Retos de la policía de investigación ante el sistema acusatorio - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Retos de la policía de investigación ante el sistema acusatorio
Durante la etapa de investigación la policía debe coordinarse más estrechamente con el fiscal, aún cuando el Ministerio Público no tiene un carácter operativo sobre aquella: no la puede supervisar en la operación ni ejerce ningún control disciplinario, hacerlo estaría en contra de las leyes en la materia. Entonces, por supuesto que para la policía de investigación tener dos jefes resulta algo complejo y complicado.
Por Insyde
28 de abril, 2014
Comparte

Por: Alejandro Fontecilla Pinto

El escenario es un sistema penal en México que sufre la transformación de un modelo tradicional de procedimiento penal inquisitivo a un proceso penal de corte acusatorio adversarial, en donde la reforma constitucional del 2008 insta a los 31 estados de la república y el Distrito Federal a implementar de manera completa este nuevo sistema para el año 2016 y en donde recientemente se ha aprobado un Código Nacional de Procedimientos Penales que homologa legalmente gran parte del proceso en todo el país.

En este escenario, las funciones policiales se dividen básicamente en dos: la prevención y la investigación. La primera busca anteponerse al delito para evitar que suceda, mientras que la segunda está encargada de investigar los que ya acontecieron. Los modelos policiales tradicionales de prevención (como son las estrategias reactivas y castrenses) lamentablemente no han dado buenos resultados, por lo que existe un fuerte interés nacional e internacional por aplicar nuevas formas de trabajo en el contexto de la implementación del sistema acusatorio para que la policía realmente prevenga y no solamente reaccione ante los delitos. Estrategias y modelos como el de Policía Comunitaria, Policía de Solución de Problemas o Policía de Proximidad buscan no solamente prevenir los delitos y las conductas antisociales sino también promover policías más democráticas y transparentes. El camino en México en este sentido es enorme debido a las importantes debilidades institucionales de sus policías, carentes esquemas de profesionalización y desarrollo funcionales, plagadas de corrupción, desconfianza social y dependientes de intereses políticos, por nombrar solamente algunas.

En cuanto a la policía de investigación (que a partir de la reforma penal de 2008 es erróneamente llamada policía ministerial aunque no pertenezca orgánicamente al Ministerio Público), el primer reto es que tiene un doble mando: no queda claro a quién debe obedecer, si al Ministerio Público o a su mando policial. El Ministerio Público, según el artículo 21 constitucional, sólo ejerce el mando sobre ella en el ejercicio de la función de investigación; no obstante, el mando de esta policía también lo ejercen los titulares de los diversos cargos y comisiones en las instituciones policiales, según lo que establece la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública en su artículo 82.

Este problema no es nuevo, pero en el sistema acusatorio alcanza mayores proporciones ya que durante la etapa de investigación la policía debe coordinarse más estrechamente con el fiscal, aún cuando el Ministerio Público no tiene un carácter operativo sobre aquella: no la puede supervisar en la operación ni ejerce ningún control disciplinario, hacerlo estaría en contra de las leyes en la materia. Entonces, por supuesto que para la policía de investigación tener dos jefes resulta algo complejo y complicado.

El segundo problema de la policía de investigación, que generalmente se encuentra integrada por personal con mayor nivel académico que la policía preventiva, es que fue una policía olvidada en la mayor parte de la administración del ex-presidente Felipe Calderón, en tanto que su jefe de policía, Genaro García Luna, buscó en todo momento integrar una policía nacional que combatiera la delincuencia organizada a través de una estrategia de alineación con las policías preventivas municipales y estatales a cambio de la entrega de recursos federales como el SUMSEMUN y FASP. En ese contexto, a la policía de investigación se le marginó, teniendo como consecuencia que en la actualidad tenga muy pocos avances en cuanto equipamiento, infraestructura e implementación del servicio profesional de carrera policial.

El tercer reto para la policía de investigación en el sistema acusatorio es que encontramos a policías desmotivados, poco dispuestos a absorber nuevas funciones de investigación y responsabilidades o a desarrollar nuevas habilidades en instituciones que les ofrecen pocas garantías y prestaciones laborales, pocas alternativas de desarrollo y crecimiento, y escaso equipo de trabajo.

El cuarto reto es inherente tanto a las policías preventivas como a las de investigación y tiene que ver con los mecanismos internos de corrupción. Aun cuando el sistema acusatorio ofrece mayores derechos para los intervinientes y transparencia en el proceso, y en donde habrá jueces de control que revisen la legalidad en las diligencias y actividades de la policía de investigación, ésta jugará un papel más importante en el proceso, por lo que se deben buscar los controles internos y externos para evitar que se confabulen nuevos y complejos mecanismos de corrupción.

Los retos mencionados arriba son sólo algunos de los que enfrentará la policía de investigación, pero desde mi punto de vista son los prioritarios y más importantes. La policía es el primer eslabón de la cadena del proceso del sistema penal acusatorio; si este eslabón no funciona tenemos el riesgo de que el sistema colapse. Se deben atender estos retos en la policía de investigación antes de que sea demasiado tarde para la justicia en México.

 

* Alejandro Fontecilla Pinto es investigador de la Dirección de Investigación Aplicada en Policía, Seguridad y Justicia Penal (DIAP) de Insyde.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts