Monitoreo ciudadano de la autoridad cívica y ministerial - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad, justicia y paz
Por MUCD
Somos una organización que trabaja por construir un México más seguro, más justo y en paz. Pa... Somos una organización que trabaja por construir un México más seguro, más justo y en paz. Para lograrlo, participamos en proyectos orientados a fortalecer el Estado de derecho, defender los derechos humanos y formar capital social. En este espacio analizaremos temas importantes para nosotros y compartiremos contigo lo que hacemos mejor: auditar a la autoridad, formar ciudadanía, analizar políticas públicas, incidir en el debate nacional y litigar casos estratégicos para acelerar el cambio social. (Leer más)
Monitoreo ciudadano de la autoridad cívica y ministerial
Con el programa de monitoreo ciudadano en ministerios públicos y juzgados cívicos formamos a personas voluntarias que buscan mejorar sus conocimientos sobre el acceso a la justicia, contribuir a fortalecerlo y ayudar a otras personas a conocer sus derechos como denunciantes.
Por Alejandra Gasca
24 de noviembre, 2021
Comparte

Como ciudadanos sabemos que tener derechos es algo positivo y, por ende, debemos defenderlos. Sin embargo, no siempre es fácil identificarlos y, en algunas ocasiones, resulta aún más complicado llevarlos a la práctica 1. Esto sucede con particular frecuencia cuando nos encontramos frente a una autoridad y no sabemos cuáles son sus obligaciones y cómo podemos defendernos de una eventual arbitrariedad. Para solucionar este problema, desde MUCD hemos generado procesos de formación ciudadana que nos ayudan a identificar nuestros derechos y nos permiten desarrollar habilidades para ejercerlos y defenderlos.

Un claro ejemplo de esto es el programa de “Monitoreo ciudadano en ministerios públicos y juzgados cívicos” con el que formamos a personas voluntarias que buscan mejorar sus conocimientos sobre el acceso a la justicia, contribuir a fortalecerlo y ayudar a otras personas a conocer sus derechos como denunciantes (ya sea de un delito o de alguna falta administrativa). Al cabo de dicha formación, las personas voluntarias que la recibieron pueden realizar una auditoría social de dichas autoridades y, a través de la observación y la orientación a personas denunciantes, evaluar el servicio que las y los servidores públicos le brindan a la ciudadanía.

¿Por qué apostamos por este modelo? Muy sencillo. Lo hacemos porque consideramos que la participación ciudadana es el medio ideal para construir contrapesos reales e inmediatos al poder de la autoridad y porque sabemos que éstos sirven para mejorar la atención que las y los funcionarios les brindan a las personas al momento de presentar una denuncia o queja. Ahora bien, esto no se logra únicamente informando a las personas sobre el funcionamiento de las instituciones y los distintos procesos que ocurren en su interior o sensibilizándolas sobre los derechos y obligaciones que existen entre las partes. Por el contrario, se requiere también de un proceso de enseñanza vivencial a través del cual las personas voluntarias experimentan en primera persona lo que significa el proceso de atención al denunciante, tanto del lado de las víctimas como del lado de la autoridad.

Una vez que el proceso formativo es concluido y las personas voluntarias realizan por sí mismas el ejercicio de auditoría social, lo que sigue es la elaboración de recomendaciones de mejora que se trabajan de manera conjunta con la autoridad e incluso la presentación de reportes de mal desempeño de servidoras y servidores públicos (ministerios públicos o juzgados cívicos) en caso de que se haya identificado la comisión de una conducta ilegal, paralegal o corrupta. Dicho de otra forma, a través de este programa MUCD forma ciudadanas y ciudadanos voluntarios que, una vez capacitados, monitorean ministerios públicos y juzgados cívicos para mejorar sus servicios.

Pero ya hemos hablado mucho de la teoría detrás del programa, mejor veamos cómo funciona en los hechos:

El monitoreo ciudadano en la práctica

En el mes de mayo de 2021 y en colaboración con la Red Conéctate por tu Seguridad que actualmente se desarrolla en diversos polígonos de la alcaldía Cuauhtémoc, MUCD inició las actividades de monitoreo ciudadano con personas voluntarias en dos juzgados cívicos (juzgado cívico Cuauhtémoc 2 y juzgado cívico Cuauhtémoc 5) y dos ministerios públicos (ministerio público Cuauhtémoc 2 y ministerio público Cuauhtémoc 5).

