close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
2013: ¿el punto de quiebre de la violencia?
Hoy en día, el 66% de los estados sostienen tasas elevadas de homicidios dolosos y extorsiones, cuando en 2007 era solamente el 31%. Además, el 31% de los estados presenta niveles de secuestro equiparables al peor momento de Colombia en la década de los noventa, mientras que en 2007 era sólo el 6%.
Por CIDAC
15 de mayo, 2013
Comparte

Por: Rafael Ch (@raffa_ch ) y Sandra Aguilar (@sandraguilarg)

Seamos claros. El objetivo primario del Gobierno Federal en el tema de seguridad no debería centrarse en desaparecer el tema de la agenda pública ni discutir sobre el decremento de los homicidios relacionados con el crimen organizado, provenientes de una base de datos no pública con una metodología altamente criticada, sino construir una política criminal que efectivamente logre devolver la tranquilidad a la ciudadanía. Sin embargo, hasta el momento parece no existir una estrategia nacional de seguridad definida y enfrentamos una violencia cada vez más endémica: de 2007 a 2012, el número de estados con más de 10 homicidios por cada 100 mil habitantes al año creció de 10 a 21; las entidades con más de 10 secuestros por cada 100 mil habitantes aumentaron de 2 a 10; y, finalmente, pasamos de tener 10 a 21 estados con más de 10 extorsiones por cada 100 mil habitantes. Con esto en mente, ¿será el 2013 el año del punto de quiebre violento en estados considerados relativamente seguros?

expansion del secuestro

expansion del homicidio

expansion de la extorsion

Más allá de la caída en homicidios

Durante los últimos días, la Secretaría de Gobernación anunció un decremento en el número de homicidios vinculados con la actividad delincuencial del crimen organizado. El mensaje fue contundente señalando una reducción de 1,136 homicidios respecto al primer trimestre de 2012. Sin embargo, más allá de la supuesta caída en esta base de homicidios –aspecto pendiente a analizar-, lo cierto es que la violencia en el país pasó de ser un fenómeno casuístico y focalizado a ciertas entidades, a convertirse en un fenómeno presente en la mayoría de los estados.

Según el reporte 8 Delitos Primero, Índice Delictivo CIDAC, ocho y sólo ocho delitos impactan la percepción de inseguridad de los ciudadanos mexicanos: el secuestro, el homicidio doloso, la extorsión, la lesión dolosa, el robo con y sin violencia de peatón, y el robo con y sin violencia de vehículo. De éstos, los primeros tres son responsables del 88% del cambio en la percepción de inseguridad en el país.

Al respecto, de 2007 a 2012 no sólo la incidencia promedio de los tres delitos se incrementó sustancialmente (en 64% el homicidio, 243% el secuestro y 93% la extorsión), sino que altas tasas aparecieron en entidades relativamente estables. Hoy en día, el 66% de los estados sostienen tasas elevadas de homicidios dolosos y extorsiones (una incidencia mayor a 10 delitos por cada 100 mil habitantes) cuando en 2007 era solamente el 31%, y además el 31% de los estados presenta niveles de secuestro equiparables al peor momento de Colombia en la década de los noventa, mientras que en 2007 era sólo el 6%. El esparcimiento de la violencia fue un hecho de finales del sexenio pasado y hasta el momento una reducción en el número de homicidios relacionados con el crimen organizado no nos dice nada sobre la contención de la expansión del fenómeno delictivo a más municipios y entidades en el país.

Evolución de homicidios, secuestros y extorsiones

 

Nuestra preocupación: nuevos estados en situación de violencia

Realizamos un ejercicio sencillo. Tomamos los delitos que componen el catálogo de delitos del fuero común según el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). De acuerdo al delito establecimos si una entidad se encontraba en un “punto de quiebre”, i. e., con niveles bajos de incidencia –incidencia menor a la media nacional en 2008- pero altas tasas de crecimiento –con tasas anuales mayores o iguales al 10% en todos los años o bien tasas mayores a 15% en el 66% del tiempo de 2007 a 2012. Finalmente, con estos dos criterios ordenamos a los estados de acuerdo al número total de delitos que se encontraban en un “punto de quiebre”. Estados con mayor número de delitos en “punto de quiebre” se encuentran en los primeros lugares de la siguiente tabla.

entidades punto de quiebre

Si bien algunos de estos estados ya presentan fenómenos violentos complejos, avanzados y de externalidades directas e indirectas sobre la población tales como Nuevo León o Durango, muchos resaltan como sorpresas, particularmente los estados de Querétaro, Zacatecas y Colima.

Querétaro: ¿la sorpresa del Bajío?

