close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad 180°
Por Insyde
El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de t... El Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde) es una organización con una década de trabajo en el diseño de soluciones para ejercer a plenitud el derecho humano a la seguridad. Buscamos el cambio de paradigma de seguridad pública a una seguridad ciudadana con el involucramiento de instituciones, organizaciones y sociedad. Reforma policial democrática, migración y derechos humanos, violencia y medios de comunicación, nuestros temas. (Leer más)
¿…y la enchilada completa apá? El recuento
Si bien es cierto que la acción ejecutiva de Barack Obama abre una ventana de esperanza para los cerca de cinco millones que se verán beneficiados con la regularización migratoria, es importante señalar que existen una serie de filtros y requisitos en cada uno de los puntos señalados anteriormente, para que puedan acceder a los beneficios de dicha acción.
Por Insyde
1 de diciembre, 2014
Comparte

Por: Jorge A. Andrade

En mayo de 2008, el entonces candidato a la presidencia de los Estados Unidos Barack Obama, que tenía como una de sus grandes banderas la reforma migratoria, señaló: “No puedo garantizar que vaya a hacer durante los primeros 100 días, pero puedo garantizar que tendremos en el primer año una propuesta de ley migratoria que apoyo y promuevo. Y quiero que avance lo más pronto posible”. La promesa de una reforma migratoria que beneficiaría a cerca de 11 millones de personas sin documentos que viven en los Estados Unidos, principalmente de origen latino, llevó a que de los 10.2 millones de latinos que acudieron a votar, el 67% lo hiciera por Barack Obama, inclinando de esta forma la balanza a favor del entonces candidato demócrata (NALEO, Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados, por sus siglas en inglés). La fórmula de utilizar el apoyo latino en las elecciones de 2012 con la promesa de realizar una reforma migratoria volvió a surtir efecto; el apoyo hispano se incrementó al 70% en la reelección presidencial (BBC Mundo, 2012).

Sin embargo, se incrementó el descontento y desilusión por parte de la comunidad latina debido a la inoperancia de Obama en la promoción del debate migratorio en sus primeros dos años, aun cuando tenía la mayoría demócrata en ambas cámaras del Congreso; en lugar de eso las cifras de personas deportadas se incrementó durante su mandato. Entre 2009 y 2013 se deportaron 1 millón 958 mil 95 personas, en su mayoría de origen mexicano, cifra que no se había alcanzado en otras administraciones.

La polarización política entre demócratas y republicanos empantanaron las discusiones y acuerdos que hubieran permitido una reforma migratoria que beneficiara, principalmente, a los migrantes de origen mexicano, a todas las personas que no cuentan con documentos de residencia o permisos de trabajo en Estados Unidos.

Ante la derrota de los demócratas en las elecciones intermedias de noviembre de 2014, en donde los republicanos obtuvieron el control en ambas cámaras (Senadores y Cámara de Representantes), Obama, con la autoridad amplia que le otorgan el Congreso y la Constitución para tomar acción ejecutiva con respecto a los asuntos migratorios, el 20 de noviembre de 2014 anunció medidas ejecutivas que regularizarían temporalmente a cerca de 5 millones de personas.

De acuerdo al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), se señalan cinco puntos de la acción ejecutiva de la presidencia de Estados Unidos para afrontar la inmigración: 1) Ampliar la población elegible al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), 2) Padres de ciudadanos y residentes, soliciten acción diferida y autorización de empleo por un periodo de tres años, 3) Ampliar el uso de exenciones provisionales para incluir cónyuges, hijas e hijos de ciudadanos estadounidenses, 4) Modernizar, mejorar y clarificar los programas de inmigrantes y no inmigrantes para generar crecimiento económico y, 5) Promoción de la educación sobre ciudadanía y conciencia pública para residentes.

Si bien es cierto que la acción ejecutiva de Obama abre una ventana de esperanza para los cerca de cinco millones que se verán beneficiados con la regularización, es importante señalar que existen una serie de filtros y requisitos en cada uno de los puntos señalados anteriormente, para que puedan acceder a los beneficios de dicha acción.

No se debe olvidar que el Departamento de Seguridad Nacional es quien se encarga de los trámites migratorios en Estados Unidos. Uno de los filtros para acceder a la regularización es no contar con expediente criminal, que va desde las multas de tránsito hasta haber entrado de forma indocumentada varias veces a los Estados Unidos después de ser deportados.

Los trámites para la regularización aún no comienzan, la información que existe en la página del USCIS señala que las personas interesadas inscriban su correo electrónico para que se les envíe la información que estará generando, así como las fechas en las que se comenzarán a recibir las solicitudes. De acuerdo al Pew Hispanic Center, el 58% de personas que no tienen documentos son de origen mexicano (6.6 millones); con la acción ejecutiva se piensa que sólo se regularice a cerca de 5 millones. Es en dónde cabe preguntarse ¿qué pasará con las demás personas que no puedan contar con los requisitos para su acreditación? ¿Las deportaciones y violaciones a los derechos humanos se incrementarán? ¿La invisibilización será la única opción para millones de personas?

Parece ser que la acción ejecutiva de Obama sólo es un paliativo ante una situación que requiere de mayor voluntad política. Asimismo, es importante señalar el papel que jugará el estado mexicano ante sus connacionales que viven en los Estados Unidos. De acuerdo a datos de la organización FUNDAR, la situación presupuestal en México en el tema de Migración no es nada alentador; se redujo el presupuesto en el rubro de Protección y Asistencia Consular, Programa 3×1 para Migrantes y al Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas, entre otros, lo que implica un gran reto para el gobierno mexicano, pero eso forma parte de otra reflexión de la misma enchilada.

 

* Jorge A. Andrade es investigador de la Dirección de Migración y Derechos Humanos de Insyde.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.