close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
El decálogo del presidente: la historia se repite
Por CIDAC
2 de diciembre, 2014
Comparte

Por: Lorena Becerra

Albert Einstein dijo: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes”. El mensaje del presidente Enrique Peña Nieto genera un déjà vu con el sexenio del ex presidente Felipe Calderón. En la forma, el evento fue como una regresión en el tiempo a las reuniones del Consejo Nacional de Seguridad Pública del ex mandatario. En el fondo, las propuestas son las mismas. No sólo vemos que el presidente y su equipo no tienen idea de qué hacer con la crisis que enfrentan, sino que están repitiendo errores del pasado.

A raíz de la crisis que inició el 26 de Septiembre –tal y como lo marca claramente en su discurso– el presidente parece estarse percatando apenas de que gobierna un país plagado de corrupción e impunidad, en donde el crimen organizado se ha infiltrado en las instituciones gubernamentales, con una tremenda inequidad regional y niveles altísimos de pobreza. Además, el marco del discurso nos hace pensar que si no hubiera sucedido Ayotzinapa entonces su decálogo de cambios no hubiera sido necesario porque él seguiría gobernando su propio México; el México en el que la inseguridad estaba en descenso y la economía estaría creciendo a casi 4% (antes de los varios ajustes a la baja).

Y ante la realidad que tomó por sorpresa a este gobierno, Peña Nieto tiene sólo un diagnóstico: todo es atribuible a la debilidad municipal y a la susceptibilidad de esa instancia de gobierno de ser cooptada por los criminales. Cabe preguntarse: si existe tal inequidad entre los estados como él mismo reconoce, ¿por qué tratar a todos los municipios como iguales? No todas las policías municipales funcionan igual en todos los estados.

Por si fuera poco, las policías estatales tienen sus propios problemas de confianza ante la ciudadanía. La ENVIPE 2014 nos muestra que en la mayoría de los estados más del 50% la población considera que la policía estatal es corrupta. Los peores son el Distrito Federal (que ya cuenta con mando único) y el Estado de México en donde el 87% y el 76% de la población, respectivamente, consideran que sus policías estatales son corruptas.

Pero lo más alarmante es que además de haber despertado a esta realidad hasta el inicio de su tercer año de gobierno, el presidente no parece haber revisado la historia. Las propuestas que presentó recientemente en tema de seguridad son exactamente las mismas que se habían planteado sexenios anteriores. El mando único fue presentado en 2010 y rechazado. La línea nacional de emergencia ya existía y únicamente se cambian los dígitos.

En su discurso el Presidente habló continuamente de corrupción, impunidad e infiltración. Si leemos el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad de publicado en el Diario Oficial de la Federación el 25 de Agosto 2008, podemos decir que fue el borrador previo al decálogo dado a conocer.

Ahora el presidente señala que la región denominada tierra caliente será el foco de concentración de las políticas públicas. ¿Acaso no vivimos esto con estrategias como Todos somos Juárez y la estrategia para reconstruir el tejido social en varios estados de la República? ¿No conocemos ya los resultados de las propuestas originales dejando a un lado las recicladas? ¿Qué le hace pensar al presidente que esta vez las propuestas serán aprobadas y serán exitosas?

Además de estar repitiendo la historia, el presidente Peña Nieto enfrenta un agravante: un deterioro en su credibilidad entre círculos empresariales y políticos a raíz de la cancelación del tren rápido a Querétaro por un conflicto de interés con la casa millonaria de su esposa. Tanto la casa como las acusaciones de corrupción abonarán a dañar su imagen ante un público más amplio como muestran las más recientes encuestas de aprobación presidencial.

Más que una transformación para el país, el decálogo del presidente parece ser un evento mediático para verse presidenciable. Esta semana la revista británica The Economist critica severamente al presidente por estar fuera de contacto con la realidad de lo que el país realmente necesita. Pero eso no será nada en comparación con lo que enfrentará en los próximos meses si la violencia escala, si el país vive otro Iguala o si sus propuestas no dan resultados. Y, como ya podemos anticipar, la probabilidad de que hacer lo mismo produzca resultados distintos es cercana a cero.

 

* Lorena Becerra es Investigadora de @CIDAC

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.