El estado de Querétaro es poco referido por los medios de comunicación como un foco de problema delictivo. Sin embargo, durante los últimos dos años ha sostenido un incremento sustancial en algunos delitos, tres de ellos patrimoniales (fraude, despojo y abuso de confianza, delitos que no están directamente relacionados con asociaciones delictivas o grupos de crimen organizado), además de robo con violencia a transeúntes y robo sin violencia de vehículos. El resto de los delitos con altas tasas de crecimiento anuales y bajos niveles relativos a la media nacional  en el estado son delitos cuya incidencia concreta es difícil determinar dada la falta de una tasa de no denuncia: los delitos de violación y secuestro. Mientras que el primero sostiene una tasa de cifra negra propia de un delito intramuros donde el 80% de los casos es causado por un individuo cercano a la víctima, el segundo es raramente detectado en encuestas lo que evita el poder determinar el número de víctimas y contrastar dicha cifra con el número total de denuncias.

Adicionalmente, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Inseguridad (ENVIPE) 2011 el 50% de la población en Querétaro cree que la violencia es el principal problema de la entidad. Si bien en el Índice Delictivo CIDAC Querétaro ocupa el tercer lugar del estado con menor afectación de la violencia, ésta es la única entidad con varios delitos en situación de “punto de quiebre” dentro de los primeros cinco lugares de dicho Índice.

Un ejemplo claro de esto ha sido el incremento de los homicidios dolosos durante los últimos dos años: mientras que en 2010 existían 3.2 homicidios por cada 100 mil habitantes, para 2012 se elevaron a 5.8. Esto implica un nivel relativamente bajo comparado al promedio de homicidios de 19.4 por cada 100 mil habitantes, pero con una tasa de crecimiento del 80% en un periodo relativamente corto de tiempo.

evolucion de homicidios queretaro

Zacatecas: violento y desinformado

Zacatecas presenta incrementos en denuncias en general acompañado de un incremento en la tasa de no denuncia de 2005 a 2011. Esto implica un recrudecimiento del fenómeno delictivo y una desconfianza creciente de las instituciones de procuración y persecución de justicia en el estado. Los homicidios dolosos de 2007 a 2011 se incrementaron en 81% aún cuando la incidencia se encuentra 8 homicidios por debajo del promedio nacional; las denuncias de secuestro se incrementaron en 855% en el mismo periodo al pasar de 0.3 por cada 100 mil habitantes a más de 2.8; por último, las denuncias de extorsión pasaron de 1.6 a 3.3 (incremento del 106%).

evolucion denuncias zacatecas

Colima: debajo del radar

Pese a las pocas noticias sobre fenómenos delictivos en el estado de Colima, el aumento del fenómeno delictivo ha sido notable: un incremento del 311% en robos sin violencia de vehículos, de 1450% de robo sin violencia a transeúnte, seguido de 30% en secuestro (al pasar de 3.7 secuestros en 2010 a 4.8 por cada 100 mil habitantes en 2012) y una escalada rampante de homicidios de 168% (pasaron de 14 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2010 a más de 37 dos años más tarde). Si bien el nivel de incidencia de éstos delitos en el estado se encuentra muy por debajo del promedio nacional (excepto para el homicidio que se encuentra 18 homicidios por encima), sus tasas de crecimiento son alarmantes, lo que hace que tome la posición número 16 en el Índice Delictivo CIDAC, sostenga una situación frágil cercano a un punto de quiebre y podría pasar de una afectación media a una afectación grave en lo que va del año. Cabe recordar la preocupante declaración del gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, quien señaló en marzo de 2012 que las fuerzas policiales habían sido rebasadas por el crimen.

2013

El Gobierno Federal heredó un problema social magno. Si bien los errores del pasado no caen bajo la responsabilidad de esta administración, su mala administración de los recursos federales en el tema de seguridad y su gerencia de la estrategia de seguridad pública y seguridad nacional sí serán evaluados. El Presidente Enrique Peña Nieto pidió una extensión de un año para valorar el impacto sobre la inseguridad del país. Al respecto, si 2013 se convertirá en un año de éxito o fracaso dependerá mucho de si el Gobierno Federal fue capaz de atacar, junto con los gobiernos estatales el problema de violencia creciente en estados aún estables, medianamente tranquilos, y con niveles de incidencia delictiva con potencial de freno. De no contenerse este mal endémico, la violencia vista en estados como Chihuahua, Baja California, Michoacán o Guerrero será replicada, y el tema de seguridad cubrirá los espectaculares nuevamente, dejando detrás los titulares optimistas que prometían orden y crecimiento.

 

* Rafael Ch es investigador Sr en CIDAC. [email protected]. Sandra Aguilar es asistente de investigación en CIDAC. [email protected]

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.