close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
5 razones para no dar #NiUnPasoAtrás
Por CIDAC
26 de junio, 2012
Comparte

 

Por: Marien Rivera* (@marien_rivera)

 


 

 

En 2007, Chihuahua comenzó la transformación de sus instituciones de justicia. Desafortunadamente, el proceso de reajuste en el estado ha coincidido con una ola de violencia que ha llevado a ciudadanos a cuestionar la pertinencia de esta transformación. En un contexto así surgen ánimos para dar pasos atrás y recuperar vicios del pasado. Sin embargo, a pocos años de haber transitado hacia el nuevo sistema de justicia ya hay evidencia de mejorías palpables en la entidad. Existen, por supuesto, desafíos que deben superarse. Sin embargo, en el mediano plazo, el sistema acusatorio promete a los chihuahuenses -y a los mexicanos- la calidad de justicia que debe prevalecer en un Estado democrático.

 

5 razones para no dar un paso atrás

1. Arbitrariedad e impunidad. Durante años se consolidó en todo el país un sistema de justicia donde la arbitrariedad y la impunidad eran la regla. Las autoridades no eran capaces de resolver los delitos que más afectaban a los ciudadanos y, en cambio, usaban el aparato estatal para castigar a quienes cometían delitos menores y no tenían recursos para defenderse.

2. Desconfianza en las autoridades. A pesar de los altos índices delictivos de la entidad, antes de que se transformara el sistema de justicia, los chihuahuenses no tenían incentivos para denunciar un delito. De hecho, para 2005, sólo en 19% de los casos las víctimas acudían al Ministerio Público.

3. Procesos largos e ineficaces. Lo anterior respondía a que iniciar una denuncia se percibía como una pérdida de tiempo (30%), además de que todo el proceso judicial tomaría más de un año y medio y las probabilidades de que se castigara al culpable eran remotas. Sólo 1.3% de los delitos cometidos en la entidad recibía un castigo.

4. Mala inversión. No sólo se trataba de un sistema que no lograba castigar a quienes cometían un delito. El problema del sistema tradicional es que destinaba el 75% de sus recursos a resolver delitos menores. Como resultado, los delincuentes más peligrosos continuaban en las calles y las cárceles se saturaban de quienes cometían delitos patrimoniales.

5. Costos altísimos. A pesar de los pobres resultados que ofrecía el viejo sistema, mantenerlo representaba costos altísimos -que se pagan con nuestros impuestos. Por ejemplo, cada averiguación previa y juicio costaban, respectivamente 8 y 12 mil pesos en promedio. Eso significa que sólo de 2000 a 2005 el gobierno de Chihuahua gastó $3,265,592,000 pesos en averiguaciones y trámites de juicio.

 

5 razones para seguir de frente

1. Confianza. A pocos años de haberse implementado el sistema acusatorio en Chihuahua, ya es posible observar cómo la ciudadanía ha recobrado confianza en las autoridades y cada vez se denuncian más delitos. De hecho, de 2005 a 2010, se incrementó en 30% el porcentaje de víctimas que acudieron al Ministerio Público a denunciar un delito.

2. Efectividad en la investigación de delitos. En las entidades cuyo sistema de justicia continúa funcionando en el esquema tradicional la efectividad de sus Ministerios Públicos alcanza apenas 21%. En Chihuahua, en 2010 ya se había superado en 100% el promedio nacional con una tasa de 42% casos consignados ante un juez.

3. Reparación del daño. En el nuevo sistema de justicia existen salidas alternativas para solucionar un conflicto penal  en las que el culpable no va a la cárcel pero sí debe reparar el daño causado. Bajo este nuevo esquema, las víctimas se evitan el juicio y aseguran la indemnización por el delito sufrido. Desde la implementación del sistema acusatorio, el 36% de los asuntos que ingresaron al sistema fueron resueltos por vías alternativas.

4. Cárcel para los delitos más graves. En las entidades que no han reformado su sistema de justicia, sólo 36% de las sentencias emitidas son por delitos graves. En las entidades que ya cuentan con un sistema acusatorio ese porcentaje ya aumentó a 53%. ¿Cómo lo lograron? Las salidas alternativas al juicio oral han permitido que los responsables de cometer delitos menores y no violentos no vayan a la cárcel. De hecho, en Chihuahua, para el 2007 ya se había evitado que 30 mil personas fueran a prisión por delitos de menor relevancia social.

5. Menos impunidad. A pesar del grave problema de violencia e incidencia delictiva que se observa en Chihuahua, la descongestión del sistema a través de salidas alternativas ha permitido la focalización de recursos y, con ello, se ha triplicado la probabilidad de capturar y castigar a quien comete un delito.

Para conocer las referencias estadísticas de este texto, entren aquí.

Para conocer más del estado actual de la implementación del nuevo sistema de justicia en Chihuahua entren aquí.

 

*Marien Rivera es investigadora de @CIDAC. [email protected]

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.