Revalidación sin fuga - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
Revalidación sin fuga
México es uno de los países con más tratados de libre comercio en el mundo, pero en el tema educativo nuestras políticas están alejando a talento que podría contribuir para el desarrollo del país.
Por IMCO
22 de mayo, 2013
Comparte

Por: Darcia Datshkovsky

En México una licenciatura de alguna “universidad” de aquellas que te enseñan inglés y computación vale más que un título del MIT. ¿La razón? Mientras el primero ofrece un título aprobado por la SEP, la política de revalidación actual es tan restrictiva que para un estudiante extranjero (o mexicano estudiando fuera) resulta casi imposible obtener una cédula profesional mexicana.

La capacidad de un país de atraer y retener talento e inversión son claves para su desarrollo y motores importantes de su competitividad. Países como Canadá y Australia han basado parte de  su desarrollo económico en atraer a profesionistas exitosos. Incluso, según la revista The Economist, en Estados Unidos casi la mitad de los estudiantes de doctorado son estudiantes extranjeros que ofrecen una oferta constante de “trabajo brillante y a menor costo”.

En México, la inmigración de refugiados en los años 40 sirvió como un catalizador de tecnología. Figuras como José Gaos, Luis Buñuel, B. Traven y miles de inmigrantes europeos educados fueron impulsores del México de aquellos años: crearon instituciones como el Fondo de Cultura Económica y educaron a miles de estudiantes mexicanos.  El milagro mexicano de mediados del siglo XX no se puede explicar sin la presencia de capital humano extranjero.

Tristemente las políticas públicas de hoy en día en vez de impulsar la atracción de talento extranjero, lo ahuyentan. De hecho, según las estadísticas de la SEP en 2011, 13,521 personas solicitaron una revalidación para la educación superior y sólo al 8% (1139) se les concedió la revalidación total. Esto tiene sentido ya que las políticas de revalidación son ridículas. Para que un mexicano asista a Harvard (además de ser admitido) únicamente necesita traducir sus documentos y apostillarlos en México, el gobierno de Estados Unidos reconoce totalmente los títulos mexicanos. Tan es así que, de acuerdo al Departamento de Estado de EUA, 9904 estudiantes mexicanos solicitaron visa universitaria en 2012. Sin embargo, las reglas de revalidación de la SEP hacen prácticamente imposible que alguien con una licenciatura en el extranjero pueda revalidar su título. De acuerdo con la SEP, para revalidar un título en la mayoría de las asignaturas se necesita que al menos el 70% de los créditos sean iguales (50% en el caso de pedagogía y turismo). Esto tiene poco sentido si vemos que ni siquiera la carrera de economía en el CIDE, el ITAM y la UNAM comparten un curriculum 70% equivalente ya que cada una tiene troncos comunes y optativas diferentes.

La situación empeora  al compararse con licenciaturas en el extranjero. Como ejemplo, analicemos la licenciatura en economía en la mejor escuela de Estados Unidos, México y  Europa según rankings de universidades de cada región  (Harvard, ITAM, y LSE).  En el ITAM, toman 48 materias y sólo 75% de ellas pertenecen a economía y matemáticas, los estudiantes toman 5 de tronco común y 6 de historia, sociedad y derecho mexicanos (que es poco probable que alguien tome en el extranjero) así como contabilidad y organización industrial. En Harvard sólo llevan 14 materias de economía pura y el resto están divididos entre filosofía, ciencias y matemáticas.

En el caso de The London School of Economics sería aún más difícil revalidarlo ya que su carrera dura 3 años con 14 cursos anuales, es decir, sólo el 58% de los cursos del ITAM. Por simples matemáticas un estudiante de ahí nunca podría tener una equivalencia de 70% de cursos con el curriculum nacional. La consecuencia es que cualquier economista, incluso uno mexicano, que haya estudiado la licenciatura en las mejores escuelas del mundo no es más que un bachiller para el gobierno mexicano.

Este problema se ve claramente en la cantidad de estudiantes extranjeros en la UNAM, en comparación con otras universidades del mundo:

Tabla 1. Estudiantes extranjeros en universidade

Tabla blog IMCOFuente: Sitios web de universidades

*No se incluyen estudiantes de preparatoria o de carreras técnicas incorporadas

 

Como puede verse en la Tabla 1, México está muy por debajo en número de estudiantes extranjeros al compararse con instituciones públicas y privadas en América Latina y Estados Unidos. Este bajo número puede explicarse en gran parte por el hecho que al no poder revalidar sus estudios de licenciatura, pocos estudiantes extranjeros pueden ingresar a programas de posgrado en México (que es en donde generalmente hay más movilidad internacional en términos educativos).

El asunto es un tema de competitividad y apertura al exterior. México es uno de los países con más tratados de libre comercio en el mundo, pero en el tema educativo nuestras políticas están alejando a talento que podría contribuir para el desarrollo del país. El sistema educativo de México tiene un rezago importante y uno de los modos de mejorarlo es adecuarnos a estándares mundiales y no sólo a los mexicanos.

La solución

Un médico mexicano para poder ejercer en Estados Unidos tiene que mostrar dos cosas: certificado de estudios en medicina en una institución acreditada por el gobierno de México y pasar el examen de la barra de médicos. Argentina, Reino Unido y Francia tienen políticas similares (y muchas veces aún más laxas en carreras menos exigentes que la medicina). En México para casi todas las carreras (al menos las más comunes) uno de los requisitos para obtener el título es aprobar el CENEVAL (un examen que supuestamente muestra los conocimientos básicos de la profesión). Sin embargo, este no es un requisito para revalidar el título.

Por qué en vez de pedir equivalencias absurdas le pedimos a los estudiantes de fuera que muestren lo mismo que un estudiante en México: tener un título de una institución reconocida por algún gobierno y aprobar el CENEVAL de la carrera que hayan estudiado. De esta manera el estudiante de MIT puede mostrar si sus conocimientos en computación son suficientes para el estándar mexicano. México necesita capital humano calificado en áreas tan diversas como la explotación de petróleo, el diseño y el desarrollo social. Hacer una política pública donde resulte más fácil atraer el talento puede significar otro milagro mexicano. Seguir con políticas proteccionistas puede resultar en incrementar la fuga de cerebros (un problema que ya padece el país, ya que la tercera parte de sus doctorados viven fuera de México).

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.