El riesgo de desaprovechar una oportunidad histórica para la ciudad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
El riesgo de desaprovechar una oportunidad histórica para la ciudad
La experiencia reciente ha mostrado que las autoridades suelen fallar en términos de adecuada planeación y coordinación entre instancias de gobierno, así como en transparencia y rendición de cuentas. El predio del actual aeropuerto, ubicado a tan sólo 4.5 km del zócalo, representa una oportunidad única e irrepetible para implementar un proyecto de desarrollo urbano con el potencial de transformar esa zona del Valle de México, una vez que se construya el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Y es indispensable que en dicho proyecto participe la ciudadanía.
Por IMCO
3 de septiembre, 2015
Comparte

Por: Ana Ogarrio (@Ana_Ogarrio)

El Gobierno Federal ha subrayado en diversas ocasiones la importancia que tiene el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) para la economía del país. Sin embargo, existe otro proyecto relacionado que también tendrá un profundo impacto en nuestra ciudad: el uso futuro del predio del actual aeropuerto. Ésta es una oportunidad única ya que solo tendremos un lago de Texcoco disponible y un aeropuerto desierto una vez.

Dada la magnitud e impacto de ambos proyectos, la ciudadanía debería participar en todas las etapas del proceso para exigir transparencia y rendición de cuentas, no como un fin en sí mismo, sino como un medio para lograr la mayor eficiencia en la toma de decisiones. Con ello se minimizaría el riesgo de cometer los mismos errores del pasado y se incrementaría la probabilidad de éxito.

Cualquiera de estos proyectos (el NAICM o el desarrollo del predio del actual aeropuerto) es en sí mismo de una complejidad para quitarle el sueño a cualquiera. Por el lado del predio del actual aeropuerto, el gobierno ha anunciado que la construcción empezará tres años después de la inauguración del NAICM. A pesar de este desfase, los proyectos deben planearse conjuntamente pues afectarán a la misma población. Esto representa un reto de coordinación sin precedentes.

Desafortunadamente, la experiencia reciente ha mostrado que las autoridades suelen fallar en términos de adecuada planeación y coordinación entre instancias de gobierno, así como en transparencia y rendición de cuentas. Por ejemplo, en el Distrito Federal destacan casos como el fiasco kafkiano de la Línea 12 del metro, el despilfarro en la obra de Masaryk y la Estela de Luz, y más recientemente, el rápido proceso de asignación de la concesión del Corredor Cultural Chapultepec.

El predio del actual aeropuerto, ubicado a tan sólo 4.5 km del zócalo, representa una oportunidad única e irrepetible para implementar un proyecto de desarrollo urbano con el potencial de transformar esa zona del Valle de México. Con una dimensión de 746 hectáreas (casi el triple de la primera sección de Chapultepec), diseñar el proyecto para este terreno es el sueño hecho realidad de cualquier urbanista. Como bien ha señalado el secretario Salomón Chertorivski, dado el tamaño del predio, no debería haber necesidad de decidir entre construir parques, universidades, vivienda, oficinas, comercios o espacios públicos pues en realidad hay espacio para todo. Sin embargo, a nivel federal podría existir una fuerte presión para buscar obtener la mayor rentabilidad financiera de este terreno para así solventar los altísimos costos que implicará la construcción del NAICM, por lo que muy probablemente se avecinará un choque de intereses.

Las primeras acciones del gobierno para desarrollar el proyecto en el predio del actual aeropuerto revelan falta de transparencia. La SCT contrató en 2014 a la empresa española IDOM para elaborar una propuesta respecto al uso futuro del predio del actual aeropuerto, cuyas conclusiones a la fecha no se han hecho públicas. Al mismo tiempo, en lo que muestra cierta descoordinación, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) está organizando para finales de septiembre una serie de foros sobre los terrenos del actual aeropuerto donde participarán especialistas y se analizarán experiencias internacionales de aeropuertos que han dejado de operar para convertirse en parques o desarrollos urbanos. Destaca el caso del aeropuerto de Tempelhof en Berlín, el cual en 2010 se convirtió en un espacio público de 386 hectáreas a raíz de que la ciudadanía se organizó para exigir que la decisión sobre su uso se tomara por medio de un referendo y no se implementara el programa de desarrollo urbano propuesto por el gobierno. También hay una mesa dedicada a la propuesta del gobierno federal. Quizá ahí se presente finalmente el estudio de IDOM, o quizá se continúe hablando en términos genéricos sobre el proyecto, pero no queda claro que exista una estrategia coordinada al respecto.

Aeropuerto Gráfico

Para este proyecto, la coordinación entre diferentes órdenes de gobierno es particularmente relevante pues los terrenos son propiedad de la Federación, pero la decisión sobre usos de suelo y reglas de construcción es del GDF. Sobre esto último, resulta preocupante que el gobierno capitalino no haya logrado construir el andamiaje normativo necesario para promover un modelo de desarrollo urbano ordenado, moderno y transparente. La norma 26 de la SEDUVI (posteriormente la propuesta de normas 30 y 31), así como el artículo 41 de la Ley de Desarrollo Urbano del DF, son tan solo algunos ejemplos de instrumentos normativos que se han prestado para cometer abusos y atentar contra el modelo de desarrollo urbano que en la retórica apoya el GDF.

Por ende, si bien la realización de los foros por parte del GDF sobre los terrenos del AICM es algo positivo, dado su reciente historial en proyectos de transporte y espacios públicos, y las deficiencias en la normatividad vigente, no nos deja tranquilos que éste sea el único a cargo del esfuerzo de consulta pública sobre el proyecto. La ciudadanía debe tomar cartas en el asunto y, más que fungir como espectadores de un proceso que se decide desde arriba, involucrarnos activamente en cada una de las etapas pues las consecuencias de desperdiciar una oportunidad como ésta repercutirán por décadas.

 

*Ana Ogarrio es Consultora @imcomx

Las opiniones expresadas en este artículo son personales.

Para más información sobre los estudios del IMCO entra a nuestra página o síguenos en nuestras redes sociales: facebook.com/imcomx | @IMCOmx

 

 

169 mil millones de pesos en su etapa inicial.

Presentación “Visión Integral”, lámina 25: “Fuente: IDOM “Estudio de Alternativas de Desarrollo de los Terrenos del AICM y Reserva Federal” (2014)”. Desde abril de este año a través del Observatorio Ciudadano del NAICM el IMCO ha solicitado que se haga público dicho estudio y existe una solicitud de información en el INAI en curso.

The Local De, Berlin Voters Reject Tempelhof development.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.