¿Por qué es preocupante el aumento de la pobreza desde la perspectiva política? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
¿Por qué es preocupante el aumento de la pobreza desde la perspectiva política?
Las cifras de pobreza publicadas por el CONEVAL la semana pasada parecen evidenciar la hipótesis de Enrique Dussel Peters. La economía mexicana, a juzgar por los datos presentados, parece emular la parábola de los talentos: “Al que tiene se le dará más y tendrá más que suficiente. Pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado”.
Por IMCO
3 de agosto, 2015
Comparte

Por: Ana Laura Martínez (@MrsIgualdad)

En el año 2000, Enrique Dussel Peters escribió un libro titulado Polarizing Mexico: The Impact of the Liberalization Strategy. En él, una de las principales hipótesis era que la estrategia de liberalización económica iniciada en nuestro país a finales de la década de los 80 debía ser analizada a partir del consecuente crecimiento de la polarización económica, social y territorial. Las cifras de pobreza publicadas por el CONEVAL la semana pasada parecen evidenciar la hipótesis de Dussel. La economía mexicana, a juzgar por los datos presentados, parece emular la parábola de los talentos: “Al que tiene se le dará más y tendrá más que suficiente. Pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado” .

Analicemos los datos publicados por el CONEVAL. La población en situación de pobreza aumentó de 45.5 a 46.2% entre 2012 y 2014, mientras que la pobreza extrema se redujo ligeramente de 9.8% a 9.5% en el mismo periodo. Esto es, el número de mexicanos pobres pasó de 53.3 a 55.3 millones, al mismo tiempo que la pobreza extrema se redujo en poco menos de 90 mil habitantes al pasar de 11.5 a 11.4 millones, lo que equivale a una disminución de 0.8%.

Más allá de lo alarmante de dichos datos conviene preguntarse: ¿qué componentes de la medición multidimensional del CONEVAL fueron los que presentaron un deterioro? y ¿cómo se distribuye la pobreza en términos geográficos y demográficos?

Es notable que el principal deterioro en las dimensiones de la pobreza se dio en los componentes de ingreso (y ligeramente en alimentación, a pesar de la Cruzada nacional contra el hambre). En 2014, 46.2% de los mexicanos se enfrentó a una reducción en su ingreso, mientras que en los demás componentes ―acceso a la educación, salud, seguridad social y vivienda― las condiciones mejoraron o se mantuvieron sin cambio.

Más aún, la característica clave, evidenciada por las estadísticas de pobreza, parece ser su concentración a nivel geográfico. De acuerdo con cifras del CONEVAL, cuatro entidades de la República ―Chiapas, Estado de México, Puebla y Veracruz― concentran a 38% de los mexicanos en pobreza, mientras que la pobreza extrema está aún más concentrada: tan solo seis entidades ―Chiapas, Guerrero, Estado de México, Oaxaca, Puebla y Veracruz― concentran a 63% de la población en dicha condición. Todos los estados antes mencionados, exceptuando a Guerrero, presentaron un aumento en el número de pobres del 2012 al 2014. Es decir, los estados más pobres del país se volvieron aún más pobres en los últimos dos años, corroborando la presencia del efecto “Mateo”.

Por otro lado, la concentración geográfica de la pobreza está siendo acompañada de una creciente polarización de los ingresos, esto es, el ingreso promedio de la población no pobre y no vulnerable ―que para 2014 representaba tan sólo 20.5% ó 24.6 millones de mexicanos― está creciendo a una velocidad mayor al de los grupos en pobreza. Específicamente, la siguiente gráfica muestra el crecimiento en el salario promedio de los mexicanos en pobreza extrema y los individuos más ricos, a los que el CONEVAL clasifica como no pobres y no vulnerables. En dicha gráfica, podemos observar que en los últimos dos años el ingreso promedio del grupo de población no pobre y no vulnerable se incrementó a una velocidad mayor que el ingreso de la población en pobreza extrema. Mientras en 2010 el salario promedio de dicha población era mayor al de los mexicanos en pobreza extrema en $5,510 pesos, la brecha en 2014 fue de $6,615 pesos, lo que equivale a una diferencia 20% mayor.

Fuente: Elaboración propia con datos de CONEVAL.

Fuente: Elaboración propia con datos de CONEVAL.

Si bien en los últimos días mucho se ha mencionado el efecto de dichos datos en los aspectos económicos y sociales, poco se ha dicho sobre el efecto que tiene el aumento de la pobreza en el ámbito político y el desarrollo de la democracia mexicana.

Al respecto, es posible argumentar que la polarización económica y social afecta la calidad de la política por al menos dos razones. En primer lugar, la desigualdad facilita la captura política de las elites y propicia políticas clientelistas aumentando la corrupción en las democracias. Por otro lado, si uno de los principios de la democracia es que las políticas públicas que de ella emanan deben representar el “interés común”, entonces la polarización económica y social, que a su vez tiende a diferenciar los intereses, dificulta el proceso de diseño de dichas políticas.

Entre más polarizado se encuentre un país, más diversos son los problemas a los que se enfrentan los diferentes grupos sociales, y por tanto, demandarán servicios y bienes públicos distintos, complicando la tarea de generar políticas públicas eficientes para todos. De hecho, ha sido demostrado que derivado de la creciente polarización y la consecuente reducción de la clase media, los poderes políticos tienden a enfrentar un dilema cada vez mayor sobre a quién responder. Para el caso de Estados Unidos, por ejemplo, Martin Gilens ha expuesto que las políticas públicas se han tornado más responsivas hacia las clases más afluentes en términos económicos.

Ante los datos del CONEVAL, vale la pena recordar las palabras del eminente juez estadounidense Louis Brandeis que aplican como anillo al dedo a la realidad mexicana actual: “Necesitamos tomar una decisión: podemos tener una democracia o podemos tener la riqueza concentrada en unas cuantas manos. No podemos tener las dos”.

 

* Ana Martínez es Consultora del Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO)facebook.com/imcomx | @IMCOmx Las opiniones expresadas en este artículo son personales.

 

 

Dussel Peters, Enrique. “Polarizing Mexico. The Impact of the Liberalization Strategy”, Lynne Rienner Publishers, USA, 2000.

Mateo 25: 13-30.

Parábola de los talentos, Mateo 25: 13-30.

Jong-Sung, You. “Democracy, Inequality and Corruption: Korea, Taiwan and the Philippines Compared”, Cambridge University Press, 2015.

Bozeman, Barry. “Public Values and Public Interest: Counterbalancing Economic Individualism”, Georgetown University Press, Washington, 2007.

Gilens, Martin. “Affluence and Inffluence. Economic Inequality and Political Power in America”, Princeton University Press, NY, 2012.

Gilens, Op. Cit.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.