close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
Bitcoins: el desafío a la teoría económica
Las bitcoins representan el sueño de una moneda universal que ha entusiasmado a personas de todos los sectores del espectro político y económico. Es la máxima expresión del libre mercado así como del ideal de una comunidad de todos, con posibilidades infinitas: la reducción casi total de las comisiones que se cobran por el uso de tarjetas de crédito y por la realización de transferencias electrónicas internacionales. Con un poco de esfuerzo adicional en su seguridad, ofrece mayor protección en los datos de los usuarios.
Por CIDAC
5 de marzo, 2014
Comparte

Por: Mauricio Tec (@mauriciogtec)

Las bitcoins o monedas-bit son un sistema de pago virtual creado en 2009 basado en métodos matemáticos de encriptación para garantizar una forma segura de transferencia electrónica de dinero. Funcionan con código abierto (es decir, todos tienen acceso a usarlas e implementarlas sin pagar ninguna cuota) y su universalidad es lo que las hace atractivas: no hay banco central que las regule y pertenecen a ningún país. Un pago de bitcoins se puede transferir de Chile a Nueva Zelandia en un segundo sin pagar ninguna cuota. Para las 25,000 empresas que actualmente aceptan bitcoins, se trata de una manera de eliminar a los intermediarios y acercarse directamente con los clientes.

El tema de esta semana ha sido la declaración en bancarrota de la compañía Mt. Gox, responsable del sitio más grande de intercambio de bitcoins. La compañía con sede en Japón sostiene que fue víctima de un ataque virtual causado por un problema en sus sistemas de seguridad. Como consecuencia se “perdieron” aproximadamente 750,000 bitcoins equivalentes a casi 500 millones de dólares. Hasta el momento, los dueños de estas inversiones no tienen ninguna certidumbre de recuperar su dinero.

El año pasado el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, se pronunció en contra de las bitcoins, a quienes declaró como “malvadas”. La quiebra de Mt. Gox dio pie a que Robert Schiller, Profesor de la Universidad y Premio Nobel de Economía, así como Warren Buffet, magnate de los negocios y uno de los inversores más exitosos de todos los tiempos, expresasen sus opiniones y fatalistas predicciones acerca del futuro de las Bitcoins.

Una bitcoin se puede comprar en un sitio de intercambio —como lo era Mt. Gox— o directamente con un vendedor privado. Su precio es el resultado de un equilibrio entre oferta y demanda de éstas. La determinación del precio es consecuencia de la percepción de la gente, y por lo tanto son altamente sensibles a la especulación. Sin embargo, los usuarios de bitcoins disfrutan aquello que las autoridades evitan con las monedas tradicionales: los círculos de especulación. Las monedas-bit se pueden comprar y vender en dólares, yenes y libras en cualquier momento. No es sorprendente que los economistas laureados desconfíen de esta moneda. De acuerdo con Robert Schiller, el dinero en su forma actual funciona bien para resolver estos problemas, mientras que las bitcoins “no resuelven ningún problema económico fundamental actual”.

En una economía tradicional, la política monetaria está a cargo del banco central, quien determina la emisión de nuevos billetes y monedas para controlar la inflación. Al no existir una autoridad similar que pueda regular la generación de nuevo dinero y la inflación en la economía de las bitcoins, sus creadores inventaron un procedimiento virtual para emular este proceso. La creación de nuevas bitcoins ocurre como resultado de un desarrollo denominado minería, el cual crea una analogía del proceso de extracción de metales preciosos del mundo real. La explicación más simple es que un conjunto de usuarios ponen sus computadoras a trabajar para verificar las transacciones hechas en la red virtual de bitcoins y registrarlas en el archivo histórico de operaciones. A estos usuarios se les recompensa con nuevas bitcoins de manera proporcional al poder computacional que donaron a la red. Los ingenieros de las bitcoins diseñaron este proceso de manera que las oportunidades disponibles para hacer minería fueran menores entre más candidatos a mineros haya en la red. De esta forma se asegura una creación relativamente constante y estable de bitcoins y se recrea así el papel que tradicionalmente ocupa la inflación en una economía estable.

El ciclo emocional de las burbujas económicas

Una burbuja económica es un aumento repentino en los precios basado en la especulación sobre el futuro valor de un bien. Las burbujas económicas son dañinas para la economía porque crean expectativas injustificadas en los agentes económicos, quienes toman decisiones incorrectas, asignan recursos ineficientemente y, frecuentemente, terminan en bancarrota. Existen muchos ejemplos de burbujas que han lastimado a la economía, como la del mercando inmobiliario que ocurrió en los Estados Unidos en el 2006, causando dos años de recesión en su economía. Aunque los promotores de Bitcoin argumentan que los precios de éstas no reflejan necesariamente la existencia de una burbuja, los datos indican lo contrario. Las siguientes dos gráficas comparan los datos de la recesión inmobiliaria de 2006 en Estados Unidos con el precio de las bitcoins.

