Y sin embargo, se requiere la perspectiva de género - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Simetría: datos con rostro
Por Simetría, A. C.
Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contrib... Somos una organización de la sociedad civil, apartidista y sin fines de lucro, que busca contribuir a la construcción de un México más inclusivo y equitativo, con una ciudadanía crítica y participativa e instituciones sólidas, responsables y eficaces. (Leer más)
Y sin embargo, se requiere la perspectiva de género
Jóvenes Construyendo el Futuro debe considerar las desventajas adicionales que enfrentan las mujeres jóvenes que no participan en el programa, por realizar trabajo del hogar y de cuidados no remunerados.
Por Liliana Ruiz y Miguel Monroy
5 de marzo, 2021
Comparte

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF) es un programa insignia del actual gobierno y tiene asignado un presupuesto nada despreciable. En 2020, JCF gastó más de 25 mil millones de pesos.

El objetivo del programa es que las personas jóvenes de 18 a 29 años que no estudian ni trabajan puedan tener una capacitación en el trabajo. Para eso, el programa entrega a los jóvenes una beca mensual de 3,748 pesos durante un período máximo de un año1.

En el país la gran mayoría de estos jóvenes son mujeres (87%). Existen alrededor de 4.1 millones de mujeres que no estudian ni trabajan, lo que contrasta con los hombres que son 631.7 mil (ENOE 3er trimestre 2020). Del total de las mujeres sin oportunidades a nivel nacional únicamente el 5.7%  participan en el programa, mientras que el 26.4% de los hombres están inscritos en el programa2. Esto representa un brecha entre mujeres y hombres de 20.7 puntos porcentuales.

En todos los estados, la participación en el programa JCF de los hombres que no estudian y no trabajan es mayor que la de las mujeres. Por ejemplo, en Yucatán el 97.5% de los hombres sin oportunidades están inscritos en el programa y únicamente el 8.5% de las mujeres en esta condición. Otros ejemplos son Tlaxacala, donde 76.8% de los hombres sin oportunidades participan en el programa comparado con solo el 19.9% de las mujeres. En el caso de Morelos, el  47.9% de los hombres que no estudian ni trabajan están vinculados versus 10.5% de las mujeres. Incluso hay estados donde según las cifras oficiales más del 100% de los hombres que no estudian ni trabajan participa en el programa. Lo cual es una situación extraña pues hay más hombres en el programa, que el total de hombres sin oportunidades. Una posible explicación a esto es que no solo están participando personas que no estudian ni trabajan, a pesar de ser esa la población objetivo del programa. Puede haber otras razones y esta situación deberá aclararse para que no queden dudas sobre los datos y los beneficiarios del programa.

JCF fue creado para las personas jóvenes que no estudian y no trabajan, pero la gran mayoría son mujeres que si están en esa condición es porque están realizando trabajo del hogar y de cuidados (el 89% de las mujeres sin oportunidades están en condición de inactividad porque están realizando trabajos domésticos y de cuidados, en contraste con 21.5% de los hombres sin oportunidades).

Ni en su diseño ni operación, el programa JCF incluye acciones para que las mujeres en esta condición superen los obstáculos que les impiden ir a recibir una capacitación laboral. Es decir, no se establecen mecanismos para que las mujeres que están haciendo labores de cuidados y del hogar que quisieran tomar una capacitación laboral, puedan hacerlo. Uno de los problemas con esto, es que las mujeres jóvenes van quedando fuera de las oportunidades de capacitación y de educación, lo que en el futuro les hará más díficil generar ingresos propios suficientes en caso de necesitarlo, y estarán en condiciones de mayor vulnerabilidad económica.

No basta con dar un beca por igual a mujeres y hombres que ni estudian ni trabajan. Deben considerarse las desventajas adicionales que enfrentan las mujeres jóvenes. Las mujeres jóvenes también deben poder estudiar y capacitarse, y tener herramientas para salir adelante en el presente y a futuro. El programa debe incluir la perspectiva de género y considerar las diferencias para el acceso a un servicio público que enfrentan ambos sexos.

@simetriamx

 

1 Reglas de Operación del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Diciembre 2020.

2 Datos de beneficiarios del programa JCF

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.