La autonomía le cuesta al poder (y no dinero) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
La autonomía le cuesta al poder (y no dinero)
El verdadero costo de los organismos autónomos no está en el presupuesto destinado a su operación, o al menos no para el poder, sino que recae en la capacidad de estas instituciones de tomar decisiones ajenas a la voluntad política del gobierno en turno.
Por Pablo Montes y Fernanda Avendaño
14 de enero, 2021
Comparte

En 2021, el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) nos costará 905 millones de pesos. ¿Esto es mucho? Considerando que esta cifra representa tan solo el 0.01% de los más de 6 billones de pesos aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación, la respuesta es no.

El Instituto contará con poco más de 900 millones de pesos para garantizar el derecho de las personas a acceder y solicitar información pública, así como asegurar que las instituciones de gobierno la entreguen y publiquen en tiempo y forma.

En contraste, el presupuesto aprobado para este mismo año para proyectos de infraestructura como el Tren Maya será de 36 mil millones de pesos, casi cuarenta veces más de lo destinado al INAI.

En los últimos días, el presidente López Obrador anunció que presentará un plan de reforma para que las Secretarías de Estado absorban las funciones de algunos organismos autónomos, entre ellos el INAI, la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con el objetivo de evitar duplicidad de funciones, ahorrar recursos y destinarlos a la atención de la pandemia.

En el discurso, parece una propuesta atractiva. ¿Cuál sería el problema de trasladar las funciones de un organismo -autónomo- a una dependencia de gobierno, si esto genera ahorros? En conjunto, los organismos autónomos no representan siquiera el 1% del PEF, por lo que este plan no puede ser entendido bajo un razonamiento de austeridad. Además, si estos generan beneficios para las personas, ¿es necesario limitar su gasto?

Si bien las medidas de austeridad implementadas por el gobierno federal en años pasados se caracterizaron más por su similitud a realizar una cirugía con machete que con bisturí, en esta ocasión el ataque a los organismos autónomos sí puede considerarse como un tiro de precisión. ¿Por qué, a pesar de representar una fracción minúscula del gasto, el presidente insiste en desaparecer los organismos autónomos?

El verdadero costo de los organismos autónomos no está en el presupuesto destinado a su operación, o al menos no para el poder, sino que recae en la capacidad de estas instituciones de tomar decisiones ajenas a la voluntad política del gobierno en turno.

La autonomía incomoda. En el caso de organismos como el INAI, el IFT y la COFECE, significa que operan independientemente de los ciclos políticos. La toma de decisiones y la operación diaria es realizada con base en la especialización, no en los intereses políticos y económicos.

Atentar contra la autonomía presentaría escenarios poco realistas. La Secretaría de la Función Pública sería la encargada de publicar información sobre contratos y convenios entre dependencias, información que, en 2017, permitió destapar uno de los escándalos de corrupción más grandes en México: la Estafa Maestra. Al mismo tiempo, implicaría contradecir a la oficina del presidente. De nuevo, difícil de imaginar.

Por otro lado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes absorbería las tareas del IFT. Al hacerlo, ¿es posible asegurar que no habrá barreras para nuevos competidores en el sector de telecomunicaciones? Es un sector con importantes áreas de oportunidad, sin embargo, eliminar la autonomía no las soluciona, al contrario, abre espacios de discrecionalidad en las decisiones.

Como toda institución, los organismos autónomos se enfrentan a constantes cambios que implican repensar los objetivos, los aciertos y las fallas. Esto es fundamental y se debe hacer. Sin embargo, la autonomía no es un error. Genera certeza para la ciudadanía, el mercado y la competitividad del país. Permite tomar decisiones con base en la profesionalización y rigor técnico y garantiza derechos. La incomodidad no tiene por qué pesar más.

* Pablo Montes (@Montes_mx) es Coordinador Anticorrupción y Fernanda Avendaño (@FerAvMeouchi) es investigadora del IMCO.

Síguenos en nuestra página y redes sociales: Twitter, Facebook e Instagram.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.