Gráfica1. Etapas del ciclo emocional de las burbujas económicas

Fuente: Elaborado a partir de los datos disponibles en blockchain.info.

Fuente: Elaborado a partir de los datos disponibles en blockchain.info.

 

Gráfica 2. Comportamiento tradicional de una burbuja económica

Fuente: Tomada del sitio calculatedriskblog.com. No muestra directamente los precios de las casas, sino la relación Precio-Renta.

Fuente: Tomada del sitio calculatedriskblog.com. No muestra directamente los precios de las casas, sino la relación Precio-Renta.

 

Es difícil imaginar un escenario en el que exista política monetaria para regular las bitcoins. Respecto a esta cuestión, de acuerdo con la directora de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, las leyes norteamericanos están lejos de permitir esta regulación. Lo mejor que se puede esperar es que los países establezcan una política de supervisión para evitar el uso ilícito de este dinero.

Las funciones clásicas del dinero

Las bitcoins representan el sueño de una moneda universal que ha entusiasmado a personas de todos los sectores del espectro político y económico. No se trata de una propuesta de izquierda o de derecha. Es la máxima expresión del libre mercado así como del ideal de una comunidad de todos. Ofrece posibilidades infinitas: la reducción casi total de las comisiones que se cobran por el uso de tarjetas de crédito y por la realización de transferencias electrónicas internacionales. Con un poco de esfuerzo adicional en su seguridad, ofrece mayor protección en los datos de los usuarios.

Los defensores de las bitcoins, como Marc Andreessen de la empresa de capital de riesgo Andreessen-Horowitz, aseguran que lejos de estimular actividades ilegales, la rastreabilidad de cada bitcoins permitirá reducirlas. Las empresas podrán disminuir sus costos de operación no sólo por la reducción de intermediarios, sino porque el riesgo de fraude desaparecerá. Sin embargo, el escenario actual y los recientes eventos desastrosos en la historia de las bitcoins no parecen sostener que eso sea posible. Es cierto que éstas son más rastreables que el dinero tradicional, pero eventos como de Mt. Gox ponen en duda qué tan significativa es esta diferencia.

De acuerdo con Robert Schiller, la teoría clásica de las funciones del dinero establece dos distintas utilizaciones del mismo: una es como medio de intercambio y mecanismo para guardar valor; la segunda es como una unidad básica de contabilidad, es decir, como una forma estándar de medición económica. Los usuarios de bitcoins se han concentrado en la primera de estas funciones, mientras que de acuerdo con el premio nobel, podrían sacarle más provecho a la segunda.

No obstante, Schiller toma como ejemplo el caso chileno para mostrar cómo una moneda virtual puede ser útil en el segundo caso, es decir, como una unidad básica de contabilidad y medición económica. En Chile, los precios de las rentas inmobiliarias se pueden poner en términos de Unidades de Fomento (UF) que se ajustan de manera proporcional a la inflación. De esta manera, los inquilinos no tienen la sensación de que reciben aumentos injustificados por parte de los arrendatarios. El Profesor Schiller elabora esta idea en su artículo, pensando en la posibilidad de usar un medio similar a las bitcoins para elaborar índices y canastas internacionales de precios.

Podría parecer que su opinión es aislada y que su visión sobre las funciones clásicas del dinero proviene de su carácter como académico. Sin embargo, Warren Buffet mostró que este no es el caso. Recientemente, al preguntarle su opinión sobre las bitcoins, contestó que no estaba interesado en poseerlas porque no guardan valor ni proveen un medio durable de intercambio. Más aún, el reconocido inversor manifestó que no le sorprendería que en 10 o 20 años las bitcoins hayan desparecido.

Las opiniones de Schiller y Buffet no sólo muestran una visión escéptica de un fenómeno que está causando el entusiasmo de grandes sectores de la sociedad. Su visión debe considerarse alarmante porque critican la esencia misma de las bitcoins: la falta de regulación y de instituciones bancarias. No queda claro si las fatalistas profecías de los economistas sobre la desaparición de las bitcoins se vayan a cumplir, pues la historia está llena de casos en los que ha ocurrido lo contrario. Sin embargo, sus comentarios muestran el verdadero interés y valor de las bitcoins: son un desafío a la teoría económica actual, pues se encuentran fuera de nuestras instituciones financieras y económicas y por lo tanto más allá del alcance de nuestras presentes herramientas analíticas. ¿Es posible regularlas? ¿A través de qué tipo de instituciones? ¿Servirán algún día como un medio de asignación de valor e intercambio que entusiasme a exitosos inversionistas como Warren Buffet? Tenemos que esperar a ver si realmente son la herramienta tecnológica que el mundo necesitaba o se trata solamente de una burbuja y de un posible desastre económico.

 

 

* Mauricio Tec es investigador de @CIDAC


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.