¿Para qué promover una cultura de la legalidad en las PyMEs? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Seguridad, justicia y paz
Por MUCD
Somos una organización que trabaja por construir un México más seguro, más justo y en paz. Pa... Somos una organización que trabaja por construir un México más seguro, más justo y en paz. Para lograrlo, participamos en proyectos orientados a fortalecer el Estado de derecho, defender los derechos humanos y formar capital social. En este espacio analizaremos temas importantes para nosotros y compartiremos contigo lo que hacemos mejor: auditar a la autoridad, formar ciudadanía, analizar políticas públicas, incidir en el debate nacional y litigar casos estratégicos para acelerar el cambio social. (Leer más)
¿Para qué promover una cultura de la legalidad en las PyMEs?
De acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas, las PyMEs invierten en promedio 171 mil 256 pesos al año en la implementación de medidas de prevención de diversos delitos, como la extorsión, el robo y los actos de corrupción.
Por Rafael Ibarra y Carolina de la Rosa
14 de enero, 2022
Comparte

Las empresas o unidades de negocio son los espacios en los que pasan la mayor parte del tiempo quienes trabajan, de manera formal, en la iniciativa privada. Para que éstas funcionen adecuadamente y contribuyan a un bienestar más amplio de la sociedad, su labor debe orientarse por principios éticos y de integridad que las hagan espacios productivos, sí, pero también formativos y transformativos. Desafortunadamente en México aún se desaprovecha esta oportunidad y, debido a la falta de cultura de la legalidad, cuatro de cada diez empresas experimentan todavía la comisión de conductas ilegales por parte de sus colaboradores o colaboradoras 1. En este artículo abordaremos dicha problemática y recomendaremos algunas de las acciones que las micro, pequeñas y medianas empresas (PyMEs) pueden emprender para fortalecer la cultura de ética e integridad en su interior y participar en la construcción de un mejor país.

México cuenta con 5.5 millones de unidades económicas o empresas de las cuales el 99% son PyMEs. En ellas se generan 7 de cada 10 empleos 2. Sin embargo, pese a su importancia para el crecimiento económico y la generación de empleos, las pequeñas y medianas empresas deben hacer frente a un sinnúmero de obstáculos, entre los que se encuentran también la superación de conductas paralegales, ilegales o corruptas, que les generan todo tipo de problemas. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las PyMEs invierten en promedio 171 mil 256 pesos al año en la implementación de medidas de prevención de dichas conductas, siendo los delitos más frecuentes la extorsión, el robo y los actos de corrupción.

Para hacer frente a esta problemática, desde hace más de 10 años México Unido Contra la Delincuencia (MUCD) trabaja con las empresas en la promoción de la cultura de la legalidad, el respeto a la norma y el rechazo a la ilegalidad y la corrupción. Para lograrlo, buscamos reforzar comportamientos acordes al código de ética, la política organizacional y el marco jurídico aplicable, tanto entre personas directivas como colaboradoras. Recientemente, iniciamos también una alianza con PyMEs y personas emprendedoras congregadas en el Centro de Competitividad México (CCMX) 3 con la que buscamos potenciar este esfuerzo y formar ciudadanía activa entre sus colaboradores y colaboradoras. A partir de esta experiencia, destacamos cinco recomendaciones que pueden ser útiles para fortalecer una cultura organizacional ética e íntegra en cualquier PyME:

La primera podría parecer muy básica y común, pero en el ámbito de las micro empresas y los emprendimientos no lo es y se refiere a la construcción o revitalización de un código de ética o conducta. Esta labor permite que se establezcan los acuerdos, valores y reglas básicas de comportamiento en la organización, transparentando las conductas no permitidas y sus sanciones. Las organizaciones deben darse a la tarea de difundir entre las y los colaboradores su código de ética para que, en todos los niveles de la operación y la toma de decisión, éstos se apropien de los valores y las formas de vivir una cultura de la integridad. Hacerlo ayuda a fortalecer el marco normativo y a identificar conductas no deseadas o ilegales, cosa que sirve para prevenirlas.

