Policías y ciudadanos nos necesitamos para tener ciudades más seguras - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Policías y ciudadanos nos necesitamos para tener ciudades más seguras
La incidencia, beneficios e impacto positivo de la interacción entre comunidad y policías, desde el principio de proximidad, se va dando en la medida que ambos actores se encauzan a mejorar la sensación de seguridad que hay en su entorno y a disminuir el delito de oportunidad en sus comunidades.
Por Yazmín Juandiego
6 de diciembre, 2021
Comparte

¿Si la inseguridad nos aqueja a nivel estatal, nacional y hasta mundial, por qué es necesario abordar el problema desde el ámbito local? La respuesta es sencilla, es desde nuestras comunidades donde la mayoría percibimos riesgos, podemos sumar con las policías locales y con ello coadyuvar a tener ciudades más seguras.

Al tercer trimestre del 2021, poco más de la mitad de la población adulta que reside en las principales urbes de México se enteró de algún delito en su localidad a través de Facebook o en pláticas con vecinos, y entre el 50 al 80 por ciento modificó sus hábitos por temor a ser víctima de la delincuencia, de acuerdo con la encuesta  ENSU-INEGI, 2021.

Externar vía encuestas la percepción de inseguridad es solo un primer paso; el poder confiar este sentir a quienes están encargados de la seguridad pública en nuestro entorno más cercano puede generar un impacto positivo cuando las policías locales trabajan desde el llamado principio de proximidad.

Bajo el nombre de Policía de Proximidad, las administraciones municipales de México están convocadas a tener en la estructura de sus corporaciones a personal policial habilitado en la solución de problemas locales de seguridad mediante la interacción con residentes; lo anterior en apego al Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica, el cual forma parte de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública 2019-2024.

La labor de la Policía de Proximidad se vislumbra mejor cuando se expone desde su práctica en el ámbito comunitario; en este sentido y a grandes rasgos se enuncian sus principales componentes, entre ellos, sus dos integrantes básicos: la policía municipal y la comunidad, esta última entendida como un grupo vecinal, población escolar, grupo de comerciantes, trabajadores, empresarios, etcétera.

La incidencia, beneficios e impacto positivo de la interacción entre comunidad y policías, desde el principio de proximidad, se va dando en la medida que ambos actores se encauzan a mejorar la sensación de seguridad que hay en su entorno y a disminuir el delito de oportunidad en sus comunidades.

La información que proporciona la comunidad y el conocimiento que las y los policías tienen del entorno, permiten generar soluciones que pueden ir desde priorizar dónde es más necesario reparar o colocar una luminaria con base en la afluencia de transeúntes y su riesgo a ser víctima de asalto, por ejemplo; o también puede permitir decisiones más complejas como un patrullaje planificado para inhibir el delito en los horarios y lugares donde se registra la mayor incidencia delictiva.

La intención de que puedan trabajar de manera conjunta policías y residentes es tener recabada y ordenada la información que por su grado de precisión y focalización permite analizar a fondo el fenómeno de inseguridad que se da en cada comunidad, tomando en cuenta que cada una tiene su propia dinámica y por lo tanto características diferentes y a partir de ello proponer soluciones, monitorear el cumplimiento de los compromisos adquiridos y evaluar el resultado de las acciones implementadas.

Y es aquí donde entran de lleno los formatos y metodología de lo que conocemos como Policía de Proximidad Orientada a la Solución de Problemas Locales; por ejemplo, entre ellos están la realización de marchas o recorridos exploratorios en calle para detectar los riesgos que hay en el entorno y que facilitan a alguien el poder delinquir; o también identificar los factores que hacen más vulnerable el que sea víctima de delito un hombre o una mujer.

Al tener ordenada esta información, se facilita la toma de decisiones y también fluye mejor la participación, ya que la policía dentro de sus funciones, como la comunidad dentro de su injerencia pueden clarificar que soluciones son viables de implementar en el corto o en el mediano plazo.

Debemos tomar en cuenta que para lograrlo se requiere de una comunicación continua y un preferente contacto directo, así como de periodicidad en los encuentros donde la comunidad identifica problemáticas o entornos de inseguridad bajo la guía de policías asignados a su zona o cuadrante, quienes a su vez son parte de una corporación a la que pueden recurrir las 24 horas, los siete días de la semana.

El que conjuntamente identifiquen soluciones viables en el corto y mediano plazo, las plasmen en una agenda que sea evaluada y constantemente reestructurada para incidir en la disminución de delitos y conductas antisociales, ha mostrado estimular la organización, la participación vecinal y la incorporación de más integrantes de la comunidad en los encuentros con la Policía de Proximidad.

En este sentido, para que la proximidad sea sostenible es necesario no dejar que disminuya el ánimo propositivo y proactivo, en esto ayuda el que la comunidad no sólo observe y señale la labor policial, también puede legitimar las buenas actuaciones y sumarse a la exigencia de que a las y los policías les sean cubiertos los satisfactores mínimos para un eficiente desempeño.

Este proceso también ayuda a resarcir el distanciamiento y divorcio entre residentes y policías, al generar escenarios de confianza ciudadana en la seguridad.

El nivel de confianza que empieza a gestarse entre policías y ciudadanos, de poco en poco, permite que víctimas confíen al policía la situación de violencia que viven entre cuatro paredes, lejos de la vista de los demás, y donde suele estar la cifra oculta de delitos de trata, violencia hacia las mujeres o abuso infantil, casos que a través de la policía pueden ser atendidos y vinculados con las instituciones especializadas.

Un caso de éxito es la Policía Municipal de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, que este año fue reconocida por buenas practicas en el rubro de Policía de Proximidad y Policía Orientada a la Solución de Problemas, en el marco del proyecto “Fortalecimiento al Sistema de Indicadores del Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica”, donde el INSYDE y el Secretariado Ejecutivo del SNSP visitaron y evaluaron 32 instituciones policiales.

Ante la implementación de Policías de Proximidad como una estrategia de seguridad con metas al año 2024, debemos tener claro que el concepto sólo es válido cuando pasa del discurso a la acción, se gesta como parte de un proceso de participación e interacción entre comunidad y su policía municipal, y es exitosa en la medida que arroja una disminución en la incidencia delictiva, conductas antisociales y percepción de inseguridad.

Descartar, por ende, que acciones aisladas como tomar fotos donde policías saludan a residentes o tocan la puerta de su hogar, entre otras, no son proximidad.

La Proximidad Policial implica todo un proceso social en el que comunidad y policía son inseparables y se necesitan para construir con el tiempo y la interacción continúa propuestas que se conviertan en logros que mejoren la seguridad en su entorno más cercano que puede ser: su calle, su barrio, su colonia, su municipio, su alcaldía. Y para poder lograrlo ciudadanas, ciudadanos y policías nos necesitamos en la coproducción de ciudades más seguras.

* Yazmín Juandiego (@YazJuandiegoM) es especialista en seguridad ciudadana y prevención de la violencia y la delincuencia a nivel local, actualmente se desempeña como delegada en el Estado de México de la Red Nacional de Profesionistas en Seguridad Pública A. C.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.