¿Por qué preocuparse por la SCJN? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
¿Por qué preocuparse por la SCJN?
Se requiere que las dos plazas a ministros de la Suprema Corte sean ocupadas por personas con ideologías liberales, mismas que tienen los dos ministros que van de salida. No se trata (únicamente) de una preferencia personal, sino de mantener un saludable equilibrio entre liberales y conservadores. La SCJN debe permanecer balanceada para que ésta pueda ser verdaderamente representativa y también para evitar abusos en cualquier dirección ideológica.
Por IMCO
26 de noviembre, 2015
Comparte

Por: Pedro Gerson (@ElPGerson)

¿Por qué el alboroto alrededor del proceso de selección de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)? Sin duda es un cargo de gran prestigio pero, ¿por qué es que tantos miembros de la sociedad civil se han ensañado con este tema, empezando campañas, atendiendo foros, organizando ruedas de prensa, hablando con medios de comunicación y escribiendo innumerables artículos (como éste)?

La preocupación nace de cómo se ha articulado el concepto de la democracia en países con un orden Constitucional como el nuestro. En estos países, la democracia no es simplemente la representación de la voluntad de la mayoría, sino también la delimitación de los poderes públicos y la protección de ciertos derechos (y obligaciones), aun cuando éstos sean antimayoritarios. Tom Ginsburg, de la Universidad de Chicago, explica, “la democratización hoy en día involucra la articulación de derechos, así como la maquinaria para protegerlos”.

Ejemplos sobran. La opinión popular puede resentir el derecho al debido proceso por la (no fundamentada) creencia de que éste entorpece la procuración de justicia. Muchos querrán delimitar el derecho a la protesta por considerar que éste atenta contra la convivencia en la Ciudad de México. Como consecuencia de los atentados en París, parte de la población en Estados Unidos y Francia se empieza a pronunciar en favor de medidas que delimitarían la libertad de culto.

Estos derechos y otros 79 más se encuentran plasmados en la Constitución de nuestro país. La labor principal de una corte constitucional, como la SCJN, es justamente garantizar el respeto hacia éstos. Como las cuerdas que amarran a Odiseo para evitar ser seducido por las sirenas, la Corte sirve para atemperar voluntades populistas o populares y mantener al país en el camino de la democracia.

A partir de 1994, la SCJN ha ido en una trayectoria progresista donde cada vez tiene más facultades para delimitar a los otros poderes y también para expandir nuestros derechos. Las reformas de 1994, 1996 y en particular la de 2011 han creado, como escribió el ministro Arturo Zaldívar, un “nuevo paradigma constitucional en México”. Este nuevo paradigma incluye un entendimiento expansivo de los derechos humanos, donde este concepto se vuelve un eje rector del pensamiento jurídico y, por ende, faculta a la Corte en ser el máximo garante de los mismos. En un país señalado por sus rezagos en materia de derechos humanos, la Corte se vuelve una institución fundamental para encaminar al país en la dirección correcta.

Dos decisiones recientes resaltan el papel central que la Corte puede jugar en nuestra concepción de derechos. La primera fue cuando respaldó el matrimonio homosexual, justificándose, en parte, en que: “omo la finalidad del matrimonio no es la procreación, no tiene razón justificada que la unión matrimonial sea heterosexual, ni que se enuncie como “entre un solo hombre y una sola mujer””. Por otro lado, está la ya muy mencionada aprobación al proyecto del ministro Zaldívar que encamina al país a la legalización del uso recreativo de la mariguana, esto con base en un entendimiento bastante liberal del derecho al libre desarrollo personal.

Estas dos decisiones fueron en gran medida antimayoritarias. De acuerdo a Parametría, 48% del país desaprueba el matrimonio homosexual, 43% lo aprueba y el resto no sabe o no contestó. Por otro lado, la misma encuestadora afirma que 77% de los mexicanos considera que la mariguana debe permanecer ilegal. Esto recalca la bienvenida noticia que la Corte está cumpliendo la función de garantizar y proteger los derechos que la Constitución otorga, sin importar lo que la voluntad popular quiera o decrete. También es evidencia de que la Corte está comprometida con jugar un importante papel en la definición y delimitación de los derechos en México. Los que sean escogidos deberán estar dispuestos a plenamente asumir esa responsabilidad.

Lo otro que se requiere es que las dos plazas sean ocupadas por personas con ideologías liberales, mismas que tienen los dos ministros que van de salida. No se trata (únicamente) de una preferencia personal, sino de mantener un saludable equilibrio entre liberales y conservadores. La corte debe permanecer balanceada para que ésta pueda ser verdaderamente representativa y también para evitar abusos en cualquier dirección ideológica. Existe evidencia empírica que muestra que cuando se juntan jueces de la misma tendencia ideológica, tienden a tomar decisiones más radicales que cuando hay variedad ideológica, así que si queremos una Corte prudente, se debe optar por dos candidatos liberales.

Esto es lo que se requiere para tener una Corte moderna, misma que se necesita para construir el Estado de derecho en nuestro país. El Índice de Competitividad Internacional del IMCO mostró, como muchos otros índices y estudios han indicado, que la falta de Estado de derecho es el rezago más importante para el país. En este contexto, cualquier retroceso se vuelve relevante y preocupante. Los nombramientos, y la forma de los mismos, pueden –dependiendo de los resultados– resultar justamente en pasos hacia atrás. Es por esto que ellos merecen todo el alboroto posible.

 

*Pedro Gerson es Consultor del IMCO.

 

 

Para más información sobre los estudios del IMCO entra nuestra página o síguenos en nuestras redes sociales: facebook.com/IMCOmx@IMCOmx

 

 

Ginsburg, Tom. “Introducción.” In The Role of the Supreme Court in the Consolidation of Democracy in Mexico, edited by Andrea Castagnola and Saúl López Noriega. Unpublished.

González Compeán Miguel y Peter Bauer, Jurisdicción y Democracia, Los nuevos rumbos del Poder Judicial en México, CIDAC, Cal y Arena, 2002.

Zaldívar, Arturo. “Un nuevo paradigma constitucional.” Reforma, 19 de junio de 2011.

Sunstein, Cass R., David Schkade, & Lisa Michelle Ellman, “Ideological Voting on Federal Courts of Appeals: A Preliminary Investigation,” 90 Va. L. Rev. 301 (2004), pp. 301-54.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.