Tres ideas para diseñar instituciones menos corruptas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sin competitividad no hay paraíso
Por IMCO
Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y pro... Somos un centro de investigación que trabaja por un México justo e incluyente. Diseñamos y proponemos política pública basadas en evidencia. No tenemos partido ni fines de lucro. Síguenos en Twitter: @imcomx y en www.imco.org.mx (Leer más)
Tres ideas para diseñar instituciones menos corruptas
En un contexto de corrupción, abuso de poder e impunidad, hasta el más justo peca. Esto nos lleva a preguntarnos ¿cómo hacemos para que nuestras instituciones no sean corruptas?
Por IMCO
12 de noviembre, 2014
Comparte

Por: Pedro Gerson (@elpgerson)

En un artículo reciente, Alejandro Hope argumentó que “el problema de los policías en México, no son los policías… son las instituciones en las que laboran”. Hope tiene razón. En un contexto de corrupción, abuso de poder e impunidad, hasta el más justo peca. Esto nos lleva a preguntarnos ¿cómo hacemos para que nuestras instituciones no sean corruptas?

De acuerdo a recientes investigaciones, hay tres elementos de diseño institucional que disminuyen, mas no eliminan, la corrupción:

  1. Contratación Abierta

Se ha encontrado que las prácticas corruptas se reducen cuando los procesos de contratación de servidores públicos son abiertos y estandarizados. El servicio profesional de carrera en México no ha logrado esto. Para empezar, esta plataforma no ha realmente incidido a nivel estatal y menos municipal. Inclusive a nivel federal, no hay información de cuántos de los funcionarios son contratados por procesos abiertos, y cuántas plazas se otorgan a “personal de confianza”, o sea no por concurso abierto. Es necesario que haya más claridad en quién y cómo se contrata.

  1. Dos Sectores Públicos

La progresión profesional de los burócratas no debe estar vinculada a la carrera de los políticos, es decir, deben existir dos sectores públicos: el grupo de gente que opera las diferentes instituciones del país y los políticos que llegan a sus puestos por elección popular. Tener dos niveles de gobierno crea incentivos diferentes para cada grupo. Los burócratas responden a su profesión y gremio y los políticos al pueblo, esto promueve que cada uno se vigile y denuncie el mal accionar del otro, ya que sus futuros profesionales no dependen del otro.

En nuestro país esto no existe. Por ejemplo, de los últimos siete presidentes, sólo dos no han tenido un cargo en la burocracia administrativa (Fox y Peña Nieto) y ninguno de los otros cinco tuvo otro puesto de elección popular aparte de la presidencia. Comparemos esto con Estados Unidos, que de los últimos cinco presidentes (que abarcan los mismos años), sólo dos tuvieron un cargo administrativo, pero todos tuvieron puestos de elección popular antes de llegar a la presidencia. Por otro lado, actualmente el 78% de las dependencias administrativas controladas por el Gobierno están dirigidas por alguien que ha tenido un puesto de elección popular. En Estados Unidos, sólo es el 33%. Evidentemente Estados Unidos no es la panacea de la corrupción, sin embargo, de acuerdo a cualquier indicador, está mejor que nosotros y sirve de ejemplo de cómo se puede dividir el sector público.

Debemos hacer esfuerzos para aislar las dependencias de actores políticos y la política de los burócratas. No es necesario una restricción total, pero quizá obligar a los políticos a que pasen una cantidad de tiempo entre un puesto de elección popular y uno administrativo o subsidiar las candidaturas independientes.

  1. Igualdad de género

Hay evidencia empírica que cuando hay más mujeres en la élite política, hay menos corrupción. Sin embargo, nuestra calificación en el Informe Global de la Brecha de Género 2014 del World Economic Forum, nuestra calificación cayó al lugar 80 precisamente porque hay menos mujeres en la política.

Es poco probable que las mujeres por sí solas sean la causa de que no haya corrupción. De hecho, es más plausible que los mismas factores que hacen que haya más mujeres en la política también disminuyen la corrupción. Sin embargo, la frecuencia y efectividad que tienen las mujeres en empujar una agenda anti-corrupción es suficiente para meritar promover políticas de inclusión. Como el IMCO ha argumentado en este espacio, esto no quiere que impongamos cuotas de género.

Obviamente hay mucho más que causa, promueve o fomenta la corrupción. Institucionalmente podemos hablar de la carencia de educación, procesos jurídicos opacos o falta de supervisión y rendición de cuentas real. Por otro lado, hay evidencia de que no sólo el diseño institucional afecta la corrupción. Sin embargo, estas tres prescripciones nos permiten pensar en políticas públicas concretas y realistas que podemos implementar para mejorar el accionar de nuestras instituciones.

 

 

*Pedro Gerson es investigador del IMCO.

 

 

Para más información sobre los estudios del IMCO entra a nuestra página o síguenos en nuestras redes sociales: facebook.com/imcomx | @IMCOmx

 

 

 

Para esta lista me baso principalmente en los siguentes artículos: Cornell, Agnes. “Why Bureaucratic Stability Matters for the Implementation of Democratic Governance Programs.” Governance: An International Journal of Policy, Administration, and Institutions 27, no. No. 2 (April 2014): 191–214; Dahlström, Carl, Victor Lapuente, and Jan Teorell. “The Merit of Meritocratization: Politicam Bureaucracy, and the Institutional Deterrents of Corruption.” Political Reasearch Quarterly 65 (June 16, 2011): 656–68; Rothstein, Bo. “What Is the Opposite of Corruption?” Third World Quarterly, no. 35:5 (July 30, 2014): 737–52, 738

Wängerud, Lena. “Women in Parliaments. Descriptive and Substantive Representation.” Annual Review of Political Science, no. 12 (2009): 51–69.

Simpser, Alberto. “The Intergenerational Persistence of Attitudes Toward Corruption”. SSRN, June 2013.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.