Y las reglas del juego: ¿cuáles son? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Simetría: datos con rostro
Por Simetría, A. C.
Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contrib... Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contribuir a la construcción de un México más inclusivo y equitativo, con una ciudadanía crítica y participativa e instituciones sólidas, responsables y eficaces. (Leer más)
Y las reglas del juego: ¿cuáles son?
Los ciudadanos debemos estar completamente insatisfechos cuando se vulneran y debilitan las instituciones, y cuando éstas no tienen el diseño adecuado.
Por Simetría, A. C.
17 de marzo, 2020
Comparte

Douglass North1 lo dijo con toda claridad: las instituciones importan. En el contexto que actualmente vive nuestro país, vale la pena recordar qué son las instituciones, su relevancia y la razón por la cual, en México debemos exigir la construcción adecuada de éstas.

Empecemos. ¿Qué son las instituciones? Tomemos la definición de North: son las reglas del juego en una sociedad. En otras palabras, son restricciones que dan forma a la interacción humana2. Lo ideal es que estas reglas fomenten conductas positivas, como, por ejemplo, evitar el robo, el fraude, el homicidio, el feminicidio, entre otros comportamientos socialmente perjudiciales, y desalienten las negativas -y no al revés-3.

Sin duda, una cuestión relevante para que esto pueda suceder es que las reglas, verdaderamente se apliquen y que incluyan mecanismos que aumenten primero la probabilidad de ser detectado si cometes un daño o perjuicio para la sociedad, así como, que exista sanción y consecuencias para quienes no las cumplan, entre otros.

Si las reglas no están propiciando comportamientos convenientes en los ciudadanos, entonces algo no está funcionando. Es por todo lo anterior, que los ciudadanos debemos estar completamente insatisfechos cuando se vulneran y debilitan las instituciones, y cuando éstas no tienen el diseño adecuado. En México es evidente que las instituciones no están propiciando conductas favorables. El ejemplo que nos rebasa y que nadie puede negar, es la crisis de inseguridad y violencia que actualmente vivimos.

En nuestro país 72.9% de la población (de 18 años en adelante) siente que su ciudad es insegura4. Esto muestra que algo está pasando. Las mujeres sienten mayor inseguridad que los hombres (77.2% mujeres versus 67.8% en el caso de los hombres).

Es también preocupante ver la percepción de inseguridad por ciudad. En los casos más graves el 90% o más de la población5 se siente insegura. Esto sucede en: Puebla (92.7%), Tapachula (92.1%), Ecatepec (92%), Uruapan (92%), Fresnillo (91.9%) y Tlalnepantla de Baz (90.9%)6. ¿A qué extremos hemos llegado? Las reglas actuales actúan en prejuicio de la ciudadanía.

Nota: Porcentaje de la población de 18 años y más residente en las ciudades de interés que considera que vivir actualmente en su ciudad es inseguro. Excluye la opción de respuesta “No sabe o no responde”.
Fuente: Estimación propia con base en INEGI. Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU).

Otro dato realmente devastador es la llamada cifra negra, que son los delitos cometidos en los cuales no hubo denuncia de la comisión de un delito, o no se inició averiguación previa o carpeta de investigación7. De acuerdo con la ENVIPE 2019, la llamada “cifra negra” fue de 93.2% en 2018. En 2018 solo se denunció el 10.6% de los delitos. La principal razón por la cual las víctimas no denuncian es que lo consideran una pérdida de tiempo (31.7%). Otras causas para no denunciar, que tienen que ver con las autoridades, son: por miedo a que lo extorsionen, trámites largos y difíciles, desconfianza en la autoridad y actitud hostil de la autoridad.

Además, las mujeres son víctimas de acoso y violencia sexual en mayor porcentaje que los hombres.

Fuente: Estimación propia con base en datos del INEGI. Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana. Diciembre 2019. SNIEG8. Julio-Diciembre 2019.

Al ver estos datos, que son solo algunos y muestran solo una mínima parte de la historia, no es difícil entender las protestas feministas. El enojo y la frustración por la violencia y la impunidad, tienen sustento.

Es necesario recordar algo que North también señaló: “quienes tienen el poder político para construir las instituciones y darles forma, en la gran mayoría de los casos, lo harán pensando en sus propios intereses y beneficio personal, y no pensarán en el interés social”. Subrayó en “la gran mayoría de los casos” porque no dudo que existan funcionarios y servidores públicos que efectivamente, en su actuar, busquen el bienestar de la sociedad. Pero ellos van en contra de los incentivos actuales del sistema.

La participación y demanda ciudadana son necesarias, y la protesta también. Los ciudadanos debemos exigir menos impunidad, y más resultados. Más justicia y dignidad en nuestra sociedad. Afortunados los países que tienen instituciones que funcionan9, nosotros no las tenemos.

Pero podemos alzar las voces para que las autoridades se percaten de la urgencia. Debemos participar para que se construyan instituciones que beneficien a la sociedad, a nosotros los ciudadanos, y no solo a unos cuantos. Instituciones que como mínimo nos provean de un bien público esencial: nuestra seguridad –tanto para hombres, mujeres, niños y niñas-.

@simetriamx

 

1 Economista ganador del premio nobel.

2 Douglass C. North. Transaction costs, institutions and economic performance. International Center for Economic Growth.1992.

3 Ibid

4 INEGI. Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana. Diciembre 2019. SNIEG. Las cifras se refieren al mes de Diciembre 2019. Población de 18 años y más que reside en ciudades de interés.

5 Población de 18 años en adelante.

6 INEGI. Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana. Diciembre 2019. SNIEG. Las cifras se refieren al mes de Diciembre 2019.

7 Definición de ENVIPE 2019. Ver aquí.

8 Incluye situación de violencia sexual como: piropos groseros u ofensivos de tipo sexual; alguien intento obligarle usando la fuerza física, engaños o chantajes a tener relaciones sexuales sin su consentimiento; le ofrecieron dinero, regalos u otro tipo de bienes a cambio de un intercambio sexual, que a usted le pareció ofensivo o humillante; alguna persona la obligó a tener relaciones sexuales contra su voluntad, entre otros.

9 North en 1990 dijo: las sociedades que poseen instituciones relativamente eficientes son muy afortunados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.