Violencia política por razones de género, otra más
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
Violencia política por razones de género, otra más
¿Cómo erradicar la Violencia política contra las mujeres cuando solo 6 de 10 partidos con presencia nacional tienen protocolos de atención en esta materia?
Por Adriana Rico Villanueva
7 de marzo, 2022
Comparte

Un día sin nosotras” nuevamente se avecina para concientizar a la población sobre la situación de violencia de género, a la par de visibilizar la indispensable participación de las mujeres. Ha habido avances, sí; no obstante, los pendientes aún son cuantiosos para lograr condiciones igualitarias para resolver los miles de casos de feminicidios en el país, así como para erradicar la violencia.

Hace apenas unos meses México vivió el 6 de junio de 2021 elecciones intermedias, catalogadas como históricas por ser las más grandes: estuvieron en disputa 500 diputaciones federales, 15 gubernaturas, 30 renovaciones de congresos locales y 1923 ayuntamientos. Histórico también fue el resultado en el congreso con una composición con igual número de hombres y mujeres.

Para las mujeres fue una elección sin precedente por el número de mujeres postulantes a una candidatura y mujeres que resultaron electas para ocupar un puesto de elección popular. También es de trascendencia el número de mujeres víctimas de violencia, en particular, víctimas de violencia política por razón de género.

El Instituto Nacional Electoral (INE) recuperó datos del Séptimo Informe de Violencia Política en México de Etellekt, indicando que hubo 1,066 delitos en contra de políticos ocurridos entre septiembre de 2020 y el 6 de junio de 2021; este número incluye 36 homicidios a personas candidatas y aspirantes, de los cuales 14 fueron mujeres (aunque Observatoria Ciudadana Todas MX precisó que fueron 21.

Este panorama de Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género (VPCMRG) ha saltado a la discusión pública, entre otros motivos, para concientizar sobre la problemática, para exponer las prácticas que la alimentan y las contradicciones que encierra. Por ejemplo, la encuesta Violencia política hacia la mujer por razones de género del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México expone el desconocimiento de la población sobre este tipo de violencia y, pese a la desinformación, se distingue que las mujeres en la política enfrentan un entorno adverso:  80% considera que en una contienda electoral es probable que una mujer sea discriminada por su género.

69% considera probable o muy probable que en una campaña el partido político desaliente a una mujer ante una candidatura; 71% estima probable que reciba menos recursos que un candidato hombre y 88% cree que recibirá comentarios inapropiados de sus competidores o rivales; 86% indica que probablemente sufra de acoso sexual y 83% piensa que recibirá amenazas para abandonar su candidatura.

¿Cómo viven estas situaciones las mujeres militantes de partidos, aspirantes, precandidatas y candidatas? El INE informó que, en un cuestionario aplicado a mujeres con este perfil durante el proceso electoral 2020-2021, 45.71% señala que son marginadas de las actividades políticas y/o en sus funciones en el cargo por el hecho de ser mujeres; 42.86% sabe de otras mujeres que han tenido problemas al registrarse como candidatas, y 34.29% percibe que existe miedo en las mujeres de ser asesinadas al realizar una carrera política.

Adicionalmente a estos puntos es necesario considerar la participación de los propios partidos políticos ya que las agresiones hacia las mujeres no solo vienen del exterior, del crimen organizado interesado en localidades, en la violencia política como en la violencia doméstica el enemigo también está casa, está presente en la propia estructura y clase política. Aquí podemos encontrar varios ejemplos, en la encuesta del COP UVM 52% cree probable que una mujer denuncie que está siendo víctima de violencia política, 44% dice que es poco probable y 4% nada. Los encuestados piensan que las razones para no denunciar serían que las mujeres “ya saben que así es la política” (25%), la segunda causa es que denunciar arruinaría la carrera política de la mujer (24%), el partido no lo permitiría (19%), no presentará la denuncia para no verse débil (17%) y porque la mujer no sabe que es víctima de violencia política (10%).

En voz de las mujeres involucradas en la política, el INE comparte que 22.86% de las mujeres en campaña no cree que sea efectivo acudir a su partido político para denunciar hechos de VPCMRG, es decir, ante la ocurrencia de un acontecimiento que violente a la mujer, confiar en la actuación del partido y las propias bases del partido puede ser la diferencia para alzarla voz o no. La congruencia al interior y exterior de esta institución política es de la mayor relevancia: ¿cómo erradicar la VPCMRG cuando solo 6 de 10 partidos con presencia nacional tienen protocolos de atención en materia de VPCMRG? ¿Cómo confiar en al partido cuando al menos 70 candidatos de las distintos partidos fueron señalados o tenían denuncias por violencia de género (abuso, violación, agresiones, violencia familiar o violencia política contra una mujer)? O cuando más de 100 candidaturas no cumplieron con la iniciativa 3 de 3 contra la violencia.

Aunque la población considera que la política es un espacio donde pueden participar hombres y mujeres, reconoce la importancia de tener un Congreso paritario, además de contar con normatividad para garantizar una vida libre de violencia, esto no es un escenario que muestre que en corto plazo desaparecerán las reiteradas prácticas de Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género, pero lo ocurrido en los últimos procesos electorales son base para ir abordando un problema estructural y cultural donde las mujeres siguen en desventaja.

* Adriana Rico Villanueva es socióloga egresada de la UNAM, coordinadora del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (@CopUVM).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.