Reelección de alcaldes, ¿oportunidad para reducir la inseguridad? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Reelección de alcaldes, ¿oportunidad para reducir la inseguridad?
Comparando el periodo pre y post elección, se registró una mayor reducción de robos de vehículos en los municipios que tuvieron reelección de alcalde en 2018 en comparación con los municipios en donde no hubo reelección.
Por Mónica Lara y Alan López
5 de julio, 2021
Comparte

La reelección de las y los presidentes municipales en las pasadas elecciones de junio de 2021 representa una oportunidad para fortalecer la continuidad y los resultados de las políticas públicas que generan mayor bienestar a nivel local. Una de las principales exigencias de la población y, a su vez, atribución de los gobiernos locales es la construcción de ambientes seguros y libres de violencia. Pero ¿realmente la reelección de los alcaldes puede tener un efecto en el diseño de mejores estrategias de seguridad y en la reducción de los índices delictivos?

En esta entrega tratamos de encontrar evidencia para responder a esta interrogante y por ello realizamos un ejercicio estadístico al analizar los datos de la elección de 2018, el primer año en que se permitió la reelección inmediata de las autoridades locales en México. Nuestro principal objetivo es identificar si existe un cambio en las estadísticas de uno de los delitos que más afecta a la población mexicana, el robo de vehículos, en los municipios en donde la o el presidente municipal se reeligió en comparación con los municipios en donde no hubo reelección. Los resultados del análisis estadístico nos brindan algunos indicios de que la reelección inmediata de alcaldes sí puede tener un efecto en la incidencia delictiva.

Reelección y seguridad

La reforma política de 2014 permitió que, por primera vez en la historia reciente de México, las y los presidentes municipales tuvieran la posibilidad de reelegirse para un periodo consecutivo a partir de 2018. Así, se busca fortalecer la rendición de cuentas a nivel local, profesionalizar a la burocracia municipal y mejorar la gestión municipal mediante la planeación efectiva para impulsar la continuidad en la operación de los programas de gobierno.

El supuesto detrás de esta reelección consiste en que los ciudadanos tienen claro que las autoridades locales se encargan de los problemas más inmediatos de la comunidad y, a través de su voto, pueden premiar o castigar a los gobiernos que cumplan, o no, con sus demandas. De esta manera, las y los presidentes municipales están interesados en ofrecer buenos resultados a sus electores. Por el contrario, un mandato breve sin posibilidades de continuidad privilegia medidas orientadas al corto plazo, así como la improvisación de políticas públicas y la discontinuidad de programas efectivos (Dworak, 2010).

Una de las principales responsabilidades de los gobiernos locales consiste en proveer bienes y servicios públicos, por ejemplo, garantizar la seguridad de sus ciudadanos y construir comunidades pacíficas. El artículo 115 constitucional establece que los municipios tendrán la seguridad pública entre las funciones y servicios públicos a su cargo. Este proceso incluye, en general, la solución de conflictos entre vecinos, la atención de faltas administrativas —por ejemplo, consumo de alcohol en la calle, ruido excesivo, peleas callejeras—, así como la prevención y reducción de los delitos. De hecho, según datos del INEGI, en el 65% de las intervenciones policiales a nivel local, los oficiales atienden faltas administrativas y en el 13%, delitos del fuero común.

Con el recién aprobado Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica, los gobiernos locales deben fortalecer a sus policías municipales con capacidades y habilidades para mejorar su relación con los ciudadanos, atender los principales problemas de la comunidad mediante el análisis de la información disponible e investigar los delitos. Este proceso también debe ir acompañado de la implementación del modelo de justicia cívica: un sistema de audiencias abiertas, orales, videograbadas, donde se califican las faltas administrativas y se imponen sanciones que no sólo incluyan arrestos y multas, sino programas de trabajo en favor de la comunidad, medidas reeducativas y de reparación del daño.

Con este panorama, parecería que un periodo de tres años no es suficiente para que las autoridades locales desarrollen las capacidades, profesionalicen a su personal y diseñen estrategias de reducción y prevención de la violencia y la delincuencia. La reelección representa, por tanto, una oportunidad para que los alcaldes puedan consolidar sus estrategias de seguridad y preserven la integridad física y patrimonial de sus electores. Además, como un estudio reciente muestra, es más probable que los ciudadanos voten por la reelección de su presidente municipal siempre y cuando perciban que tiene un buen desempeño, reflejado principalmente en una buena policía municipal.

Para tratar de corroborar estos argumentos, realizamos un análisis estadístico sobre el efecto que puede tener la reelección de los alcaldes, antes y después de 2018, sobre los niveles de inseguridad en México. A continuación, mostramos los resultados.

¿Qué dicen los datos?

Elegimos el robo de vehículo como la variable de incidencia delictiva porque, de acuerdo con datos del INEGI, este es uno de los delitos que más afecta a los mexicanos y porque tiene una cifra negra —porcentaje de delitos que no fueron denunciados o en donde no se inició una investigación— relativamente baja (39%) en comparación con otros delitos, como robo en calle o transporte público (94%) o robo en casa habitación (91%).

Sin embargo, hay que destacar que el INEGI no reporta las estadísticas de los diferentes tipos de robos para todos los municipios del país. Por ello, decidimos utilizar los datos de las carpetas de investigación de robos de vehículos, con y sin violencia, que reporta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) para el periodo 2016-2020. Elegimos este periodo ya que nos permite analizar la tasa de robo de vehículos dos años antes de la elección de 2018 y dos años después. Consideramos que es un tiempo prudente para evaluar si hubo cambios en la estrategia de las autoridades locales.

A partir de los datos recopilados sobre robo de vehículos quisimos examinar la diferencia de esta cifra entre los municipios donde hubo reelección en el año de 2018 y en aquellos donde no. Se excluyeron del análisis los municipios de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz. También se excluyeron los municipios de Baja California Sur y Tabasco ya que no hubo reelección en ninguno de los municipios de estos dos estados. En total, 266 presidentes municipales se reeligieron (22%) y 964 no se reeligieron (78%). Calculamos la tasa de robo de vehículos por cada 100 mil habitantes para el periodo 2016-2020 de todos los municipios, con las proyecciones de población de CONAPO. Los datos mostraron que, en promedio, la tasa de robo de vehículos para aquellos municipios donde no hubo reelección fue de 64, mientras que aquellos en los que sí, fue de 62.

El siguiente paso fue realizar una prueba para evaluar si efectivamente existe una diferencia estadísticamente significativa entre los grupos. Dividimos la muestra de los municipios en dos: donde hubo reelección y donde no. Asimismo, generamos una variable para identificar el periodo pre-elección y post-elección de 2018.  2016, 2017 y 2018 los codificamos como 0 (grupo de control) y 2019, 2020 (grupo de tratamiento). Codificamos 2018 como 0 y no como 1 ya que los presidentes municipales inician su gestión en meses diferentes y además resulta difícil medir el efecto de la reelección considerando únicamente septiembre-diciembre.  Los resultados los mostramos en los siguientes cuadros.

Vemos que en el cuadro 1, solamente tomando en cuenta los municipios sin reelección, el promedio de la tasa en el robo de vehículos es menor en el periodo post-elección. Además, la diferencia entre los dos periodos es de 4.8. Por otro lado, tomando en cuenta los municipios con reelección (cuadro 2), el promedio de la tasa en el robo de vehículos también es menor; sin embargo, la diferencia es más amplia con 7.9.

Si comparamos ambos cuadros, también podemos observar que, en general, la media de aquellos municipios donde hubo reelección es menor en los periodos pre y post elección. En otras palabras, comparando el periodo pre y post elección, se registró una mayor reducción de robos de vehículos en los municipios que tuvieron reelección de presidente municipal en 2018 en comparación con los municipios en donde no hubo reelección.

Estos resultados muestran que existen indicios de que la reelección de los presidentes municipales puede tener un efecto importante sobre la reducción de la incidencia delictiva. No obstante, consideramos que este es un primer acercamiento y resulta necesario continuar con los análisis utilizando otro tipo de modelos estadísticos que generen un resultado más robusto. Para futura investigación, sería recomendable considerar otro tipo de delitos, variables de control y una variación temporal más detallada.

Cierre

La reelección de las autoridades locales representa una oportunidad para mejorar la planeación y fortalecer la continuidad de las estrategias que buscan reducir los niveles de inseguridad. Si bien es necesario realizar estudios más robustos y focalizados para entender qué tipo de acciones contribuyen a la reducción de los índices delictivos, nuestro análisis es un primer acercamiento al tema que muestra indicios de que la reelección de los alcaldes sí podría tener un efecto en la mejora de la seguridad de sus habitantes. En otras palabras, las autoridades locales, como legítimas proveedoras de servicios públicos —la seguridad—, deberían buscar las mejores estrategias de largo plazo para mejorar el bienestar del municipio.

Es momento de que las y los presidentes municipales, tanto aquellas/os que fueron elegidas/os como reelegidas/os en 2021, apuesten por la profesionalización del personal involucrado en la construcción de seguridad —policías, juzgados cívicos, áreas de prevención de la violencia—, la elaboración de diagnósticos locales para atender las principales causas de la violencia y el fortalecimiento de políticas enfocadas a solucionar los principales problemas que afectan a la población, como es el robo de vehículo. Esto debe ser un compromiso con sus electores y con la pacificación del país. ¡Basta de improvisaciones y de más familias mexicanas víctimas de la inseguridad y la violencia!

* Mónica Lara (@molaraes) es Doctora en Ciencia Política del CIDE y Analista Senior en @ThinkDataMX. Alan López (@alanfabian07) es investigador de @InsydeMx.

 

* Agradecemos al Dr. Eric Magar, profesor de Ciencia Política en el Instituto Tecnológico de México (ITAM), por facilitarnos la base de datos sobre la reelección en los municipios en México. Se puede consultar aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.