La pandemia del coronavirus: ¿sobrecarga para las mujeres en casa? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Simetría: datos con rostro
Por Simetría, A. C.
Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contrib... Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contribuir a la construcción de un México más inclusivo y equitativo, con una ciudadanía crítica y participativa e instituciones sólidas, responsables y eficaces. (Leer más)
La pandemia del coronavirus: ¿sobrecarga para las mujeres en casa?
A pesar de que las mujeres cada vez tienen mayor participación en el mercado laboral, no sucede lo mismo con la participación de los hombres en el hogar. Al menos no al mismo ritmo.
Por Simetría, A. C.
17 de mayo, 2020
Comparte

Sin duda 2020 ha sido un año diferente a los demás. Una pandemia llegó al mundo y ha traído consecuencias muy severas, especialmente en el sector salud y en la economía. Pero no solo ahí. El día de las madres este año transcurrió en plena fase 3, con más contagios y hospitales en diversas ciudades del país saturados. Definitivamente, el coronavirus señala con reflectores muchos problemas estructurales en nuestro país, entre ellos los relacionados con la equidad de género.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)1, las acciones de confinamiento y la suspensión de clases de los niños, tienen un impacto en la participación de los padres en los cuidados, especialmente de las mujeres. A muchas mujeres, ni el día de las madres las salvó de realizar su carga de trabajo en el hogar, al menos por un día.

La CEPAL señala que alrededor de 154 millones de niños, niñas y adolescentes (más del 95% de los matriculados en la región)2, se encuentran temporalmente fuera de las escuelas, cerradas a causa del COVID19. Esos niños y niñas requieren cuidados que sobrecargan el tiempo de las familias, en particular a las mujeres que dedican diariamente el triple del tiempo al trabajo doméstico y de cuidados no remunerados, en comparación con el que dedican los hombres. Más aún, las desigualdades de género se acentúan en hogares de menores ingresos, donde las demandas de cuidados son mayores, al tener más dependientes por hogar.

Desafortunadamente, la crisis actual afecta más a la población ya de por sí en situación de vulnerabilidad, y eso acentuará la desigualdad en América Latina (CEPAL).

Nuestro país no es la excepción. Según datos del INEGI, la mayor parte de las labores domésticas y de cuidados son realizadas por las mujeres, con el 76.4% del tiempo que los hogares destinaron a estas actividades3. Por ejemplo, en promedio a la semana, las mujeres dedican 25 horas para atender a personas sanas de 6 a 14 años de edad, mientras que los hombres dedican 6 horas. Para preparar y servir alimentos a la familia, las mujeres dedican 9 horas a la semana en promedio, mientras que los hombres 1 hora 38 minutos. Para limpiar la casa, lavar o planchar la ropa de su familia las mujeres dedican 7 horas 47 minutos y los hombres 1 hora 37 minutos4.

Fuente: Elaboración propia con datos de la Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares, 2018. INEGI.

La pandemia del COVID19 vuelve a poner sobre la mesa la distribución de los cuidados en los hogares, donde las mujeres realizan la mayor parte del trabajo.

A pesar de que las mujeres cada vez tienen mayor participación en el mercado laboral, no sucede lo mismo con la participación de los hombres en el hogar5. Al menos no al mismo ritmo. Lo cual aumenta aún más la carga de trabajo para las mujeres, pues muchas de ellas deben realizar su trabajo remunerado, más el no remunerado en el hogar. Los días de confinamiento en nuestras casas nos han dejado claro, lo pesado, rutinario y laborioso que son los quehaceres domésticos. No ha acabado uno de trapear el piso, cuando ya se ensucio nuevamente. Según un estudio del Departamento de Sociología y Antropología Social de la Universidad de Valencia, la ansiedad y el estrés son las consecuencias directas de tener que cargar en los hombros el trabajo y las tareas del hogar.6

Recientemente, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) evaluó la política pública de igualdad de género, vigente durante el periodo 2007-2017 en nuestro país7.

En su informe, la ASF señala que a 2017, ha faltado coordinación entre en Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), la Secretaria de Hacienda y las dependencias y entidades del gobierno federal, para coordinarse y definir los programas que integran el Anexo de Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en el Presupuesto. Además, menciona que no hay evidencia de que los recursos etiquetados hayan sido ejercidos en acciones afirmativas para acelerar el paso hacia la igualdad entre mujeres y hombres, pues únicamente 15 de 110 programas presupuestarios identificados se vinculan directamente con la problemática.

De 2007 a 2017, el presupuesto ejercido de la política pública de igualdad de género fue de 364 mil millones de pesos, un promedio de 33 millones de pesos anuales. Sin embargo, debido a las deficiencias en el diseño e implementación, no se pudo relacionar el gasto con indicadores que permitieran constatar un avance en el cumplimiento de los objetivos de la política pública.

La reducción de la brecha de género requiere un enfoque multidimensional, que cuestione los factores culturales y construcciones sociales de lo que se espera que hagan los hombres y las mujeres, entre otros.. En este sentido, Marta Lamas ha señalado que se requiere una nueva forma de concebir las responsabilidades familiares, una nueva distribución de tareas y el apoyo de servicios colectivos, en especial de cuidado infantil. Entre muchas otras cosas.

Muchas mujeres salen a trabajar y realizan tareas distintas a las que el rol social les asigna. Algunos hombres también, pero no son mayoría. En estos tiempos de confinamiento invitamos a los hombres de México a reflexionar sobre su rol y su participación en las tareas domésticas, y a vencer la resistencia para llevarlas a cabo. La sociedad ha dicho que esas tareas son de las mujeres, son cuestiones femeninas. ¿Será?

@simetriamx

 

1 Fuente: América Latina y Caribe ante la pandemia del COVID-19. Efectos económicos y sociales.

2 Al 23 de marzo de 2020. UNICEF 2020.

3 Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares de México, 2018. INEGI.

4 Fuente: Encuesta Intercensal 2015. INEGI. Disponible aquí.

5 Fuente: Marta Lamas. ¿Qué generó el género? Género, etnicidad y liderazgo: entrecruzamientos y encuentros. Edición del Instituto de Liderazgo Simone Beauvoir A.C.

6 Disponible aquí.

7 Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.