Desde entonces y hasta ahora, contamos con la participación de 34 personas voluntarias dedicadas al monitoreo de juzgados cívicos (47% hombres y 53% mujeres) y de otras 37 dedicadas al monitoreo de ministerios públicos (35% hombres y 65% mujeres). En total, estas más de 70 personas han dedicado más de 228 horas a realizar 302 actividades de monitoreo de las que se han desprendido algunas recomendaciones y avances. Por ejemplo, en las instituciones monitoreadas se ha incrementado la presencia de servidores y servidoras públicas dedicadas a la atención inicial de denunciantes en ministerios públicos y ha mejorado la calidad de la atención que se les proporciona a las personas usuarias durante el inicio de quejas en los juzgados cívicos.

Sin embargo, aunque el registro de estos avances es de celebrarse, es importante subrayar que, para que este tipo de esfuerzos puedan potenciar su impacto, es de vital importancia superar los siguientes retos:

1. Fomentar la cultura de participación ciudadana y el voluntariado. Conocer, observar y evaluar a la autoridad es un trabajo que podemos hacer todas y todos, incluso cuando esto no signifique dedicar el 100% de nuestro tiempo a ello. Hoy día existen diversas oportunidades de participación; sin embargo, que las personas se involucren en ellas solo de manera esporádica convierte en un reto lograr su sostenibilidad. En los últimos doce meses, por ejemplo, únicamente el 19% de la población declaró haber participado en algún trabajo voluntario por su comunidad y solo el 1.9% de las personas registró una participación en alguna organización de exigencia de mejor gobierno y servicios públicos 2.

2. Hacer comprensible a todas las personas la información necesaria para participar. Las personas voluntarias promueven el conocimiento de las funciones y obligaciones de la autoridad, informan sobre los derechos de las personas usuarias y explican los servicios que se prestan en las instituciones encargadas de procurar justicia cívica y penal. En esta tarea, el reto es proporcionar información accesible y de fácil comprensión para que puedan hacerlo de manera exitosa y transmitir el conocimiento a otras personas de forma sencilla y clara. La disponibilidad de materiales didácticos es clave, lo mismo que el aprendizaje vivencial y la capacitación en lenguaje ciudadano.

3. Establecer una colaboración positiva y efectiva con la autoridad en el largo plazo. Uno de los objetivos de este tipo de ejercicios es lograr que las acciones de monitoreo realmente sirvan para reducir la asimetría entre la ciudadanía y las personas servidoras públicas, optimizando el funcionamiento de las instituciones encargadas de la procuración de justicia y orientándola al servicio. Esto se puede lograr si todas las partes involucradas se toman en serio el reporte y la corrección de las deficiencias e irregularidades observadas. La colaboración con las autoridades es esencial para lograr cambios sostenibles y la constancia en nuestras actividades de auditoría social es fundamental para mantener una influencia positiva sobre el comportamiento de las personas servidoras públicas.

Nuestra experiencia nos dice que el balance de estas actividades de auditoría social es alentador, pues además de ser un mecanismo efectivo de empoderamiento ciudadano, es un ejercicio que en la práctica sirve para mejorar la confianza ciudadana en la autoridad y reducir la asimetría entre ciudadanos y servidores públicos. De la misma manera, este ejercicio nos ha enseñado que es fundamental trabajar en explicaciones claras y sencillas de lo que es y debe de hacer una autoridad determinada, para que la ciudadanía la conozca, la use y la evalúe. Así sucedió con el Manual ciudadano sobre los juzgados cívicos en la CDMX, un documento que elaboramos con base en esta experiencia y que hoy sirve para capacitar a personas voluntarias que ya observan a su autoridad y recurren a ella para resolver sus conflictos vecinales.

Aunque ya contamos con una amplia participación de las personas voluntarias, y las actividades de monitoreo y evaluación han dado resultados positivos en lo que respecta a la mejora de la calidad de la atención en las instituciones monitoreadas, es importante que sigamos trabajando en alentar la participación ciudadana de las personas. Solo así podremos ejercer y exigir mejor nuestros derechos y lograr un México más seguro, justo y en paz.

*Alejandra Gasca es Directora de Observación de la Autoridad en @MUCD.

 

 

 

1 INE e IIJ-UNAM. Faro Democrático 2020. Consultado aquí.

2 INEGI, Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) 2020.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.