de Comunidades Terapéuticas, consultor para el programa Juntos Por la Prevención-USAID y asesor para el programa Tejiendo Comunidades de Paz para el municipio de Querétaro.

 

 

 

1 Comisión Nacional contra las Adicciones (2011). Diagnóstico Nacional de Servicios Residenciales en el Tratamiento de las Adicciones. Perfil del recurso humano vinculado al tratamiento de personas con problemas relacionados al abuso y dependencia de drogas, CONADIC, México.

2 Hogar Integral de Juventud, IAP (1996). Informe Técnico 1996, Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.