La segunda recomendación es la realización un diagnóstico en cultura de la legalidad en donde se pueda identificar si las personas colaboradoras conocen los instrumentos que la posibilitan (como el código de ética, el reglamento de trabajo o el sistema de denuncia) e identificar las conductas no deseadas o ilegales que suceden de manera recurrente dentro de la empresa. Se trata de conocer cuáles son las conductas que están impactando en la seguridad de la organización, de asegurarse que todas las personas saben qué hacer y cómo proceder frente a ellas y de entender mejor cómo se conocen y viven los valores y reglas internas para fortalecerlas y orientarlas hacia la prevención de conductas no deseadas.

La tercera sugerencia bien puede derivarse de las primeras dos y consiste en la formación de todo el personal en temas de cultura de la legalidad, ética y cultura organizacional, con la finalidad de que en todos los niveles de la empresa se reflexione acerca del papel que cada quien juega en el rechazo a las conductas ilegales, el respeto a la norma y los derechos humanos y laborales, y el fortalecimiento del Estado de derecho en general. Es a través de la capacitación constante como las PyMEs pueden asegurar que cada persona conoce qué es y para qué sirve la cultura de la legalidad, y cómo ésta puede traer beneficios en todos los niveles. La formación se puede dar a través de cursos, talleres, conferencias o cuadernillos de trabajo, con recursos pedagógicos que busquen provocar la reflexión individual y colectiva, o mediante ejemplos concretos, alusivos a la vida cotidiana de las personas y las empresas y que provoquen la concientización y un cambio de actitud.

La cuarta y no menos importante es la creación o fortalecimiento del canal de denuncia: como pequeña o micro empresa, se debe poner a disposición del personal un sistema de denuncia que sirva para que las personas colaboradoras puedan reportar las conductas no deseadas, sea en calidad de víctimas o testigos. Todo canal o sistema de denuncia puede comenzar por un buzón de quejas o una línea telefónica que permita que quien lo use sea y se sienta escuchada al denunciar actos ilegales. Además, es necesario que estas denuncias sean atendidas y, a la postre, prevenidas. Según la ENVE, en las empresas mexicanas solo 1 de cada 10 delitos que se cometen se denuncia 4, lo que equivale a una cifra negra del 92%. En comparación, de acuerdo a un análisis realizado en 2021 por MUCD, en 13 empresas mexicanas que cuentan con un sistema o canal de denuncia, la cifra negra en caso de ser víctima se reduce a 67%, lo que nos permitiría deducir que el acceso a un medio o canal adecuado sí promueve la cultura de denuncia.

Finalmente, otra acción que las pequeñas, micro y medianas empresas pueden emprender es vincularse con las comunidades que conforman su entorno a través de proyectos sociales y en términos de responsabilidad social. Sobre todo cuando se encuentran ubicadas en ambientes o colonias de alta violencia y conflictividad social. Que el entorno también sea seguro y pacífico es posible si las empresas se involucran en la solución de problemáticas locales. En este sentido, hemos tenido experiencias muy recientes y positivas que hemos compartido anteriormente en este blog.

Con todas estas recomendaciones creemos que es posible sumar acciones por el México que queremos. Se trata de pequeñas pero importantísimas acciones que van generando climas laborales más sanos, pacíficos y justos, que ayudan a reducir la victimización e incluso los riesgos psicosociales de las y los empleados, pero a la par, se convierten en instrumentos accesibles y fáciles de implementar para cada una de las PyMEs de nuestro país.

*Rafael Ibarra es filósofo por el Seminario Interdiocesano de Tlalnepantla y Director de formación en México Unido Contra la Delincuencia. Carolina de la Rosa es socióloga por la Universidad Nacional Autónoma de México y Coordinadora estratégica México Unido Contra la Delincuencia.

 

 

 

1 Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2020, INEGI.

2 Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas DENUE, INEGI, 2021.

3 El CCMX es una organización que al fortalecimiento de las Pymes mexicanas y la generación de valor en la cadena de suministro de las grandes empresas del Consejo Mexicano de Negocios. Hasta el momento ha apoyado a más de 4,500 PyMEs. El encuentro se realizó en el marco del evento CREO MX Nacional, el 10 de noviembre de 2021.

4 Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2020, INEGI.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.