¿Ingreso básico universal emergente en México? Lección no aprendida de 2008 y 2020 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Simetría: datos con rostro
Por Simetría, A. C.
Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contrib... Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contribuir a la construcción de un México más inclusivo y equitativo, con una ciudadanía crítica y participativa e instituciones sólidas, responsables y eficaces. (Leer más)
¿Ingreso básico universal emergente en México? Lección no aprendida de 2008 y 2020
Urge fortalecer la capacidad para proteger a la población en situaciones de crisis y emergencia, pues tomó 10 años una recuperación ligera tras el impacto de la crisis de 2008 y, muy probablemente éste se perderá, de acuerdo con CONEVAL.
Por Simetría, A. C.
28 de mayo, 2020
Comparte

La crisis sanitaria generada por el COVID-19 se presentó en una situación económica desfavorable tanto para México como para toda América Latina, con pronósticos de caída del PIB de aproximadamente -1.8%1. Tales estimaciones, al menos en el caso de México, se han confirmado e incluso algunos especialistas prevén una caída en el PIB de nuestro país en este año de -7.3%2. Ante este escenario, el Estado Mexicano, de la misma manera que desde hace 12 años, se ve imposibilitado para extender protección a toda la población, pues las crisis coyunturales ponen en riesgo sus ingresos.

A casi dos meses de la declaratoria de emergencia sanitaria, la capacidad de respuesta del Estado lo confirma: contamos con medidas emergentes, tanto en cobertura como eficacia, limitadas. Los primeros días de abril referimos3 el estudio de CONEVAL de 20184 en el que mapea los instrumentos estatales de protección social y advierte que éstos se limitan a la ampliación de la cobertura de programas sociales existentes, lo cual es insuficiente.

En estos días, el Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES) señaló que la contracción económica derivada del COVID19 provocará que 12.2 millones de personas se sumen a la pobreza (tanto moderada como extrema). Esto en el escenario de que la economía tenga una caída este año de -8%. Mencionó que para evitar lo anterior, el gobierno debe implementar medidas para amortiguar el impacto negativo de la recesión económico. Entre esas medidas propusieron: un salario mínimo por tres meses para trabajadores registrados ante el SAT, implementación de un seguro de desempleo, duplicar por 3 meses los apoyos sociales, entre otras.

Pero, ¿qué tan fuerte será el revés con la crisis sanitaria por el COVID-19 en una situación económica desfavorable? El CONEVAL recoge las conclusiones de 2018 y ahora, frente al COVID-19, reitera la urgencia de fortalecer la capacidad para proteger a la población en situaciones de crisis y emergencia, pues tomó 10 años una recuperación ligera tras el impacto de la crisis de 2008 y, muy probablemente éste se perderá. Aunque a paso lento, en el lapso de 2008 a 2018 se vio un avance en la disminución porcentual de la pobreza de 44.4% a 41.9%5.

En efecto, en 2018 CONEVAL detalló que los principales programas de transferencia no están proyectados para dirigir sus apoyos a la población en estos contextos de crisis y ahora, frente al COVID-19, lo reitera y observa la misma incapacidad en los programas prioritarios de esta administración. Partiendo de su capacidad de ampliación por la población objetivo, identificación de beneficiarios, logística y viabilidad de dispersión de recursos, el CONEVAL proyecta que la cobertura actual podría ampliarse hasta 30% en el mejor de los escenarios, con un impacto adicional de 2.8 millones de beneficiarios a 8.9 millones de a de beneficiarios más, y con un presupuesto de $198.2 mil millones de pesos (0.82% del PIB 2019) a $293 mil millones de pesos (1.21 % PIB 2019), respectivamente.

En el 2018, reconociendo la incapacidad de los programas prioritarios para proteger a toda la población en condiciones de riesgo, CONEVAL propuso un “piso mínimo de ingreso” para toda la población como parte de un sistema de protección social universal con instrumentos para enfrontar riesgos de corto y largo plazos, y como una estrategia de no exclusión de las personas en pobreza, con la posibilidad de no ser aceptado por personas con capacidad económica asegurada6. Ahora, en el marco de las recomendaciones para proteger a la población frente a la crisis sanitaria por el virus COVID-19, lo retoma con mayor precisión y “posibles diferencias” sobre su carácter universal e implementación.

Primero, destaca la complejidad de la transferencia de recursos como medida emergente y sugiere pensar en diversos instrumentos posibles y no necesariamente universales, y como ejemplo propone una “transferencia básica en el periodo de crisis” para trabajadores afectados. Además, enmarca la medida como una decisión legislativa, debido a los costos fiscales que implica una red de protección social con este alcance y ahora lo sugiere como instrumento de largo plazo, cuando antes dibujaba incluso los puntos a discutir para implementarla en lo administrativo en el corto plazo7. Sobre el valor posible de esta renta, aparentemente sugiere las líneas de pobreza por ingreso según el lugar de residencia, pues es este el indicador que recomienda seguir mensualmente para generar un piso mínimo de ingreso y principalmente en las familias sin ingreso fijo.

Pareciera que en México no es posible imaginar un plan emergente universal en caso de otra crisis coyuntural en el corto plazo, sin una coordinación anticipada entre los tres órdenes de gobierno. En tanto, la solución seguirá en la operación de los programas prioritarios y su capacidad de extensión rápida. En esto es fundamental, al menos, consolidar un padrón único de beneficiarios de los programas para atender la pobreza, que hasta ahora no se ha consolidado como éxito institucional de este gobierno, al servicio de su población objetivo en momentos difíciles.

@simetriamx

 

1 América Latina y el Caribe ante la pandemia del COVID-19: Efectos económicos y sociales. Informe especial COVID No. 1., CEPAL. Viernes 3 de abril de 2020. 5 p.

2 Encuesta Citibanamex Mayo 2020 disponible aquí.

3Crisis transitoria, ¿pobreza transitoria?”, SIMETRÍA, A.C., 7 de abril de 2020.

4Evaluación Estratégica de Protección Social en México” 2a edición, CONEVAL, 2018, México, p. 18.

5 Idem. p. 29

6 Idem., p. 155.

7 Ibidem.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.