Más allá de la disponibilidad de fórmulas para lactantes - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
Más allá de la disponibilidad de fórmulas para lactantes
La baja tasa de lactancia en México se debe a razones que exceden la promoción de fórmula en las unidades de atención médica.
Por IMCO
18 de agosto, 2015
Comparte

Por: Fátima Masse (@fatima_masse)

El año pasado di a luz a un niño maravilloso. Gracias a este suceso y a mi involucramiento en temas de salud pública, estoy convencida de todos los beneficios que ofrece la lactancia materna, que van desde la prevención de la obesidad e infecciones, hasta ahorros considerables en la alimentación de los bebés. Sin embargo, como madre trabajadora no fue nada fácil atender a un bebé, acoplarme a mi nueva vida y regresar a trabajar. Por ello, a los cuatro meses de amamantar a mi bebé, desistí. Esta es mi historia y probablemente se parezca a la de 72% de las mexicanas ocupadas quienes tienen al menos un hijo (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, tercer trimestre 2014).

México es uno de los países con una de las menores tasas de lactancia materna. En 2012, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) arrojó que sólo 14% de los bebés menores a seis meses fueron amamantados de forma exclusiva como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para combatir este problema, la Secretaría de Salud anunció este 6 de agosto que se prohibirá el uso de fórmulas para lactantes en hospitales, a excepción de que el médico dictamine que el bebé no puede ser amamantado durante los primeros días de vida.

Gráfica 1. Porcentaje de lactancia materna exclusiva en menores de seis meses

Fuente: Elaboración IMCO con datos de Banco Mundial y la OCDE.

Fuente: Elaboración IMCO con datos de Banco Mundial y la OCDE.

La medida impulsada por la Secretaría de Salud puede favorecer que las mujeres inicien la lactancia, no obstante, la prohibición del uso de fórmulas para lactantes en hospitales no parece ser el principal problema en nuestro país. De acuerdo con datos de la ENSANUT 2012, casi 94% de los bebés fueron alguna vez amamantados y se estima que la mediana de la duración de la lactancia es de poco menos de cinco meses en zonas urbanas. Esto lleva a pensar que las verdaderas barreras que desincentivan la lactancia en México son otras. Analicemos por etapa:

Al inicio de la lactancia, o sea, durante los primeros días después del alumbramiento, existen otros retos además de la promoción o preferencia de fórmula en los hospitales. La OMS reconoce que la lactancia requiere de asesorías y acompañamiento para que se establezca de manera satisfactoria. De acuerdo con la ENSANUT 2012, 37% de las mujeres que nunca amamantaron dijo que no tuvo leche mientras que 11% afirmó que el bebé no quiso. Ambos desafíos podrían disminuir con ayuda de profesionales. No obstante, solo seis de 18 hospitales privados sondeados por el IMCO dijeron contar con asesorías en lactancia y apenas la mitad permiten el alojamiento conjunto (que la madre y el bebé permanezcan en la misma habitación tras el parto). Más aún, no es posible encontrar un directorio que enliste los hospitales certificados como “Hospital Amigo del Niño”, los cuales en principio cumplen con los 10 pasos para una lactancia exitosa. Por lo mismo, para complementar la política que anunció recientemente la Secretaría de Salud se debería ofrecer mayor información para las madres a través de un directorio completo, así como capacitación dentro de las unidades médicas, ya sea por parte del personal o con alianzas con organizaciones especializadas en este tema.

Durante la segunda etapa, o sea, los primeros dos meses de vida del bebé cuando la madre sigue en casa, existen barreras culturales y en el entorno urbano. En una encuesta global levantada en 2014 por la empresa Lansinoh (dedicada a la venta de artículos para facilitar la lactancia) se encontró que 13% de las mexicanas consideran vergonzoso amamantar en público mientras que 12% lo consideran incorrecto. A esto sumemos que es poco común encontrar salas para lactancia o lactarios en espacios públicos los cuales permitirían mayor privacidad para las madres. Tokio, por ejemplo, es famoso entre los turistas por su gran oferta de salas de lactancia gratuitas ubicadas en múltiples puntos de la ciudad, incluso existen aplicaciones para poder encontrarlas. Ésta podría ser una opción para México, no necesariamente con la construcción de nuevos espacios, sino generando incentivos a través de publicidad, para que se acondicionen espacios no sólo en oficinas sino también en centros comerciales, tiendas departamentales u otros establecimientos.

Por último, durante la tercera etapa, cuando termina el permiso de maternidad, existen retos desde el ámbito laboral, aunque México ha mostrado ciertos avances. A partir de 2014 las mujeres en periodo de lactancia tienen derecho a dos reposos extraordinarios diarios de 30 minutos o bien pueden acumularlos para reducir su jornada en una hora. Sin embargo, de poco servirá esta política si los lugares de trabajo no cuentan con las condiciones necesarias para extraerse la leche: principalmente salas o espacios higiénicos así como un refrigerador para guardar la leche extraída. La Cámara de Diputados modificó la Ley General de Salud para que los empleadores proporcionen espacios para este fin, pero a la fecha no es posible medir avances con respecto a esta disposición. Se sabe que al menos en el Distrito Federal solo se han instalado 30% de los lactarios que prometió el Jefe de Gobierno en oficinas públicas locales.

En conclusión, la baja tasa de lactancia en México se debe a razones que exceden la promoción de fórmula en las unidades de atención médica. Por ello, más que restringir el acceso a la fórmula infantil es necesario contar con una política más integral a lo largo de todas las etapas de la lactancia. Por ejemplo, en la etapa inicial de la lactancia (que ocurre en el hospital), es importante promover que más hospitales permitan el alojamiento conjunto así como dar asesoría a las madres. Para las etapas subsecuentes de la lactancia se debe reforzar la implementación de algunas de las medidas que ya están en la ley así como buscar estrategias para superar las diferentes barreras –culturales y del entorno– que podrían estar desincentivando la lactancia.

 

* Fátima Masse es Consultora del IMCO. Las opiniones expresadas en este artículo son personales.

Para más información sobre los estudios del IMCO entra a nuestra página o síguenos en nuestras redes sociales: facebook.com/IMCOmx | @IMCOmx

 

 

 Esta es una iniciativa conjunta de la OMS y el UNICEF con el fin de aumentar los niveles de lactancia a nivel mundial. México adoptó los principios de esta iniciativa en 2012. Aquí se puede leer más sobre este acuerdo.

Para más información se puede consultar acá.

Por ejemplo, aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.