La importancia de denunciar delitos y presentar quejas sobre faltas administrativas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad, justicia y paz
Por MUCD
Somos una organización que trabaja por construir un México más seguro, más justo y en paz. Pa... Somos una organización que trabaja por construir un México más seguro, más justo y en paz. Para lograrlo, participamos en proyectos orientados a fortalecer el Estado de derecho, defender los derechos humanos y formar capital social. En este espacio analizaremos temas importantes para nosotros y compartiremos contigo lo que hacemos mejor: auditar a la autoridad, formar ciudadanía, analizar políticas públicas, incidir en el debate nacional y litigar casos estratégicos para acelerar el cambio social. (Leer más)
La importancia de denunciar delitos y presentar quejas sobre faltas administrativas
Una vez que conocemos los puntos de partida y llegada de la justicia cívica y la justicia penal es mucho más sencillo que como ciudadanos seamos capaces de activar a nuestra autoridad.
Por Alejandra Gasca
5 de noviembre, 2020
Comparte

El desconocimiento que la mayoría de las y los ciudadanos aún tenemos sobre las autoridades encargadas de atender y, en su caso, sancionar las conductas delictivas o antisociales que más nos dañan se ve claramente reflejado en el bajo número de denuncias y quejas que día con día presentamos ante el Ministerio Público y el Juzgado Cívico. Revertir esta situación es sumamente necesario debido a que, incluso si como ciudadanos somos testigos de conductas contrarias a las normas, reportarlas o denunciarlas requiere entender qué son y cómo funcionan estas dos autoridades y cuál es la diferencia entre un delito y una falta administrativa.

De acuerdo con la experiencia de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), la desconfianza hacía las autoridades y desconocimiento de sus funciones y obligaciones alejan a las personas de las instituciones, y desincentivan el ejercicio de los derechos y las responsabilidades ciudadanas.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), al mes de septiembre de 2020, a nivel nacional, el 57.1% de las personas atestiguaron robos y asaltos, el 39.6 % fue testigo de disparos con armas de fuego y un 75.7% experimentó un conflicto directo con alguno de sus vecinos derivados de problemas de convivencia que presentaron alguna consecuencia como golpes, heridas con arma blanca y/o con arma de fuego, entre otras1. Sin embargo, el porcentaje de estos hechos que llegan a oídos de la autoridad es mucho menor.

Esta realidad se puede transformar pues, como ciudadanos, tenemos el derecho y el deber de señalar y denunciar las conductas contrarias a las normas de las que somos víctimas.

¿Delito o falta administrativa?

Para iniciar con un proceso de denuncia de un delito o de queja en el caso de falta administrativa, es importante tener claros los objetivos de la justicia cívica, por una parte, y de la justicia penal por otra. Igualmente, es importante conocer las características tanto de lo que constituye un delito como una falta administrativa y los derechos que, como víctima o persona ofendida, tenemos ante el Ministerio Público y/o como persona quejosa ante el Juzgado Cívico, según sea el caso. 

Así, por ejemplo, la justicia cívica tiene entre sus objetivos prevenir que los conflictos (considerados como faltas administrativas) escalen a conductas delictivas o actos de violencia; dar solución de manera ágil, transparente y eficiente a conflictos comunitarios, y mejorar la convivencia cotidiana2. Así pues, cuando una persona es testigo de un acto que atente en contra de la tranquilidad, dignidad y seguridad de su comunidad o que le afecte de manera directa, ésta puede acudir al Juzgado Cívico más cercano y, a través de diferentes mecanismos, puede solucionarlo y evitar que se repita.

Por su parte, la justicia penal se encarga de sancionar las conductas que constituyen delitos y tiene entre sus objetivos asegurar el acceso a la justicia en la aplicación del derecho, resolver conflictos que surjan con motivo de la comisión del delito y reparar el daño a las víctimas3. De esta manera, cuando hay una afectación a la persona, sus bienes o su patrimonio se debe acudir al Ministerio Público más cercano para presentar una denuncia que lleve a la autoridad a iniciar la investigación correspondiente.

Para hacer esta distinción más sencilla, en MUCD elaboramos la siguiente tabla en la que se describen las principales características de un delito y una falta administrativa de manera que todas las personas puedan identificar qué constituye una conducta delictiva o antisocial y sepan con qué autoridad acudir.

Fuente: elaboración propia a partir del Código Nacional de Procedimientos Penales y Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México.

Nuestra experiencia orientando cientos de miles de personas denunciantes –y próximamente personas quejosas– dicta que una vez que conocemos los puntos de partida y llegada de la justicia cívica y la justicia penal es mucho más sencillo que como ciudadanos seamos capaces de activar a nuestra autoridad. Así, por ejemplo, después de conocer la diferencia entre un delito y una falta administrativa, sabríamos que, en casos como robo a negocio, robo a transeúnte, robo a casa habitación o extorsión se debe acudir inmediatamente al Ministerio Público a presentar una denuncia y que, en casos como alteración del orden o uso inapropiado del espacio público se debe acudir al Juzgado Cívico a presentar una queja.

Pero eso no es todo pues, aunque hemos señalado las características fundamentales de la queja o denuncia, es también importante conocer cuáles son nuestros derechos dependiendo de si somos víctimas o personas ofendidas por la comisión de un delito o si somos personas quejosas o probables infractores de las leyes de cultura cívica. La experiencia también nos dice que dependiendo de la información que posean las personas al momento de acudir a iniciar una denuncia o presentar una queja, les será más fácil o más difícil ejercer sus derechos, agilizar sus trámites y exigir el correcto funcionamiento de la autoridad. Lo anterior es especialmente válido en los casos en que se presenta una situación de abuso o maltrato por parte de un servidor público.

Por todo lo anterior, en MUCD creemos que el empoderamiento y la participación ciudadana es fundamental no solo para generar más y mejor confianza en las autoridades sino para denunciar el delito, las faltas administrativas y los abusos cometidos por servidores públicos. Solo así podremos transitar hacia un México más seguro, justo y en paz.

* Alejandra Gasca dirige el área de observación de autoridades en México Unido Contra la Delincuencia (@MUCD).

 

 

1 INEGI. Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), 2020.

2 Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Modelo Homologado de Justicia Cívica, Buen Gobierno y Cultura de la Legalidad para los Municipios de México.

3 García Ramírez Sergio, Objeto y fines del proceso penal. Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, 2019.

4 Ley General de Víctimas. Diario Oficial de la Federación. México, 09 de enero de 2013.

5 Ley de Cultura Cívica, Gaceta oficial de la Ciudad de México, 7 de junio de 2019.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.