close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
10 pésimos pretextos para defender los subsidios energéticos
Por CIDAC
13 de junio, 2012
Comparte

María José Contreras*

Cada año el gobierno mexicano gasta en promedio 200milmillones de pesos en subsidios energéticos. Recientemente 38 organizaciones de la sociedad civil lanzaron una campaña que consta –entre otras cosas- de una página web en la que los ciudadanos podemos firmar y mandar una carta a los presidenciables para exigirles que, en caso de resultar ganadores, revisen la forma en la que funcionan estos subsidios. Las razones e instituciones participantes las puedes encontrar aquí.

Definitivamente este es un tema escabroso. A nadie nos gusta pagar más por las cosas, y por tanto las reacciones -tanto negativas como positivas- no se han hecho esperar. Sin embargo, entre los comentarios he leído algunos mitos, pretextos y razones infundadas para no modificar la forma ineficiente en la que funcionan los subsidios. Está bien tener opiniones divergentes, no espero que todos coincidan con la iniciativa. No obstante, es importante revisar algunos de los argumentos en contra y discutir su validez, para eliminar algunos tabús y tener una discusión más seria al respecto. A continuación enlisto brevemente los que más me han llamado la atención:

  1. 1.       Si sube el precio de los combustibles van a subir todos los precios. ¡Falso! Si los deslizamientos de precios se hacen de manera gradual, las empresas pueden poco a poco restructurar sus costos y evitar un aumento generalizado en los precios. De hecho, ya se ha venido haciendo con la gasolina, y la inflación sigue controlada.
  2. 2.       Se perjudicaría a los más pobres. Al contrario, tal y como funcionan los subsidios hoy se afecta más a quienes menos tienen. En cambio, si se eliminan los subsidios se pueden aplicar medidas compensatorias, focalizadas y temporales para las familias de bajos ingresos, y así evitar que se vean afectados por el incremento en los precios de los combustibles. Después de todo, los pobres no tienen que llenar el tanque de su camionetota cada mes.
  3. Mejor refinemos gasolina en México. Incluso suponiendo que ganara cierto candidato que promete refinerías por montón, y que fuéramos competitivos en refinación, siempre tendríamos la posibilidad de exportar la gasolina mexicana a precios internacionales y generar mayores ganancias para PEMEX. En qué usaríamos estos ingresos es otra discusión, pero PEMEX es una empresa, y su fin último es la generación de ganancias.
  4. Mejor eliminemos la corrupción en PEMEX/CFE. Sí, eliminémosla. Pero eso no justifica la utilización de recursos públicos para abaratar combustibles contaminantes. Son dos acciones separadas que no son excluyentes. ¿Por qué no hacemos las dos cosas?
  5. Más vale subsidio en mano que recurso volando. La desconfianza en que el gobierno utilizaría los recursos que se liberen para beneficios de la población es común y hasta válida. No obstante, la falta de transparencia y rendición de cuentas no es justificación para malgastar el dinero. Mejor exijamos que el gobierno nos diga dónde están los recursos que se han ahorrado con el gasolinazo y en qué se gastaría el dinero en caso de restructurar el esquema de subsidios.
  6. No hay transporte público suficiente y de calidad para remplazar el carro. ¡Cierto! Sin embargo, mientras más personas dejen de usar el carro y demanden transporte público de calidad, transitaremos de gastar en segundos pisos y Supervías a construir y mantener metros, trenes y vialidades para bicis. ¿Cuántas ciclopistas, ecobicis, metrobuses, etc, se pueden poner con 200 mil millones de pesos al año?
  7. Mejor utilicemos energías limpias. ¡Claro!, y precisamente el subsidio a la gasolina y el gas LP ha inhibido la transición a otro tipo de energías. Mientras los combustibles fósiles sean más baratos –gracias al subsidio- los consumidores no vamos a demandar otro tipo de energías. ¿Y, si mejor utilizamos esos 200 mil millones de pesos en subsidiar la instalación de tecnologías limpias?
  8. 8.       Mejor bajémosle los sueldos a los funcionarios públicos y/o eliminemos diputados. Si no estamos de acuerdo con pagar sueldos millonarios a diputados y funcionarios públicos, por qué defenderíamos un esquema bajo el cual las familias más ricas reciben 6 veces más de los subsidios que las familias más pobres. Incluso cuando fuera factible reducir os sueldos y el número de diputados –discusión que tenemos pendiente- generar ahorros por otros conceptos no justifica que se gaste el dinero en subsidios que agravan la situación de desigualdad.
  9. 9.       Necesitamos mejor invertir en PEMEX/CFE y hacerlas competitivas. Pues sí, pero mientras las paraestatales tengan que asumir parte del costo del subsidio, seguirán teniendo menos recursos para reinvertir y desarrollar tecnología. Los subsidios son una de las causas de las dificultades financieras de las empresas generadoras de energía.
  10. 10.   Ningún gobierno se atrevería a tomar esta medida por miedo al descontento social. Es cierto que en otros países la eliminación de subsidios ha causado revueltas. Por eso es muy importante explicar los beneficios de esta medida, calcular los riesgos, y compensar a los grupos que se verían afectados. También hay que hacerle saber a los candidatos que muchos apoyaríamos esta política: 200milmillones.org

María José Contreras es investigadora de @CIDAC. [email protected] @macovejo

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte